El Ibex 35 frena su avance al final de la semana, pero firma una subida del 2,82%

El Ibex 35 ha cerrado con una subida del 2,82% semanal, lo que ha llevado al selectivo a situarse en los 7.154,3 enteros. El índice iniciaba la semana con un fuerte optimismo, si bien ha frenado el avance en las dos últimas sesiones, con una caída del 1,33% registrada este viernes.

Solamente Bankinter ha logrado terminar en 'verde' en la última sesión de la segunda semana bursátil de agosto, con un ligero ascenso del 0,02%. El resto de valores del principal índice español se ha colocado en terreno negativo.

Entre las mayores caídas han figurado IAG (-4,52%), Amadeus (-3,42%), Meliá (-3,02%), Grifols (-2,31%), Endesa (-2,16%), Acciona (-1,96%), Naturgy (-1,92%) e Indra (-1,85%).

Este viernes, los inversores han conocido que la economía de la eurozona registró en el segundo trimestre de 2020 una caída del 12,1% respecto de los tres meses anteriores, cuando ya había retrocedido un 3,6%, lo que representa el mayor desplome del PIB de toda la serie histórica y confirma la entrada en recesión técnica de la zona euro.

Esto se tradujo en una bajada récord del empleo en la región, con un descenso del 2,8%, frente al retroceso del 0,2% en los tres primeros meses de 2020, según Eurostat.

El resto de plazas europeas han concluido este viernes también en negativo, con caídas del 1,55% para el Ftse 100 de Londres, del 1,58% para el Cac 40 de París, del 0,71% para el Dax de Fráncfort y del 1,13% para el Mib de Milán.

En este escenario, el barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, cotizaba en 42,11 dólares al cierre del mercado europeo, mientras que el crudo Brent, de referencia para Europa, marcaba un precio de 44,82 dólares.

Por su parte, la prima de riesgo española se situaba en 73 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 0,357%, mientras que la cotización del euro frente al dólar se colocaba en 1,1831 'billetes verdes'.

El analista de XTB Joaquín Robles ha explicado que el optimismo despertado por la mejora de los datos económicos y los estímulos norteamericanos se vio empañado al final de la semana por una recogida de beneficios.

El Ibex 35, que llegó a cerrar tres sesiones consecutivas por encima de los 7.200 puntos, volvió a perder ese nivel de referencia y Robles considera que mira de nuevo a los 6.600 puntos.