España, al borde de la segunda ola: casi 2.600 nuevos contagios de COVID-19 en las últimas 24 horas

El Ministerio de Sanidad ha registrado este viernes 1.895 contagios diagnosticados en las últimas 24 horas, lo que supone un nuevo máximo de casos diarios, que se alcanza sin los datos de Aragón, la comunidad con mayor tasa de contagios en las últimas semanas, que no ha proporcionado datos por "problemas técnicos", aunque la Dirección General de Salud Pública de esta comunidad ha notificado este viernes 699 nuevos casos en las últimas 24 horas. Además, Sanidad ha sumado de golpe en la cifra total de infectados 4.507 casos de coronavirus,

A falta de los datos de Aragón, la comunidad con más contagios, Sanidad situaba a Madrid este viernes a la cabeza con 567 positivos. Por detrás estaría el País Vasco, con 403 casos confirmados el jueves, mientras que en Cataluña han bajado a los 113, según el último balance de Sanidad.

Así, este viernes se ha alcanzado un nuevo máximo de infecciones confirmadas el día previo desde que empezaran a recogerse el pasado 25 de mayo con motivo del la modificación del sistema de recuento de los datos de la pandemia por parte del Ministerio; desde esa fecha, el récord se había batido el pasado miércoles con 1.772.

Por el contrario, baja la cifra de fallecidos semanales, que de los 25 del jueves han descendido este viernes a 16 este miércoles, la mayor parte en Madrid (4), Cataluña (3) y Andalucía y Castilla y León (2).

En estos mismos siete días, han sido confirmados mediante PCR un total de 20.680 positivos, una cuarta parte de ellos en Cataluña (5.004), por delante de Madrid (4.147); Aragón (3.692), País Vasco (1.650); Andalucía (1.418) y la Comunidad Valenciana (1.257). Ya por debajo del millar está Castilla y León (771) y Navarra (524) mientras que las menos afectadas son La Rioja, que tan solo ha notificado 36, y Asturias (120).

Lo cual hace que la tasa de incidencia acumulada (casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes), que en el conjunto de España es del 43,98, siga siendo muy dispar entre autonomías, y va del 279,85 de Aragón al 80,1 de Navarra o el 65,2 de Madrid y el 65,2 de Cataluña al 7,8 de Canarias o el 10,78 de Galicia. Atendiendo a las dos últimas semanas, los casos se elevan a 37.537, lo que dispara la tasa de incidencia acumulada al 79,82.

Mientras, los enfermos que iniciaron síntomas en esta semana, el indicador más fiable para Sanidad, han sido 3.273, casi una tercera parte en Cataluña (904), por delante de Madrid (506), Andalucía (304) y la Comunidad Valenciana (303).

Un total de 127.954 pacientes de COVID han tenido que ser hospitalizados, 677 de ellos en los últimos 7 días: 160 en Aragón, 127 en Madrid, 88 en la Comunidad Valenciana, 80 en Andalucía y 62 en Cataluña.

Aquellos que han necesitado cuidados intensivos han sido 11.853, de los que 46 han sido ingresados en estas unidades en la última semana, la mayoría en Madrid (7) y la Comunidad Valenciana, con 7 en ambas, además de Murcia (6) y Andalucía y Navarra.

Con estas cifras, España supera a Reino Unido -que suma 309.005 casos- y se coloca en el undécimo puesto mundial con más afectados, por detrás de Estados Unidos (4.802.491), Brasil (2.801.921), India (1.964.5365), Rusia (871.894); Sudáfrica (511.485); México (449.961); Perú (439.890); Chile (364.723); Irán (312.035); Colombia (334.979) e Irán (317.483).

Una evaluación independiente de la gestión

Ante el incesante aumento de contagios diarios, decenas de sociedades médicas-científicas han apoyado la petición de veinte reputados científicos e investigadores españoles de realizar una evaluación independiente de la gestión del Gobierno y comunidades autónomas de la pandemia del coronavirus.

La preocupación por el impacto de la pandemia en España ha llevado a científicos como Alberto García-Basteiro, Margarita del Val y Carles Muntaner, a pedir en la revista The Lancet una auditoría sobre la gestión que debe centrarse "en las actividades del Gobierno central y de los Gobiernos de las 17 comunidades autónomas", y debe incluir "tres áreas: gobernanza y toma de decisiones, asesoramiento científico y técnico, y capacidad operativa".

Los investigadores firmantes creen que esta evaluación "no debe concebirse como un instrumento para distribuir la culpa. Más bien, debe identificar áreas en las que la salud pública, y el sistema de salud y asistencia social deben mejorarse".

RELACIONADO