Sánchez quiere aprobar los PGE con 190 votos

Este lunes el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, se reunirá en el Palacio de La Moncloa con la vicepresidenta primera del Gobierno Carmen Calvo para hablar de los Presupuestos de 2021, lo que preocupa a ERC cuyo portavoz Gabriel Rufián le ha pedido a Pablo Iglesias que impida este acercamiento si quiere el apoyo de ERC.

Pero el Presidente Pedro Sanchez no piensa renunciar a la ayuda de Cs y máxime después de la negativa de ERC a apoyar el ‘estado de alarma’ y de las continuas exigencias del partido de Oriol Junqueras en relación con los presos golpistas y el referéndum de autodeterminación de Cataluña.

Más aún, Sánchez ya se ha asegurado el apoyo del PNV a los PGE después de conceder al Gobierno vasco un objetivo de déficit del 2,6 % y de deuda del 1,5 % y cree que puede sumar muchos más votos a su favor.

Y ahora busca el compromiso de Cs y, a sabiendas que el partido de Inés Arrimadas se opone a una subida de los impuestos, desde el Gobierno, la vicepresidenta Nadia Calviño ha dicho que la subida de los impuestos se plantea a medio plazo, es decir a partir de 2023. Y lo mismos ha venido a decir la titular de Hacienda María Jesús Montero afirmando que los nuevos Presupuestos son ‘especiales’, dada la vigente crisis del país.

De lo que se deduce que Carmen Calvo le va ha facilitar bastante a Cs el camino para el acuerdo y cabe imaginar que Pablo Iglesias también está ‘en el ajo’ de la operación y de acuerdo con el Presidente por muchas llamadas que reciba de ERC.

Desde el Gobierno se insiste en decir que esperan que los Presupuestos los apoyen el mayor número de partidos posibles, lo que constituye un mensaje claro a ERC que pretende vetar a Cs. Y que corre el riesgo de quedar fuera del acuerdo, lo que pondría en peligro el indulto que quiere Junqueras para ser candidato a la Generalitat en las elecciones catalanas de este otoño.

Sánchez lo sabe y está convencido de que logrará que PNV, Cs y ERC le den su apoyo presupuestario con una amplia mayoría de cerca de 190 diputados, lo que sería un gran triunfo para el presidente del Gobierno y un fracaso para la estrategia del PP.

Es lo que Sánchez llama pactos de ‘geometría absoluta’ en vez de ‘variable’, lo que a día de hoy parece difícil de imaginar pero que nadie debe descartar. Sobre todo ahora que su Gobierno maneja los fondos que la UE concedió a España, lo que le ofrece al Presidente más capacidad para la búsqueda de las alianzas, por ejemplo, con las minorías regionales de Canarias, Valencia, Aragon y Cantabria (CC, CP, TE, PRC) con las que, si PNV, ERC, Cs y MP se adhieren a los Presupuestos el Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias sumaría 190 escaños. Y si les falla ERC (177) que también son una mayoría absoluta suficiente para aprobar los PGE de 2021, y garantizarle a Sánchez la plena estabilidad.