Así ve la prensa internacional la marcha de Juan Carlos I: "Es una salida humillante"

Son varios los calificativos que se utilizan en Europa para definir la salida de España del rey Juan Carlos: en el Reino Unido se ha llegado a decir que es "humillante", una parte de la prensa francesa habla de "exilio", en Bélgica se mencionan las "sospechas de corrupción" y en Italia se define como una "huida".

La prensa británica resalta la decisión del rey Juan Carlos de abandonar España y señala que se trata de una partida humillante para un monarca que iba a pasar a la historia como un líder que ayudó a la transición democrática de su país.

"Es una salida humillante", afirma el corresponsal europeo de la cadena BBC, e indica que Juan Carlos I parecía que iba a pasar a la historia como un rey habilidoso que "guió" a España de la dictadura hacia la democracia después de la muerte del general Franco en 1975.

Los medios indican que se desconoce el país dónde el rey Juan Carlos, jefe de Estado durante casi cuarenta años, ha decidido fijar su residencia después de la crisis surgida por "ciertos acontecimientos pasados de su vida privada".

Para el diario The Times, el escándalo en torno al rey Juan Carlos ha llevado a la monarquía al desprestigio. El periódico Financial Times, por su parte, señala que la decisión del rey emérito supone un "epílogo extraordinario" para un reinado en el que Juan Carlos fue considerado héroe de la democracia por su labor para frustrar un intento de golpe de Estado en 1981.

La prensa francesa habla de "exilio"

Una parte de la prensa francesa habla de "exilio" para referirse a la decisión del rey emérito Juan Carlos de irse a vivir fuera de España, y subraya los escándalos que están detrás de esa decisión por las investigaciones judiciales sobre posibles corruptelas.

Apenas dos horas después de que la Zarzuela hiciera público su comunicado, el informativo de la televisión pública francesa France 2 abrió con la noticia de que el rey emérito iba a "exiliarse en otro país" tras la investigación abierta por el Tribunal Supremo.

En un reportaje, sus periodistas contaban que Juan Carlos se ha convertido en "indeseable en su propio país" tras casi cuatro décadas de reinado por los escándalos que le han salpicado, sobre todo en los últimos años tras las revelaciones de "una antigua amante" sobre las supuestas comisiones que recibió por el contrato del AVE en Arabia Saudí.

El popular Le Parisien le dedica este martes una página a la noticia con el título "Juan Carlos: y ahora, el exilio".

Explica que tras aparecer implicado en un asunto de corrupción, "el antiguo monarca que guió la España posfranquista hacia la democracia ha anunciado que se va de su país. La estocada después de años de decadencia".

Con un tono irónico, el periódico de izquierdas Libération indica que el rey emérito "pone los pies en polvorosa, como un vulgar delincuente fugitivo", en una información en la que destaca los escándalos que han conducido a esta situación.

Libération hace notar que "el icono de la transición democrática española, que dio la espalda a un régimen autoritario en el que Franco lo había hecho su sucesor, ha perdido ampliamente su aura y su popularidad".

A su parecer, "la salida del rey a un país todavía desconocido y en una fecha no comunicada corre el riesgo de dañar un poco más la institución monárquica en un momento en que las presiones independentistas se siguen haciendo sentir".

El conservador Le Figaro se limita a contar que "el exrey Juan Carlos, se va de España bajo la sospecha de corrupción".

La prensa italiana se refiere a la "huida"

La prensa de Italia, el país en el que nació el rey emérito Juan Carlos I, tacha de "huida" la decisión del monarca de exiliarse debido a los "escándalos" y con la intención de "salvar la monarquía".

Sólo dos de los principales diarios italianos llevan en un pequeño recuadro en portada la decisión de rey emérito: La Repúbblica y Corriere della Sera, pero casi todos los diarios incluyen un artículo informativo sobre el asunto,

"Juan Carlos acuciado por los escándalos: Dejo España. Sánchez se lo agradece", es el titulo elegido por La Repubblica que destaca que se ha tratado de "la última huida de Juan Carlos" para "salvar la monarquía".

El artículo destaca que su hijo el rey Felipe VI "ha obligado a Juan Carlos", "acusado de haber recibido 65 millones de Arabia Saudí" a tomar esta decisión.

Asimismo, señala que se puede abrir una "crisis institucional" después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, agradeciese el gesto del rey emérito mientras que el vicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias, expresara que Juan Carlos "escapaba de la Justicia".

Para el Corriere della Sera, la decisión de Juan Carlos era algo que se esperaba después de las noticias que "han agravado la posición del rey emérito respecto a la opinión pública y la Justicia".

En el artículo se recogen las investigaciones sobre los fondos recibidos por Juan Carlos y se concluye que de todo esto el monarca sale de España "cansado y culpable" hacia seguramente el Caribe.

En el diario La Stampa se describe a un monarca "desacreditado por las sospechas de corrupción, el asedio de la magistratura suiza y del Tribunal Supremo de Madrid".

El diario Il Messaggero de Roma, la ciudad natal de Juan Carlos, explica que la decisión pretende evitar repercusiones sobre el reinado de su hijo y que su presencia en la Zarzuela era un "peso" para la monarquía.

La corrupción empaña su papel en la transición

Las sospechas de corrupción han empañado el papel que el rey emérito de España, Juan Carlos I, asumió durante la transición española tras la dictadura de Francisco Franco, según destacan este martes los medios belgas, que recogen en portada la decisión del monarca de irse a vivir fuera del país.

"El rey emérito Juan Carlos, sospechoso de corrupción, deja España", titula La Libre Belgique, que recuerda que durante mucho tiempo el monarca fue alabado "por haber conducido la transición de la dictadura de Franco hasta la democracia".

Juan Carlos contribuyó a "una transición suave" y "neutralizó un intento de golpe de estado en febrero de 1981", destaca el mismo diario, que menciona también las "numerosas conquistas femeninas" del monarca y la "inmensa popularidad en un país donde la monarquía es cuestionada".

Su imagen "se deterioró progresivamente por los rumores de corrupción del monarca, muy próximo a las monarquías del Golfo", añade el mismo diario, que recuerda el "escándalo" causado en 2012 cuando salió a la luz la noticia de la presencia del rey en un safari de lujo en Botswana en compañía de "su amante, una mujer de negocios alemana".

"Juan Carlos empujado al exilio para salvar la monarquía", titula por su parte Le Soir, que atribuye a las sospechas de corrupción y la investigación del Tribunal Supremo la decisión del monarca de abandonar el país.

"El ex rey Juan Carlos deja España" titula el diario flamenco De Standaard, que añade que el rey "ha estado bajo una fuerte presión desde que salió a la luz un escándalo financiero" e indica que se desconoce de momento en qué país se establecerá.

"El rey plantea su partida como una decisión voluntaria, pero ya estaba bajo una gran presión del gobierno para exiliarse", añade el mismo diario, que se refiere asimismo a las tensiones con su hijo el rey Felipe VI, que "estaba cansado de las revelaciones del pasado corrupto de su padre".

El periódico De Morgen menciona las "sospechas de corrupción" en torno al monarca que "quiere dar a su hijo Felipe, el actual rey, la necesaria paz y tranquilidad" e indica que la decisión de Juan Carlos evidencia la fractura "definitiva" de la relación con la reina Sofía, que seguirá viviendo en el Palacio de la Zarzuela.

"Se sabía que ambos habían vivido vidas separadas durante años, pero Sofía logró ocultar esa realidad con disciplina de hierro y una sonrisa forzada", destaca el diario.

La información ha abierto también las portadas de los principales medios de comunicaciones en Países Bajos.

La televisión pública NOS presentó la noticia como "el controvertido rey emérito Juan Carlos abandona España", similar al diario AD, que asegura que la carta de comunicación enviada al rey Felipe VI "cayó como una bomba" sobre España.

El periódico Trouw dedica un editorial a la noticia sobre Juan Carlos de Borbón, recordando que es "sospechoso de corrupción", y asegura que, aunque él "habla de una decisión deliberada de exiliarse" en el extranjero, los "observadores" de la monarquía española "dicen que este no fue un paso voluntario, y que la Casa Real le habría obligado".

El programa Blauwbloed de la pública NPO tildó la decisión del emérito como un "gesto dramático para un hombre que nació en el exilio, que sacrificó toda su vida para estar preparado para el posible reinado que le dejó el dictador Francisco Franco y que condujo a España a la democracia", pero que "se sintió intocable y no se tomó muy en serio" sus relaciones.

El diario De Telegraaf ha apostado por un gran despliegue informativo, con el principal titular "Juan Carlos: corrupción, amantes y blanqueo de dinero", en el que explica que la reputación del rey emérito "ha sido destrozada durante estos años", y subraya que "el rey español huye, pero su esposa Sofía se queda en palacio".

Holanda: "Se sintió intocable"

El programa Blauwbloed de la pública NPO tildó la decisión del emérito como un "gesto dramático para un hombre que nació en el exilio, que sacrificó toda su vida para estar preparado para el posible reinado que le dejó el dictador Francisco Franco y que condujo a España a la democracia", pero que "se sintió intocable y no se tomó muy en serio" sus relaciones.

El diario De Telegraaf ha apostado por un gran despliegue informativo, con el principal titular "Juan Carlos: corrupción, amantes y blanqueo de dinero", en el que explica que la reputación del rey emérito "ha sido destrozada durante estos años", y subraya que "el rey español huye, pero su esposa Sofía se queda en palacio".

La prensa portuguesa habla de un "Rey maldito"

El Diario de Noticias comenta que la de Juan Carlos es la salida por la puerta pequeña "del rey que enterró el franquismo" y destaca un punto de inflexión: el accidente en el safari de Botsuana, en 2012, "en compañía de su amante, en un viaje de lujo pagado por un empresario saudí".

El accidente se produjo "cuando los españoles sufrían la crisis financiera" y fue "el comienzo del fin de un reinado que alcanzó su apogeo en los primeros años, entre 1975 y 1981, cuando tomó una dictadura y la transformó en una democracia".

El diario Público resalta la circunstancia de que "el rey que nació en el exilio en Roma", ahora "debe pasar los últimos años de su vida fuera de su país". "Pero para gran parte de la sociedad española, Juan Carlos ya era una especie de ´'rey maldito' y ya es historia -afirma- la imagen del hombre que, en la noche del 23 de febrero de 1981, usó su uniforme militar para poner fin a un intento de golpe de Estado que amenazaba el camino del país hacia la democracia".