El Rey Juan Carlos comunica a Felipe VI su decisión de trasladar su residencia fuera de España

El Rey Juan Carlos ha comunicado a Felipe VI su "meditada decisión" de trasladarse a vivir fuera de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados" de su vida privada, informa el Palacio de la Zarzuela en un comunicado este lunes. Esta decisión se produce tras las investigaciones abiertas por fiscales suizos y españoles sobre los supuestos fondos en paraísos fiscales de Juan Carlos I. El abogado del Rey emérito ha hecho público también un comunicado en el que asegura que a pesar de la salida de Juan Carlos I de España, su cliente está a disposición a disposición del ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna.

El comunicado explica que don Juan Carlos ha enviado este lunes a su hijo una carta en la que le traslada esa decisión, que asegura que adopta "con profundo sentimiento, pero con gran serenidad".

"He sido Rey de España durante casi cuarenta años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona", asegura el anterior jefe del Estado.

Añade asimismo que pretende facilitar el ejercicio de las funciones de Felipe VI "desde la tranquilidad y el sosiego que requiere -subraya- tu alta responsabilidad". "Mi legado y mi propia dignidad como persona así me lo exigen", añade don Juan Carlos en su carta.

El comunicado de Zarzuela señala que el Rey ha transmitido a su padre "su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión". "El Rey -reza el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico".

Éste es el texto íntegro de la nota envidada por Zarzuela a partir de la carta remitida por don Juan Carlos a su hijo:

"1. Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha dirigido a Su Majestad el Rey la siguiente carta:

'Majestad, querido Felipe:

Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen.

Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona.

Con mi lealtad de siempre.

Con el cariño y afecto de siempre, tu padre'.

2. Su Majestad el Rey le ha transmitido a S.M. el Rey Don Juan Carlos su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión.

El Rey desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico.

Palacio de La Zarzuela, 3 de agosto de 2020".

El Rey emérito, a disposición de la Fiscalía

Pese a su marcha de España, el Rey Juan Carlos permanece a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite que considere oportuno, según ha informado este lunes su abogado, Javier Sánchez-Junco.

En un escueto comunicado, el letrado ha precisado que el Rey emérito le ha dado instrucciones para que hiciese público este mensaje.

Don Juan Carlos permanece "a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna", señala el texto.

Reacciones políticas

El Gobierno ha expresado su respeto al anuncio del Rey Juan Carlos y ha subrayado su reconocimiento al "sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado al Rey Felipe VI" desde su llegada a la Jefatura del Estado. Con este mensaje han valorado desde la Secretaría de Estado de Comunicación el anuncio de la Casa del Rey, difundido este lunes.

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, sospecha que la decisión de Juan Carlos I puede tener como objetivo dificultar la investigación judicial en la que está inmerso y sugiere la posibilidad de que se le impida salir del país.  "Teniendo causas pendientes en España y tanto dinero para viajar y protegerse, ¿la justicia va a permitir que se marche? ¿No podría eso dificultar las pesquisas? Esperamos que no sea precisamente ése el motivo de la decisión y, si es así, se le impida huir", ha escrito en su cuenta de Twitter. El dirigente del partido 'morado' sostiene que la marcha del Rey emérito no soluciona "nada". "¿Qué mejora respecto de la monarquía? ¿Qué mejora respecto de nuestra democracia? Efectivamente, nada", ha sentenciado.

Además, critica que la Casa del Rey haya decidido anunciar la decisión adoptada por el padre del Jefe del Estado precisamente un 3 de agosto. "Hoy se consolida definitivamente un 'modus operandi' de la familia Borbón", constata. En este sentido, recuerda que "la abdicación tras el escándalo de Botswana también se hizo en pleno verano" --en junio de 2014-- y que "el comunicado de repudio de Felipe VI a Juan Carlos de Borbón se hizo el día después de la declaración del estado de alarma", concretamente el pasado 15 de marzo.

En opinión de Echenique, "la gente no estaba pidiendo que Juan Carlos de Borbón se marchase de España", sino que lo que quiere la ciudadanía es "que se conozca la verdad sobre sus actividades presuntamente corruptas, que pague por los delitos que haya cometido y que devuelva los impuestos evadidos". En este contexto, deja claro que Unidas Podemos seguirá "explorando todas las vías para que los negocios turbios de Juan Carlos de Borbón se investiguen a fondo, se conozca la verdad, se sepa hasta dónde y hasta quiénes llega la trama y se ponga fin a la impunidad".

En el mismo sentido, el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha acusado al Rey emérito de "huir" de España sin rendir cuentas y le ha pedido que "al menos devuelva el dinero" que presuntamente habría adquirido aprovechándose de su cargo antes de dejar el país. "El Rey emérito huye de España sin rendir cuentas para 'prestar el mejor servicio a los españoles. Es escandaloso. Al menos que devuelva el dinero, que buena falta le hace a nuestro país", ha escrito Errejón en un mensaje de Twitter.

Por su parte, el Partido Popular ha destacado este lunes el "papel determinante y decisivo" que tuvo Don Juan Carlos en la llegada de la democracia a España y ha hecho un llamamiento a la unidad en torno al jefe del Estado y a institución que representa. El PP ha expresado su "más absoluto respeto" a la decisión del Rey emérito, quien, a su juicio, demuestra con el comunicado conocido este lunes "su lealtad a España, a la Monarquía parlamentaria y al Rey Felipe VI, según han informado fuentes de la dirección nacional de la formación que preside Pablo Casado.

Dicho esto, el PP ha reafirmado su respaldo y apoyo a Felipe VI y ha destacado que el actual monarca "lleva ejerciendo de forma ejemplar su papel como jefe del Estado durante estos seis años de reinado". "Hoy más nunca el PP hace un llamamiento a la unidad en torno al jefe del Estado, a la institución que representa y en defensa de la Constitución española como garante de la unidad de España y de todos los españoles", ha señalado el PP.

La secretaria general del grupo parlamentario de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha denunciado que la izquierda quiere "un linchamiento público" del Rey emérito, ya esa con él "vivo" o con sus "restos mortales". "El odio de la izquierda no conoce límites. Quieren un linchamiento público. Vivo o con los restos mortales. Ya lo han demostrado. El Rey Juan Carlos se exilia. España se queda con Podemos", se ha lamentado la dirigente de Vox, antes de preguntarse: "¿Por quien doblarán ahora sus caceroladas?".

Ciudadanos ha manifestado este lunes su respeto a la decisión de don Juan Carlos y ha mostrado su total apoyo al rey Felipe VI en su compromiso "con el buen nombre" de la monarquía. Fuentes de la formación liderada por Inés Arrimadas han precisado que respaldan al actual jefe del Estado por su compromiso con la institución que representa, pero también con la Constitución y con la democracia.

Tras conocerse la noticia, Torra ha reaccionado a través de Twitter estableciendo una comparación: "Como Alfonso XIII...", ha escrito el presidente catalán, en alusión al abuelo del Rey Juan Carlos, que abandonó España tras la proclamación de la II República, el 14 de abril de 1931.

Un goteo de informaciones sobre negocios opacos

La decisión del Rey Juan Carlos llega después de varias semanas de goteo constante de informaciones sobre sus presuntos negocios opacos y sucesivos mensajes del Gobierno, con su presidente, Pedro Sánchez, a la cabeza entre los que dejaban entrever la inminencia de un anuncio de este tipo.

La situación del anterior jefe del Estado después de su abdicación y su posterior retirada de la vida pública tuvo un punto de inflexión el pasado 15 de marzo. Ese día Felipe VI anunció que en su día renunciará a la herencia de su padre y que le retiraba la asignación que hasta entonces recibía de los presupuestos del Estado, casi 200.000 euros anuales.

Lo hizo ante las informaciones publicadas sobre la investigación del origen de los 65 millones de euros ingresados en Suiza en la fundación Lucum, radicada en Panamá, para determinar si eran comisiones abonadas por Arabia Saudí a don Juan Carlos por la construcción del AVE a La Meca. Investigaciones ante las que el Rey emérito contrató los servicios del abogado Javier Sánchez-Junco.

Casi dos años antes, en julio de 2018, el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea citó a declarar al excomisario José Manuel Villarejo tras conocerse unas grabaciones de una conversación mantenida en 2015 en Londres en la que la que Corinna Larsen, amiga de don Juan Carlos, habría desvelado que éste tenía cuentas en Suiza donde habría cobrado esas comisiones procedentes de Arabia Saudí y que la utilizó como testaferro.

Meses después, la Fiscalía Anticorrupción abrió diligencias, y en marzo de este año, tras publicarse declaraciones ante el fiscal suizo Yves Bertossa del abogado de Larsen sobre el "regalo" de los 65 millones de euros a su clienta y de los gestores de la cuenta de Lucum, Arturo Fasana y Dante Canónica, envió una comisión rogatoria a Suiza para acceder a los datos sobre esa supuesta donación.

Lo que precipitó la decisión de Felipe VI de renunciar a la herencia de su padre y de privarle de una asignación presupuestaria fue que se publicara que aparecía como segundo beneficiario de la fundación panameña.

Mientras Corinna Larsen continuó haciendo declaraciones en las que se presentaba como una víctima y aseguraba que se había puesto en contacto con don Juan Carlos para intentar acabar con lo que consideraba una "campaña de abuso" contra ella, el pasado 8 de junio la Fiscalía del Tribunal Supremo anunció que asumía la investigación que hasta entonces dirigía Anticorrupción.

Un anuncio debido a que el Rey emérito es una de las personas que podrían estar involucradas en el pago de comisiones por parte de Arabia Saudí y tiene la condición de aforado. El objetivo de la Fiscalía es delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos ocurridos desde junio de 2014, ya que fue entonces cuando perdió la inviolabilidad que le reconocía la Constitución como jefe de Estado.

La evolución de los acontecimientos provocó un nuevo intento de varios grupos del Congreso, entre ellos Unidas Podemos, de crear una comisión de investigación parlamentaria. Pero los votos de PSOE, PP y Vox volvieron a impedirlo.

El mes de julio abrió la puerta a una avalancha de noticias sobre los pormenores de los hechos investigados.

Así, se sucedieron titulares como que Larsen declaró que los 65 millones que le transfirió don Juan Carlos en señal de "gratitud" procedían de una donación del ya fallecido rey Abdalá de Arabia Saudí o que Canónica afirmó que el padre de Felipe VI le encargó en Zarzuela "crear una estructura" para transferir una "importante donación" que iba a recibir de Abdalá. También que Juan Carlos I hizo cuantiosas y periódicas retiradas de efectivo de la cuenta a nombre de Lucum por importes que superaban los 100.000 euros al mes entre 2008 y 2012.

Noticias que han ido alimentando declaraciones de partidos nacionalistas y de otros como Unidas Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, sobre la inviolabilidad de la Corona y la utilidad de la monarquía.

Pero también llevaron al Gobierno a lanzar una serie de mensajes que hacían presagiar un anuncio como el hecho público este lunes. El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, calificó de "inquietantes y perturbadoras" las informaciones que se iban conociendo, aunque al mismo tiempo agradecía a Felipe VI que se hubiera distanciado de ellas.

Hubo declaraciones similares de otros miembros del Gobierno como Carmen Calvo, Juan Carlos Campo, José Luis Ábalos y Nadia Calviño, pero quien apuntó más claramente a una actuación en breve por parte de Zarzuela fue su portavoz. María Jesús Montero afirmó que el Gobierno no iba a adoptar ninguna decisión y remitió a la casa real tras puntualizar que el Ejecutivo celebra las medidas pasadas y "futuras" que Felipe VI pudiera impulsar para garantizar la ejemplaridad en la Corona.

Declaraciones similares se han repetido en los últimos días ante nuevas informaciones que abonaban la posibilidad de que don Juan Carlos abandonara la Zarzuela. Eso es lo que ha comunicado este lunes a su hijo, trasladándole su intención de abandonar España.

RELACIONADO