Iglesias, ahora debilitado en los tribunales, debe optar entre pactar los PGE con Cs y PNV o salir del Gobierno

En la máxima dirección de Podemos están preocupados por la imputación del partido y también por el cúmulo de actuaciones judiciales que acaban de aparecer al unísono. Y no descartan que ello se deba a la influencia del PP en el Poder Judicial, para replicar a los ataques de Iglesias a la monarquía a raíz del caso del dinero opaco de don Juan Carlos. E incluso no descartan que Pedro Sánchez haya ‘dejado hacer’ a la fiscalía para debilitar a Iglesias y a los ministros de Podemos en el seno del Consejo de Ministros. 

Y en línea con ello parece estar una segunda reforma impulsada, por parte de la vicepresidenta Carmen Calvo, de la ‘Ley de libertad sexual’ de Irene Montero, que ha resultado ser una lamentable chapuza que la ministra de Igualdad quiso acelerar para exhibirla en las manifestaciones feministas del 8 de marzo, que crearon la onda expansiva del virus, sobre todo en Madrid.

A Iglesias le crecen los enanos por doquier y Sánchez parece encantado con ello porque cree que eso le va a obligar a Podemos a aceptar el pacto de los Presupuestos con Cs y PNV, renunciando a parte del programa económico y social, tal y como se lo exigen a España desde la UE.

Salvo que Pablo Iglesias en una heroica actitud izquierdista y republicana se plante con un no pasarán y decida quemar sus naves y declararse dispuesto a dejar el Gobierno de coalición para recuperar su independencia, su apoyo electoral y reafirmar el discurso izquierdista.

Y de paso sus relaciones con ERC en Cataluña y con Colau en En Comu Podem, que son esenciales para contar con un buen número de escaños catalanes de UP en el Congreso de los Diputados.

Es por ello que Iglesias prefiere pactar los Presupuestos con ERC y no con Cs, y además quiere que Sánchez conceda ahora los indultos a los golpistas catalanes, para que su socio Junqueras pueda ser candidato a la Generalitat en los comicios catalanes del otoño.

Una cuestión está de los indultos que se ha complicado con la polémica del Rey Juan Carlos porque Sánchez no puede exigir que Juan Carlos, que no está imputado (como lo está Podemos) ni condenado (como los golpistas) se vaya de España mientras él indulta a la organización criminal del golpe de Estado catalán.

Con todos estos elementos sobre la mesa de su vicepresidencia la pregunta que se plantea es si Iglesias es capaz de renunciar al Gobierno y regresar a la oposición cuando lleva poco más de medio año en el poder.

O si por el contrario y como lo cree una mayoría de observadores Iglesias no parece dispuesto, por nada del mundo, a renunciar al Gobierno y aceptará todo lo que le proponga y le exija el presidente Sánchez incluido el pacto con Cs para lograr los PGE y poder continuar.