El desafío catalán

El regreso del desafío catalán complica los PGE de Sánchez y la recuperación económica e institucional

La encuesta de La Vanguardia que les otorga una amplia mayoría a los soberanistas complica aún más la estabilidad política de España

La encuesta realizada por GAD3 para el diario La Vanguardia sobre intención de voto en los próximos comicios autonómicos de Cataluña revela que el soberanismo catalán, de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, obtendría una amplia mayoría en el Parlament : ERC 42 escaños, JxCat 31 y CUP 4, que suman 73 diputados de los 135 de la Cámara. A lo que hay que añadir que, por primera vez, el independentismo superaría en votos al españolismo.

Estos datos están por confirmar en las urnas y pueden variar sabidos los problemas internos del PDeCAT y la aparición del nuevo Partido Nacionalista Catalán (PNC) que promueve Marta Pascal, y también por la muy probable coalición electoral de Cs y PP en Cataluña.

Pero los datos de la encuesta son lo suficientemente graves como para que los primeros gobernantes y los dirigentes políticos constitucionales del país (Sánchez, Casado y Arrimadas) acuerden ya, no solo unos PGE para el año 2021que faciliten la recuperación económica del país, sino también un pacto para reforzamiento y la reforma democrática de las primeras instituciones (La Corona incluida) y del sistema electoral español.

En el caso catalán conviene analizar los nuevos datos y acontecimientos que se avecinan y entre los que destacan:

-El próximo viernes día 11 está prevista una manifestación multitudinaria en Barcelona a pesar de las restricciones impuestas por causa de la epidemia del COVID-19, que está castigando de manera muy dura a Barcelona. Una concentración de miles de personas donde se pedirá una ‘amnistía’ (para los condenados golpistas y prófugos de la Justicia) y ‘autodeterminación’.

-En la manifestación de la Diada (anti España) participarán dirigentes del partido En Comu Podem que comparten militancia con Podemos, partido integrado en el Gobierno de España que preside Pedro Sánchez.

-A mediados de septiembre y, tras el acuerdo hallado en Moncloa entre el presidente Pedro Sánchez y el diputado Gabriel Rufián de ERC, el Gobierno de España tiene previsto reunir en Barcelona la llamada ‘Mesa de Diálogo’ de acuerdo con el Gobierno de la Generalitat, si es que el presidente Torra se aviene a ello.

-Esa ‘Mesa de Diálogo’ es la condición previa que ERC impone a Sánchez para aprobar los PGE de 2021, siempre y cuando la reunión resulte, según Rufián, ‘útil’ para sus demandas de ‘amnistía’ para los golpistas y para su pretendido ‘derecho de autodeterminación’. Lo que resulta inimaginable que Sánchez pueda conceder en las actuales circunstancias españolas.

-A partir del día 17 de septiembre, el Tribunal Supremo debe decidir la que se anuncia como imparable ‘inhabilitación’ del presidente Quim Torra, por el delito de ‘desobediencia’ que el propio Torra reconoció ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La decisión del TS será la de confirmar la condena del TSJC que obliga a Torra a abandonar la Generalitat. Pero Torra ha advertido que está dispuesto a desobedecer al Tribunal Supremo, lo que además de nuevo delito de desobediencia abre un conflicto con el Estado.

-En estos próximos días o semanas está previsto que la Audiencia Nacional haga pública la sentencia del juicio al ex Mayor de los Mossos de Escuadra, José Lluís Trapero, acusado de ‘sedición y desobediencia’, y a otros de sus colaboradores por los hechos ocurridos en el otoño de 2017 en el cerco a la Consejería de Economía de la Generalitat y el referéndum ilegal del 1-O.

-Precisamente, el jueves 1 de octubre de este año y, en recuerdo del 1-O de 2017, se producirán nuevas manifestaciones. Y en este caso puede que con violencia, similares a las ocurridas en el pasado otoño tras la publicación de la sentencia, el 14 de octubre de 2019, del TS sobre el golpe catalán.

-Y a partir de octubre puede que, en plena efervescencia soberanista, se celebren las elecciones autonómicas catalanas en las que pretende estar Oriol Junqueras como candidato de ERC a la Generalitat para lo que es imprescindible el previo indulto del presidente Sánchez.

Así están y pueden estar las cosas en Cataluña, cuando ya han circulado rumores de un nuevo intento de ‘rebelión’ o desafío al Estado. Y todo ello mientras en España tenemos una coalición de Gobierno, prácticamente rota, sin PGE ni estabilidad política. ¿Quien da más?

El primer actor del drama español es el presidente Pedro Sánchez que no valora ni parece ver la gravedad del momento y ahí incluido el regreso del ‘desafío’ (no ‘el conflicto’, como dicen ellos) catalán al Estado. Lo que se  suma el tinglado de esta farsa política española de ambiciones personales que se desplomará con estruendo ante el conjunto de la ciudadanía si la situación política continúa por la senda en la que está.

RELACIONADO