El Gobierno debe tomar el mando sanitario

Las últimas noticias sobre el número de contagios en España por Covid-19 (más de 3.000 en las últimas 24 horas) son alarmantes y vuelven a poner a España en el liderazgo de la pandemia en Europa.

Dañando más si cabe el turismo y la imagen de nuestro país con señales de una alerta máxima en el sistema sanitario, donde no se sabe con certeza si estamos preparados para abordar esta nueva situación.

En la que se anuncian nuevas medidas restrictivas a nivel regional e incluye el temor de que el empeoramiento de la pandemia en España ponga en serio peligro la reapertura del curso escolar y universitario en septiembre así como la reactivación de la economía.

La que en el caso español va muy por detrás de la recuperación media en el seno de la UE, lo que resulta alarmante para todos los sectores productivos del país.

Y especialmente de cara a los nuevos Presupuestos de 2021 ante los que el Gobierno sigue sin conseguir un pacto con Podemos, Cs y PNV, que son los únicos socios posibles de Sánchez ante las reticencias de ERC.

En estas circunstancias el Gobierno de Pedro Sánchez debe de actuar con la mayor urgencia y recuperar el absoluto control nacional de la Sanidad en menoscabo del actual y disperso control de la Comunidades Autónomas.

Un control regional donde cada Gobierno va a su aire, con medidas dispares y con la ausencia de capacidad legal para imponer severos medidas que deberían concertarse en pos de la necesaria unidad de criterio y actuación.

De igual manera preocupan las noticias que hablan de una nueva debilidad del sistema sanitario y de la escasez de medios disponibles si se confirma la segunda oleada.

La que tiene en estado de alerta a las instituciones europeas con la mirada y la preocupación puesta en el caso español tanto desde el punto de vista de la sanidad como de la recuperación económica.

En estas circunstancias el Presidente Sánchez debería reunir de urgencia el Consejo de Ministros y preparar una respuesta nacional a la reaparición de la crisis sanitaria, para no volver a llegar tarde en la respuesta contundente que, a la vista del empeoramiento de la situación, el Gobierno debería dar sin más dilaciones y asumiendo el control sanitario nacional.