EEUU, Irán y Francia ofrecen su ayuda e Israel niega cualquier responsabilidad en Beirut

No hay militares españoles heridos entre los cascos azules desplegados en Beirut y Defensa prepara un convoy sanitario de apoyo

El Departamento de Estado estadounidense ha resaltado que está "siguiendo de cerca" las informaciones y "trabajando de cerca con las autoridades de Líbano para determinar si hay ciudadanos estadounidenses afectados".

"Extendemos nuestras profundas condolencias a todos los afectados y estamos dispuestos a entregar toda la ayuda posible", ha dicho un portavoz del Departamento, según ha recogido la cadena de televisión estadounidense CNN. Asimismo, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, ha subrayado que la Presidencia estadounidense "está supervisando la situación".

Por su parte, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha resaltado que "como siempre, Irán está totalmente preparado para entregar ayuda de cualquier forma necesaria".

"Nuestros pensamientos y rezos están con el gran y resiliente pueblo de Líbano", ha manifestado a través de un mensaje en su cuenta en Twitter. "Permanece fuerte, Líbano", ha añadido, junto a un corazón negro y una bandera del país.

A los mensajes de condolencias se ha sumado el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, que ha mostrado la "plena solidaridad" del bloque con Líbano tras las "violentas explosiones" en Beirut.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha trasladado a la población libanesa "su solidaridad fraternal". "Francia está al lado de Líbano. Siempre. La ayuda y medios franceses están en camino a la zona", ha recalcado.

En esta misma línea se ha expresado el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que ha trasladado sus "profundas condolencias" a los familiares de las víctimas, al pueblo y al Gobierno de Líbano tras las "horribles explosiones" en la capital.

Asimismo, ha deseado una "pronta recuperación" a los heridos, incluidos miembros del personal de la ONU en el país. "Naciones Unidas sigue comprometida con apoyar a Líbano en estos momentos difíciles y está asistiendo de forma activa en la respuesta a este incidente", ha remachado el viceportavoz de Guterres, Farhan Haq.

La Fuerza Provisional de Naciones Unidas para Líbano (FINUL) ha indicado en un comunicado que "la enorme explosión" ha causado daños a uno de sus barcos anclados en el puerto y ha agregado que varios 'cascos azules' han resultado heridos, incluidos algunos de gravedad.

"La FINUL está trasladando a los 'cascos azules' heridos a los hospitales más cercanos para que reciban tratamiento médico", ha dicho, antes de subrayar que "está analizando la situación, incluida la escala del impacto sobre el personal" de la misión.

"Estamos junto al pueblo y el Gobierno de Líbano en estos momentos difíciles y dispuestos a ayudar y entregar cualquier tipo de asistencia y apoyo", ha destacado el jefe de la FINUL, Stefano del Col.

Israel niega cualquier responsabilidad

Por su parte, fuentes oficiales israelíes han negado cualquier vínculo del país con lo sucedido, que ha tenido lugar en medio del incremento de las tensiones entre Israel y el partido-milicia chií Hezbolá.

Así, los ministros de Defensa y Exteriores de Israel, Benjamin Gantz y Gabriel Ashkenazi, respectivamente, han recurrido a mediadores internacionales para ofrecer ayuda humanitaria y médica a Líbano, según el diario israelí 'Haaretz'.

En este sentido, fuentes de Hezbolá citadas por la cadena de televisión libanesa han descartado que el incidente tenga relación con un ataque por parte del Ejército de Israel.

Las explosiones han tenido igualmente lugar en un momento en el que país atraviesa una grave crisis económica --la peor desde la guerra civil (1975-1990)-- y se teme que la destrucción ocasionada por las mismas impacten directamente en los trabajos de importación de alimentos y otros productos básicos.

En este sentido, el Consejo Supremo de Defensa ha ordenado la importación del trigo perdido a causa de las explosiones y que se lleven a cabo preparativos para que el puerto de Trípoli pueda llevar a cabo las actividades de importación y exportación.

Diab hizo recientemente un llamamiento a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) para crear un fondo de emergencias para ayudar a que Oriente Próximo no sufra una grave crisis alimentaria, un extremo que reconoció como una posibilidad.

No hay militares españoles heridos

El Ministerio de Defensa ha informado que no hay personal militar español herido en las dos potentes explosiones que se han sucedido en el puerto de Beirut, capital del Líbano, y ha anunciado que prepara un convoy con medios sanitarios y logísticos para desplazarse hasta el lugar si se solicitara apoyo.

El departamento dirigido por Margarita Robles ha explicado que no ha resultado herido ningún militar español tanto del contingente
integrado en la Fuerza de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL) como del personal de la Embajada española en el país.