Celaá asegura que "es irrenunciable" que las escuelas abran en septiembre pese a los rebrotes del virus

La ministra insiste en la presencialidad porque a su juicio el colegio "es insustituible y los resultados son insustituibles"

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha asegurado que las escuelas deben estar abiertas en septiembre porque "es un objetivo irrenunciable" y ha subrayado que en caso de tener que priorizar por las circunstancias de la pandemia serían los alumnos de primaria e infantil los que continuaran el curso de manera presencial. Todo ello pese a los rebrotes y el aumento de contagios de los últimos días que no hace augurar datos optimistas para septiembre. En declaraciones en la Ser, Celaá ha admitido que "todas las normas son coyunturales" porque no se puede conocer "hasta dónde puede llegar la pandemia", pero el Gobierno trabaja "con la gran esperanza de poder encontrar una vacuna o tratamiento antes de que termine el curso".

La titular de Educación ha reconocido que no ha descartado que se puedan abrir aulas fuera de los centros "si fuera necesario".

"Siempre que se pueda, se tendrán que abrir aulas fuera de los centros. Hemos de innovar en todo: en metodologías y en espacios", ha asegurado.

A su juicio, si algo ha enseñado la pandemia del coronavirus es que los resultados de la presencialidad escolar son insustituibles. "Si algo hemos aprendido de la pandemia es que además de que la escuela es insustituible, los resultados de la presencialidad también lo son", ha enfatizado.

En este punto, la ministra ha indicado que "la escuela es insustituible y los resultados de la presencialidad también, sobre todo en los más jóvenes, en Infantil y Primaria", frente a los alumnos de Secundaria, FP y Bachillerato "que han podido culminar con éxito sus estudios trabajando online".

Así, ha destacado el esfuerzo realizado por alumnos, profesores y familias poniendo como ejemplo los resultados obtenidos en las pruebas de Evaluación para el Acceso a la Universidad (EVAU) a la que este año se han presentado 30.000 alumnos más y "se han logrado resultados muy similares".

"Los alumnos han trabajado bien. Las juntas de evaluación han evaluado bien y la universidad les ha abierto las puertas. El curso ha podido culminarse con éxito a pesar de las circunstancias", ha destacado.

En cualquier caso, ha reiterado por enésima vez que "los resultados de la presencialidad son insustituibles" por lo que las escuelas "han de permanecer abiertas". "Este es un objetivo irrenunciable", ha insistido para añadir que, en caso de que haya un rebrote, convendría "identificarlo con rapidez, notificarlo, perimetrar al grupo burbuja o cerrar el nivel pero el objetivo es que la escuela funcione". "Pero no conocemos a cuánto llega la pandemia. Trabajamos con la gran esperanza de poder contar con una vacuna antes de que termine el curso", ha apostillado.

"Hay que cuidar a las personas, es el objetivo del curso", ha proseguido la ministra, que ha avanzado que los niños más pequeños pueden asistir a las clases "en burbujas", es decir, "grupos pequeños de alumnos que solo se relacionan con uno o dos docentes y se mueven a modo de familia".

"Como los niños pequeños no observan esas distancias de seguridad, pueden trabajar en burbujas, en módulos. Esto es aplicable hasta 10-11 años, pero depende de las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas", ha explicado.

"Todos son conscientes de que la pandemia evoluciona y presenta escenarios diferentes cada día pero nuestro propósito es poder seguir la actividad académica", ha dicho.

Mensaje de tranquilidad a los padres

Por ello, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los padres a los que ha pedido que "no tengan dudas", señalando que se lleva trabajando con las comunidades autónomas desde marzo con el objetivo de que el curso "comience en septiembre con pautas temporales análogas a las de otros cursos".

La ministra apuesta por la colaboración y la coordinación con las comunidades autónomas. "El sistema educativo venía de mucha falta de recursos y recortes y hemos respondido no con más recortes sino con más recursos", ha enfatizado, al tiempo que ha afirmado que "la educación no un gasto, es una inversión de presente y futuro". Precisamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este miércoles que a finales de agosto se celebrará una Conferencia de Presidentes para "ultimar" la 'vuelta al cole'.

"Hemos respondido a la crisis con más recursos", ha destacado la ministra que ha puesto en valor que haya "muchos más terrenos de acuerdos que de desacuerdos", al tiempo que se ha mostrado confiada de que, en la distribución de fondos aprobados para las comunidades, "haya responsabilidad y se atienda primero a los alumnos más vulnerables". "Los 2.000 millones los distribuirán las comunidades autónomas en función de lo que consideren sus prioridades", ha indicado.

Por último, ha puesto en valor el papel de la Formación Profesional en España que, a su juicio, "está compitiendo en estos momentos con mucho éxito, por su empleabilidad y por la calidad de los puestos de trabajo".

RELACIONADO