El 90% de las camas de las UCI de la Comunidad de Madrid están ocupadas

El sistema sanitario de la Comunidad de Madrid está al borde del colapso, con un 90% de las camas de UCI ocupadas, lo que ha llevado a los responsables políticos a ordenar la instalación de tiendas de triaje en el Hospital Gómez Ulla en previsión del crecimiento de casos y a replantearse la reapertura del centro sanitario en el Ifema.

Según asegura La Sexta, como el 90% de las camas de las 900 disponibles en Madrid están ocupadas por enfermos de coronavirus y otras patologías, los grandes centros ya se han visto obligados a aumentar el número de camas.

Según estas informaciones, hospitales como el Hospital Ramón y Cajal tiene ocupadas sus 16 UCI habituales y otros como el Hospital Gregorio Marañón y el 12 de octubre también rozan el 100% de ocupación. Por otro lado, el Hospital Infanta Sofía dedica todas las camas de esas unidades a pacientes de coronavirus.

Estas cifras y el hecho de que en la Comunidad de Madrid se haya multiplicado por 73 la incidencia del virus en sólo dos meses ha provocado que se planee la reapertura del centro hospitalario especial en IFEMA y que el hospital Gómez Ulla haya instalado unas tiendas provisionales en previsión del crecimiento de la pandemia.

El Gómez Ulla, preparado

El Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid ha instalado en su aparcamiento unas tiendas provisionales de triaje hospitalario para estar preparados ante un previsible aumento de pacientes afectados por COVID-19 durante los próximos días y semanas.

El Gómez Ulla fue uno de los centros hospitalarios que vio desbordadas sus capacidades en la primera ola de la pandemia y ahora, ante el aumento de casos en Madrid, ha decidido adelantarse ampliando sus capacidades, según ha publicado Vozpopuli.

Fuentes del Ministerio de Defensa han explicado que se trata de unas tiendas provisionales de triaje hospitalario que se han instalado de forma preventiva por sí fueran necesarias ante el aumento de la pandemia.

En una comparecencia en el Congreso el pasado mes de abril, la ministra Margarita Robles detalló que el Gómez Ulla había tenido que aumentar un 51 por ciento sus camas de hospitalización, un 450 por ciento las camas de urgencias y un 277 por ciento la capacidad para UCIs.

Este hospital militar, que presta servicio para el sistema nacional de salud, se vio incluso obligado en algún 'pico' de la pandemia en los meses de marzo y abril a derivar pacientes a otros centros sanitarios ante el colapso de sus instalaciones.