El vicepresidente de Madrid corrige a Ayuso y asegura que la polémica cartilla COVID-19 será solo un registro

Illa asegura que ningún organismo internacional apoya medidas como la cartilla y que tampoco el Gobierno la contempla

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha corregido este miércoles a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, al señalar que la polémica cartilla COVID-19 no es un "pasaporte de inmunidad" como se había anunciado, sino un registro. La enmienda del vicepresidente tiene lugar después del aluvión de críticas que ha recibido el anuncio de la creación de la polémica cartilla de Ayuso.

"No es ningún pasaporte de inmunidad y no busca generar privilegios, ni beneficios en nadie", ha afirmado Agudo en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno y ha añadido que lo único que se busca es tener "información ordenada, adecuada y actualizada de las personas, que se han ido realizando test, PCR o pruebas rápidas, con su fecha y el resultado, para que esté a disposición de los servicios de salud de la Comunidad de Madrid y para el uso del ciudadano, si lo considera oportuno".

El también portavoz del Ejecutivo ha señalado que "puede ser útil" que estos datos se puedan volcar en la tarjeta sanitaria virtual que se ha puesto en marcha en la Comunidad de Madrid para que los servicios sanitarios puedan tener información de los pacientes madrileños en cuanto a su infectación o no por la covid-19.

Se trata de "un proyecto experimental" con el que "pretendemos tener una mejor información de las personas que están pasando la enfermedad, la han pasado, si tienen o no tienen anticuerpos y de qué tipo", ha insistido.

"Todo lo demás son especulaciones. No se ha valorado por parte del Consejo dar ningún otro paso. El Consejo de Gobierno ha decidido poner en marcha este proyecto experimental para tener más información, más fidedigna, más ordenada y más actualizada de la realidad epidemiológica del virus en la Comunidad de Madrid", ha resaltado.

Paralelamente, Ignacio Aguado ha asegurado que el registro de clientes promovido por la Comunidad de Madrid para hacer frente a la transmisión del coronavirus será voluntario y solo para el ocio nocturno y los salones de banquetes. "Es una propuesta que nos hace el propio sector del ocio nocturno", que se ofreció, ha señalado, a recopilar en sus locales nombres, apellidos y teléfonos para identificar a sus usuarios, con el objetivo de agilizar la labor de rastreo, en el caso de que haya un rebrote.

Aluvión de críticas al Gobierno de Ayuso

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha recibido un aluvión de críticas tras anunciar la puesta en marcha de la polémica cartilla. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez, ha defendido la cartilla COVID-19 y ha opinado que "no es desproporcionada" si ayuda a evitar otro confinamiento.

Han reprobado la iniciativa el ministro de Sanidad, Salvador Illa, expertos, los partidos de la oposición en la Asamblea, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública (ADSP) de Madrid, organizaciones de consumidores como Facua y la Coordinadora del Tercer Sector, que ha elevado una queja al Defensor del Pueblo.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha indicado que ningún organismo internacional apoya medidas como la cartilla y que tampoco el Gobierno la contempla. "Nosotros no recogemos esto en ninguno de nuestros documentos ni ningún organismo internacional apoya una medida de este tipo. Más claro no puedo ser", ha contestado Illa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En la misma línea, el doctor José María Molero, experto en Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, ha señalado que la cartilla COVID-19 "no está aconsejada" ni por la OMS ni ninguna entidad científica por "los riesgos que conlleva" y ha pedido la Comunidad de Madrid que "explique para qué la quiere".

Según este especialista, equivaldría a "un pasaporte inmunológico" que, de acuerdo con algunos estudios, tiene "más riesgos que beneficios", entre ellos una "falsa sensación de seguridad", además de problemas de "índole ética y moral", profesionales y legales "al diferenciar la equidad en función de que se tenga o no anticuerpos", ha dicho Molero.

Desde las filas del PSOE, su portavoz en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha cuestionado la cartilla, que ve "polémica" y que "de algún modo discrimina a unas personas respecto a otras".

La portavoz adjunta de Más Madrid en el Parlamento regional, Mónica García, ha apuntado que parece "una medida a posteriori" de cuyo uso aún no se conocen detalles.

En nombre de Unidas Podemos, su portavoz de Sanidad, Vanessa Lillo, ha acusado al Ejecutivo de seguir "haciendo populismo sanitario" con medidas como ésta, que "ni responde a criterios científicos ni mucho menos responde a criterios éticos".

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública (ADSP) de Madrid ha calificado de "extravagante" la idea del Gobierno regional y ha recordado que los datos de haber padecido la enfermedad "ya están en la historia clínica de la población".

Facua Madrid ha advertido de que la cartilla COVID-19 supone una "vulneración de derechos" del consumidor ante la protección de datos y, además, el hecho de no contagiar "no tiene ninguna evidencia científica".

La Coordinadora del Tercer Sector de la Comunidad de Madrid ha elevado una queja y una consulta al Defensor del Pueblo contra la cartilla covid por considerar que vulnera los derechos de la población.

Trece brotes en la Comunidad

Mientras la polémica por la cartilla COVID continuaba, la Comunidad de Madrid suma ya trece brotes tras notificar este miércoles al Ministerio de Sanidad dos nuevos focos con un total de 28 casos y 84 contactos en seguimiento, ambos asociados al ámbito familiar y social, en el que ha habido un hospitalizado ya dado de alta.

El primer brote se ha detectado en un bar de copas de Madrid capital y cuenta con 13 casos y 42 contactos en seguimiento; de los 13 casos, ocho están vinculados a los asistentes a la celebración de un cumpleaños y 5 son secundarios entre familiares y amigos.

El segundo se ha producido en una comunidad familiar/religiosa de Torrejón de Ardoz, donde se han registrado 15 casos y 42 contactos en total.

El primer caso conocido reside en una comunidad familiar/religiosa de la localidad, con 11 contactos estrechos identificados, y varios casos acuden a la iglesia del municipio, donde se han identificado veinte contactos.

Según ha indicado fuentes del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz a Efe, este brote ha tenido lugar en una pequeña comunidad evangélica formada por varios grupos familiares de origen latinoamericano, que se reúnen en una de las naves del polígono Torrejón, que utilizan como iglesia.

El pasado miércoles, 26 de julio, hubo dos focos: uno en entorno laboral, con 3 casos positivos por COVID-19 y de 3 contactos en seguimiento, mientras que el segundo tiene un componente mixto, socio-laboral, con 4 casos positivos confirmados.

El viernes, 24 de julio, hubo dos brotes ligados a establecimientos de ocio. Uno de ellos en un bar de copas de Madrid capital que permanece cerrado, con 10 casos y 40 contactos en seguimiento; de estos 10 casos, ocho están vinculados al establecimiento (clientes y trabajadores) y dos al ámbito familiar.

El segundo brote del viernes, también en un establecimiento de ocio en Móstoles, arrojó 5 casos y 11 contactos, igualmente en seguimiento, y el contagio se produjo en una fiesta entre amigos de edades comprendidas entre los 20 y 26 años.

Club de fútbol Fuenlabrada

El que más casos ha sumado, 28 hasta ahora, es el brote del Club de fútbol Fuenlabrada, que se encuentra aislado en A Coruña donde un futbolista ha sido hospitalizado y se encuentra "estable y con sintomatología no grave", mientras que cuatro positivos permanecen en el municipio madrileño.

Desde el fin del estado de alarma, Madrid notificó su primer brote se notificó el 3 de julio, con cinco casos en un entorno laboral de Madrid capital.

El 10 de julio se detectaron dos nuevos brotes con once casos: uno de ellos en un entorno familiar con siete casos y distribuidos en tres domicilios de Madrid capital, y el otro también en la ciudad, en una empresa unido a un entorno familiar, con cuatro casos.

El 15 de julio se notificó un nuevo brote con cinco casos positivos confirmados que tiene origen en una cena celebrada entre ocho personas en un domicilio particular de Madrid capital el pasado 4 de julio.

El miércoles 22 de julio se notificaron tres nuevos brotes, entre ellos el del Fuenlabrada.

Otro de estos brotes, con siete casos y 27 contactos en seguimiento, se detectó en las localidades de San Agustín de Guadalix y Ciempozuelos, en sendas fiestas de amigos.

El tercer brote notificado en esa misma fecha se identificó en Torrelaguna con cinco casos y treinta contactos en seguimiento que se produjo durante una excursión entre familiares y amigos.

RELACIONADO