Respiro al mercado laboral: el empleo se acelera tras el confinamiento con su mejor julio desde 2005

El paro ha bajado en el mes de julio en 89.849 personas, el primer descenso desde el inicio de la pandemia del COVID-19

La reanudación de la actividad tras el fin del estado de alarma ha impulsado la creación de empleo hasta su mejor julio desde 2005, al sumar 161.217 trabajadores, aunque la afiliación continúa muy por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria.

En esa misma línea, el paro registrado ha descendido por primera vez desde el inicio del confinamiento, con una reducción de 89.849 personas con respecto a junio, la mayor bajada para un mes de julio desde 1997.

El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, ha hecho una valoración "positiva" pero "cautelosa" de estos datos, que han estado muy influidos por la recuperación del sector servicios y especialmente de la hostelería.

La afiliación a la Seguridad Social aumentó en julio en 161.217 trabajadores en términos medios, hasta un total de 18.785.554, el mayor incremento desde 2005 y el tercer mes consecutivo al alza, con lo que "continúa el proceso de recuperación paulatino", según el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo.

Esta recuperación está ligada al crecimiento del empleo turístico -la hostelería lideró la creación de empleo con 66.924 afiliados más-, ha explicado Arroyo, quien ha advertido de que se partía de datos bajos y que en algunos lugares, como los archipiélagos, la situación laboral "es muy mala".

Así, la afiliación a 31 de julio era 884.869 personas inferior a la del 12 de marzo, cuando se anunció el estado de alarma, un desfase que en su mayor parte (510.902 trabajadores) corresponde al sector servicios.

La afiliación del régimen general creció en 141.117 personas en julio, con repuntes en todos los sectores salvo la educación -que pierde 82.789 trabajadores en coincidencia con el fin de curso-, mientras que los autónomos sumaron 17.506 altas, hasta un total de 3.262.758, lo que supone recuperar "prácticamente" el nivel previo a la crisis.

Además, en julio dejaron de estar bajo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) un total de 712.000 personas, lo que deja el número de trabajadores con su contrato laboral total o parcialmente suspendido en 1,1 millones, la mayoría (932.609) por fuerza mayor y vinculados al turismo. Dos de cada tres personas acogidas a un ERTE durante la pandemia han abandonado esta situación.

En julio también se ha registrado el primer descenso del paro desde febrero, antes del inicio del confinamiento, con una reducción de 89.849 personas, la mayor desde 1997 para ese mes.

Esto deja el total de desempleados en 3.773.034, lejos de los 3,25 millones de febrero y de los 3,01 millones de julio de 2019.

El paro descendió en todos los sectores salvo la agricultura -donde aumentó en 11.108 personas-, sobre todo en los servicios (84.563 personas), así como en la industria (9.444), la construcción (6.556) y el colectivo sin empleo anterior (394).

Por comunidades autónomas, el paro subió en julio en Madrid, Murcia y La Rioja, mientras que se redujo en el resto de regiones, especialmente en Andalucía (21.901 personas), Comunidad Valenciana (21.782) y Cataluña (15.670).

El SEPE abona 2,3 millones de prestaciones

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) abonó en junio 2.263.819 de prestaciones, lo que supuso un desembolso de 4.115 millones de euros, 1.411 millones menos que en mayo, principalmente por la reincorporación de los trabajadores acogidos a un ERTE, una tendencia que según Pérez Rey continuará en julio con una reducción de 1.000 millones adicionales.

Pérez Rey ha destacado que en julio se registraron 1.536.122 contratos, lo que refleja la recuperación de una cierta normalidad a pesar de ser una cifra un 29,5 % inferior a la del mismo mes de 2019, al tiempo que ha lamentado que solo un 9,19 % de ellos fueran indefinidos.

Los sindicatos CCOO y UGT han alertado de la precariedad del empleo creado en julio, al tiempo que han instado al Gobierno a impulsar el plan de reconstrucción económica y desbloquear los fondos vinculados a las políticas activas de empleo, mientras que la CEOE ha reclamado mantener e intensificar las medidas de apoyo económico.

Díaz ve "positivo" el dato de paro de julio

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ve "positivo" el dato de paro registrado en el mes de julio, con una reducción de 89.849 personas, tras el "fuerte impacto" de la crisis sanitaria en el empleo en marzo y abril, así como una "fuerte recuperación de los flujos de actividad".

Así lo ha destacado la ministra en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, en donde ha remarcado que el paro se redujo en julio en todos los sectores, a excepción de la agricultura, y ha señalado que el aumento de la contratación, el doble que en abril, indica una "fuerte recuperación de los flujos de actividad", pero también un índice de temporalidad que hay que "transformar en empleo estable".

Díaz ha subrayado que en julio se produjo el primer descenso del paro juvenil desde marzo. Concretamente, ha apuntado que entre los menores de 25 años, el paro registrado baja en 21.794 personas, lo que supone "un importante alivio para un colectivo especialmente afectado por los efectos de la crisis y las relaciones laborales precarias".

Además, en otro mensaje ha destacado que los datos de paro por género muestran en julio una "tendencia alentadora", ya que el paro entre las mujeres baja por primera vez desde la irrupción de la pandemia. Pese a esta "significativa mejoría", apunta que "queda mucho por hacer para mejorar el acceso de las mujeres al empleo de calidad".

"Enorme esfuerzo" de las empresas y trabajadores

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cree que los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social del mes de julio evidencian "el enorme esfuerzo del sector empresarial y las personas trabajadoras por recuperar la normalidad económica y la vuelta a la actividad".

También ha resaltado que pese a la caída del desempleo y su correspondiente incremento en afiliación, "teniendo en cuenta el buen comportamiento del empleo habitualmente en los meses de verano", los datos desestacionalizados evidencian que "se ha recuperado tan solo el 17,38% del empleo perdido durante la crisis de la Covid".

"Los datos reflejan que en un año el desempleo se ha incrementado en 761.601 personas y hay 747.656 afiliados menos, cifras todas ellas muy preocupantes si tenemos en cuenta la paralización de la demanda de sectores clave en nuestra economía", ha resaltado en un comunicado.

Para la patronal, la intensidad de esta crisis sanitaria y sus efectos en la actividad económica y el empleo "obligan no solo a mantener en el tiempo las medidas ya adoptadas, sino a intensificarlas para aportar adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza a las empresas y a los inversores, instrumentadas a través del diálogo social".

RELACIONADO