Estamos en recesión, se hunde la economía y el Gobierno y la Oposición no reaccionan al desastre

Ahora lo que preocupa es que la temida segunda ola provoque otro parón económico antes de que lleguen las vacunas

La Cumbre autonómica de San Millán de la Cogolla, que no ha servido para nada, era otra súper producción de ‘La Moncloa FILMS’ para contraprogramar la noticia de la entrada de España en recesión con la caída del PIB del 18,5 % (la mayor de Europa) en el segundo trimestre del año.

El Gobierno conocía los datos desde hace varias semanas y en lugar de anunciar una respuesta de choque frente al hundimiento económico lo que hizo fue montar las fiesta de San Millán, utilizando al Rey y con la ausencia de Torra, para decirle a los convocados que las Comunidades van a tener mucho que decir en el reparto de los fondos europeos, lo que no es verdad.

La foto de familia de San Millán también tenía su función publicitaria: un país unido junto al Rey Felipe VI cuando está en jaque la monarquía por causa de las andanzas millonarias del emérito Rey Juan Carlos I. No es que Sánchez sea monárquico, es que ahora le interesa el apoyo de La Corona para que la imagen de España no empeore más de lo que ya lo está.

Sobre todo porque el tercer trimestre en el que ya sabemos no registrará unas mejoras sino que sufrirá el impacto negativo del escaso turismo estival al que se le va a sumar una inquietante temporada de la vendimia y un incierto regreso al colegio y a la actividad empresarial y presencial en septiembre.

Y todo ello en la espera de ver cómo van los rebrotes de la pandemia y la carrera de las vacunas avanzan no vaya a ser que en septiembre se vuelva a bloquear la economía, aunque este gobierno ni nadie en Europa regresará a los confinamientos pase lo que pase.

Está todo pillado con alfileres pero el Gobierno no tiene un plan y por ahora tampoco unos Presupuestos para 2021 para los que da la impresión de que solo cuenta con los votos del PNV que acaba de comprar con los 2.000 millones del objetivo vasco de déficit del 2,6 % para 2020. Los apoyos de Cs, ERC y UP todavía están por ver.

En la Oposición todos están a verlas venir. Pablo Casado desde el PP está a la espera de que el hundimiento de la economía y las protestas sociales del otoño se lleven a Sánchez por delante. Casado no tiene un plan económico, ni posibilidad de Gobernar, ni quiere ofrecerle apoyo a Sánchez para que no dependa de UP.

Arrimadas está inquieta con los Presupuestos y necesita pactar con el PSOE porque si su alternativa es ERC y Cs sale del escenario su partido caerá en el olvido y quedará fuera de toda notoriedad.

Mientras Vox está dedicado al circo de la política y ha anunciado la moción de censura para septiembre a sabiendas de que no prosperará. Pero que la va incomodar políticamente al PP y temporalmente al Gobierno, que necesitará en septiembre el Parlamento para legislar.

En Cataluña los nacionalistas ya están en modo preelectoral, todos contra todos, y a la espera que Torra anuncie la fecha electoral que si fuera para el mes de septiembre ello le importunaría a Junqueras porque necesitaría con urgencia el indulto de Sánchez para poder participar como el candidato de ERC a la Generalitat, frente a la candidatura imparable de Puigdemont.

Y al fondo de todo ello en Unidas Podemos su jefe Pablo Iglesias prepara su partido para abrazar la economía liberal con unos Presupuestos moderados y el argumento de la ‘emergencia nacional’.

Y vamos a ver qué hacen los políticos españoles durante las vacaciones de agosto, que se creen bien merecidas, y que millones de españoles este año no podrán disfrutar.

RELACIONADO