Los Reyes inician su estancia en Palma marcada por las repercusiones de la marcha de Juan Carlos I

Los Reyes iniciaron este viernes junto a sus hijas su tradicional estancia veraniega en Palma, un periodo que este año va a ser atípico por las consecuencias de la pandemia de coronavirus y por las repercusiones de la salida de España de Juan Carlos I.

Los Reyes y sus hijas se han trasladado desde el aeropuerto hasta Marivent en un vehículo conducido por don Felipe y en el que la Princesa ocupaba el asiento del copiloto. Detrás viajaban la Reina y la infanta Sofía, que han saludado a los informadores desde el interior del coche al igual que han hecho, pero bajando la ventanilla delantera derecha, el rey y la heredera de la Corona. De la llegada han sido testigos numerosos periodistas y reporteros gráficos que se han congregado a las puertas de palacio en un número bastante mayor que años atrás.

Allí se encontraron por vez primera con la Reina Sofía después de que don Juan Carlos comunicara el pasado lunes que salía de España para facilitar las funciones de su hijo como monarca tras las noticias y la investigación judicial sobre sus presuntos negocios opacos.

Doña Sofía, que seguirá residiendo en Zarzuela y mantendrá sus actividades institucionales, llegó días atrás a Palma acompañada de su hermana, Irene de Grecia, y de su hija la infanta Elena. Pero no fue hasta este miércoles cuando se la pudo ver por vez primera por las calles de la ciudad al acudir a comprar a varias establecimientos.

La agenda oficial de los Reyes no comenzará hasta el próximo lunes, 10 de agosto, cuando Felipe VI celebrará audiencias en el Palacio de la Almudaina con la presidenta autonómica, Francina Armengol; el del Parlamento regional, Vicenç Thomas; el alcalde de Palma, José Hila, y la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera.

Por la tarde, junto a la Reina, la Princesa y la Infanta visitarán la Casa Natal y Museo del beato franciscano Fray Junípero Serra en la localidad mallorquina de Petra. Junto a sus hijas visitarán también los Reyes en Palma el martes, día 11, el proyecto socio-educativo Naüm.

El miércoles, día 12, el monarca mantendrá el tradicional despacho con el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de Marivent. Será la primera vez que se les verá juntos desde que se anunciara el pasado lunes la salida de España del rey Juan Carlos por la controversia generada por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero.

El jueves, día 13, los Reyes se desplazarán a Menorca para visitar la planta de producción de Coinga, en la localidad de Alaior, y mantener una reunión con representantes de la denominación de origen de queso de Mahón. Completarán su estancia en esta isla con una visita a la Naveta des Tudons, en Ciutadella, el monumento prehistórico más relevante de Menorca.

Don Felipe y doña Letizia también irán a Ibiza durante su estancia en Baleares.

Baleares es una de las comunidades más ligadas al turismo, un sector que está siendo especialmente castigado por el virus tal y como sus principales representantes les trasladaron en persona durante la visita que realizaron el pasado 25 de junio a Palma en el marco de la gira que han protagonizado por todas las autonomías.

Nii Zarzuela ni el propio don Juan Carlos a través de su abogado, Javier Sánchez Junco, han informado del lugar al que se ha trasladado, antes de la llegada de los Reyes a Palma. Allí será donde los periodistas podrán ver por vez primera a Felipe VI y doña Letizia tras la salida de España del anterior jefe del Estado, ya que desde entonces sólo ha habido este jueves una audiencia del rey en el Palacio de la Zarzuela al ministro de Exteriores de Uruguay, Francisco Bustillo.

Sin embargo, esa audiencia no ha contado con la presencia de medios de comunicación y ha sido la Casa Real la encargada de distribuir las imágenes, tal y como ha ocurrido con los actos celebrados en Zarzuela desde que se decretó el estado de alarma.

La atipicidad de este verano para los Reyes y sus hijas se mantendrá incluso después de su estancia en Palma, ya que a su término regresarán a Madrid y no prevén disfrutar de unos días de vacaciones privadas sin destino conocido públicamente tal y como ocurría otros años.