Los trabajadores del Parlament se revuelven contra las "presiones" de Torra por las resoluciones sobre la monarquía

El secretario general del Parlament, Xavier Muro, decidió no publicar en el boletín oficial los puntos controvertidos, ya que hacerlo podía chocar con las advertencias del Tribunal Constitucional

Las presiones del presidente de la Generalitat, Quim Torra, sobre el Parlament catalán para publicar en el boletín oficial de la Cámara las resoluciones sobre la monarquía no han surtido efecto. Es más, se le han vuelto en su contra y ahora todos los trabajadores han hecho piña para defender su independencia.

Este jueves, el consejo de personal del Parlament ha expresado su apoyo a los letrados de la cámara y han remarcado su desacuerdo "con cualquier presión que se pueda ejercer sobre los funcionarios" de la cámara catalana, que actúan en base a principios como la "objetividad", la "integridad" y la "neutralidad".

Este posicionamiento llega en plena polémica por la decisión del secretario general del Parlament, Xavier Muro, de no publicar en el boletín oficial los puntos controvertidos de las resoluciones que los grupos independentistas aprobaron en el pleno específico sobre la monarquía, ya que hacerlo podía chocar con las advertencias del Tribunal Constitucional. Quedó fuera por ejemplo la reprobación a Felipe VI y el fragmento en el que se denuncia la "monarquía delincuente".

La supresión de esos fragmentos enojó a parte del independentismo, e incluso llevó al presidente de la Generalitat a instar al presidente del Parlament, Roger Torrent, a "cesar" al mencionado letrado si no accedía a publicar el texto íntegro de las resoluciones.

En un comunicado, el consejo de personal del parlamento catalán subraya "que todos los funcionarios actúan de acuerdo con los principios de objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad y confidencialidad", regulados por los artículos 102 y 103 de los estatutos del régimen y el gobierno interior de la institución.

El escrito de los trabajadores es similar al que ya emitieron este miércoles los letrados del Parlament, en el que cerraban filas con su compañero, que se limitó, subrayaban, a cumplir con su deber con "profesionalidad", y reivindicaban su "independencia".