El Rey Juan Carlos I se va de España tras conocerse su fortuna oculta para no perjudicar a su hijo Felipe VI

El Rey Emérito Juan Carlos I le ha anunciado a su hijo el Rey Felipe VI ‘su meditada decisión’ de trasladar, en este momento, su residencia fuera de España ‘ante la repercusión pública de acontecimientos pasados de su vida privada’ y para ‘facilitar, desde la tranquilidad y el sosiego, el ejercicio de las altas funciones’ de su hijo el Rey Felipe VI’. El monarca español que ha agradecido la decisión de su padre.

Estamos ante una decisión lógica, acertada e histórica del Rey Juan Carlos I, con la que el monarca emérito reacciona ante las informaciones que se han hecho públicas, dentro y fuera de España, sobre su fortuna opaca en paraísos fiscales que presuntamente tenían su origen en unas donaciones del Rey de Arabia Saudí y de algún emirato del Golfo Pérsico.

Una fortuna de don Juan Carlos no declarada a Hacienda lo que implica presuntas responsabilidades de delito fiscal -que pueden ser subsanadas si paga la deuda- y que afectan a los años posteriores a su abdicación del 14 de junio de 2014, porque hasta esa fecha el Rey emérito estuvo amparado por la ‘inviolabilidad’.

Hechos todos ellos bajo investigación de las fiscalías de Suiza y de España, sobre los que el abogado de don Juan Carlos, Javier Sánchez-Junco, ha declarado que, aunque el Rey Emérito vivirá fuera de España está y estará a disposición de la fiscalía.

Esta decisión el Rey Juan Carlos I, se suma a la anterior suya de hace ya un año cuando renunció a sus responsabilidades institucionales, y a las de su hijo el Rey Felipe VI cuando el pasado mes de marzo anuncian que retiraba a su padre la asignación oficial de casi 200.000 euros anuales, al tiempo que renunciaba a cualquier herencia de su padre. Con anterioridad el Rey Felipe VI le había retirado el título de Duques de Palma a su hermana la Infanta Cristina y a su cuñado Iñaki Urdangarin (hoy en la cárcel) tras la sentencia condenatoria del llamado caso Nóos.

La decisión de marcharse de España del Rey emérito era esperada en el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y también en el Palacio de La Zarzuela que ahora abandona el Rey Juan Carlos I y donde vivía desde 1962. Lo que no se ha producido -por la presunción de inocencia- ha sido la retirada a don Juan Carlos el título de Rey Emérito de España.

Asimismo y en contra de algunas informaciones publicadas está claro que el Rey emérito Juan Carlos I no se va al ‘exilio’ y que nadie, ni el Gobierno de Sánchez ni su hijo el Rey Felipe lo han ‘echado de España’, porque nadie puede expulsar de España a un español. Otra cosa sería que alguien desde el Gobierno haya sugerido que abandone el palacio de La Zarzuela.

La carta que el Rey emérito le ha escrito a su hijo dice así:

Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen.

Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona.

El Rey Felipe VI ha respondido la carta de su padre con el siguiente comunicado:

Su Majestad el Rey le ha transmitido a S.M. el Rey Don Juan Carlos su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión.

El Rey desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico.

Impacto en la opinión pública

El anuncio hecho por el Rey Juan Carlos I de trasladar su residencia fuera de España ha tenido un  gran impacto mediático, político y social dentro y fuera de España, y ha sido valorada de manera positiva por fuentes próximas al Gobierno de Pedro Sánchez donde se esperaba una decisión similar.

Así mismo en medios próximos a La Zarzuela se señala que la decisión de don Juan Carlos refuerza el prestigio del Rey Felipe VI y la imagen de La Corona, aunque en medios de la izquierda radical se insiste en que se debe investigar la fortuna del Rey emérito, mientras en los medios políticos más conservadores se valora la decisión del monarca emérito como un gesto de generosidad, porque hasta ahora don Juan Carlos I no ha sido imputado.

RELACIONADO