El Parlament desafía al TS y reivindica que es el único "legítimo" para retirar la confianza a Torra

El independentismo tumba la petición de la oposición para que el presidente catalán convoque elecciones antes de ser inhabilitado

El Parlament ha rechazado este viernes varias resoluciones en las que se instaba al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a "convocar elecciones de manera inmediata" ante la inminente decisión del Tribunal Supremo, que puede confirmar su condena a año y medio de inhabilitación. El pleno ha aprobado además una resolución de JxCat, ERC y la CUP en la que se advierte que solo la mayoría de la cámara catalana "tiene legitimidad para otorgar o retirar la confianza al presidente y al Gobierno de la Generalitat".

La resolución se ha aprobado el día después de que Torra acudiera en Madrid a la vista en el Tribunal Supremo, que debe determinar próximamente si confirma su inhabilitación por desobediencia.

Esta propuesta de resolución, que es la única que las tres fuerzas independentistas han presentado conjuntamente en el debate de política general que celebra la cámara, ha contado con los votos a favor de las tres formaciones que la han presentado y el voto en contra del resto.

El texto aprobado también rechaza el "enjuiciamiento y la posible condena" a un año y medio de inhabilitación a Torra por "unos hechos que no son constitutivos de ningún delito, que están amparados por la libertad de expresión y la inviolabilidad parlamentaria".

En su resolución, JxCat, ERC y la CUP han denunciado asimismo la "desproporción y la indignidad del juicio" a Torra, y han condenan los "intentos desestabilizadores del Estado" contra las "instituciones, la economía y el bienestar de la ciudadanía de Cataluña" en plena pandemia de la COVID-19.

La resolución reivindica la "voluntad soberana de la ciudadanía de Cataluña, expresada en las elecciones al Parlamento de Cataluña, por encima de cualquier criminalización, amenaza, intimidación o intento de deslegitimación por parte de la judicatura o la fiscalía españolas".

El Parlament también ha condenado "la represión reiterada contra los tres últimos presidentes de la Generalitat" -Quim Torra, Carles Puigdemont y Artur Mas-; contra "la presidencia del Parlament" y contra miembros del Govern, cargos electos, activistas y "ciudadanos que han defendido el ejercicio del derecho a la autodeterminación", subraya.

Según los tres grupos firmantes, "la represión ejercida por parte del Estado español es la principal fuente de inestabilidad política en Cataluña" y "no se detendrá con una posible inhabilitación" de Torra.

Con el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, constatan, "no ha cambiado la dinámica represiva ni la persecución judicial hacia los líderes catalanes escogidos en las urnas ni otros movimientos de disidencia política".

Asimismo, JxCat, ERC y la CUP "renuevan su compromiso con la ciudadanía de Cataluña y con su voluntad mayoritaria para alcanzar democráticamente la independencia, como única manera de proteger las instituciones y el bienestar social y económico del país".

Rechazo a las elecciones

El pleno del Parlament también ha votado las resoluciones presentadas por el PSC, el PPC y los comunes -con el apoyo de Ciudadanos- en las que se instaba al president a convocar ya elecciones, un día después de que el propio Torra descartara hacerlo.

Pese a que ERC y la CUP han presionado en las últimas semanas a Torra para que pacte ya la respuesta a su posible inhabilitación e insisten, con diferentes acentos, en la necesidad de elecciones, ambas formaciones independentistas han renunciado a apoyar las resoluciones de la oposición que reclamaban elecciones.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha explicado previamente ante el pleno que el voto en contra de su grupo se debe a que sospecha que detrás de esas resoluciones hay una voluntad de la oposición de "desgastar" al Govern, aunque ha insistido a Torra en que hay que pactar una respuesta a su posible inhabilitación.