El juez investiga si Monedero cobró comisiones ilegales por hacer de intermediario

El magistrado sospecha que el cofundador del partido habría formado parte en los últimos años de una estructura paralela al partido que se nutrió de contratos de la propia organización, entre otras cosas

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, abrió este martes una brecha en Podemos al imputar a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación de la formación y responsable de las campañas, así como un estrecho colaborador de Pablo Iglesias, además de al tesorero y la gerente del partido tras la denuncia presentada por el abogado despedido José Manuel Calvente por posibles delitos de malversación y administración desleal. Además, el juez también imputó a Podemos como persona jurídica en la causa.

Tras la noticia, ahora el foco está en Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido que sigue teniendo peso en la formación pese a no estar vinculada a la misma.

Según informan este miércoles 'El Mundo' y 'El Confidencial', el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid está investigando ya si Monedero cobró comisiones ilegales por intermediar en la contratación de agencias de comunicación para la campaña de Podemos en las elecciones generales de abril de 2019.

También ha pedido facturas de las obras de reforma de la nueva sede de la formación en Ciudad Lineal, en Madrid. Y es que, el proyecto se tasó en unos 600.000 euros y su coste terminó superando los 1,4 millones de euros.

El magistrado sospecha, según estas informaciones, que Monedero habría formado parte en los últimos años de una estructura paralela al partido que se nutrió de contratos de la propia organización y de adjudicaciones públicas de instituciones controlados por sus dirigentes.

Se basa entre otras cosas en la denuncia de Calvente, que señaló que una parte del dinero de la supuesta 'caja B' de Podemos se pudo canalizar a través de contratos con la empresa mexicana Neurona, asesora de gobiernos de izquierdas y chavistas en Latinoamérica, con la que el partido trabajó en la campaña de las elecciones generales de abril de 2019, lo que implicaría directamente a Monedero.

El magistrado busca además ramificaciones en Brasil y México, desde donde habrían llegado trabajadores a sueldo de Podemos que habrían contribuido al funcionamiento de esta presunta red, y recopila información sobre las sociedades en las que Monedero aparece como administrador, ya que parte del dinero pagado a Neurona acabó en el extranjero.

Hay que recordar que, según varias informaciones, el Gobierno de Bolivia bajo la presidencia de Evo Morales pagó al menos 1,3 millones de euros a Neurona entre 2017 y 2018.

Además, el Tribunal de Cuentas ya alertó en un informe de hace unos días facturas sin justificar e irregularidades de Podemos que no fueron debidamente explicadas. Entre ellas, señalaba el contrato con la asesoría mexicana para la campaña electoral por un importe de 363.000 euros.