Casado apuesta por el fracaso de Sánchez en lugar de ofrecer un gran pacto constitucional

El PP no tiene más alternativa a la crisis que unas nuevas elecciones que volvería a perder

Pablo Casado se mantiene firme en su ‘no es no’ a Pedro Sánchez y carece de la iniciativa y de un proyecto para abordar la crisis española. Su única meta es un adelanto electoral como consecuencia del, buscado por el PP, fracaso de Sánchez en: la gestión de los rebrotes de la pandemia; en los pactos para los nuevos Presupuestos; en el paro que comenzará a estallar en el otoño; y en la gestión de los fondos de la UE.

Pero los fracasos de Sánchez, que con tanto ahínco busca el PP, tendrían un impacto brutal en la situación sanitaria, económica y social de España. Y la celebración de nuevas elecciones en estas circunstancias sería un problema y un daño añadido, a sabiendas que el resultado de semejantes comicios no cambiaría mucho el mapa parlamentario actual.

En esta situación el PP tiene poco que hacer y aportar a España salvo que Pablo Casado de un paso al frente y le ofrezca a Sánchez un pacto para reconstrucción política y económica del país, en materia presupuestaria, gestión de fondos UE y cuestiones como la catalana e institucional (Poder Judicial, RTVE y estabilidad de la Monarquía).

Naturalmente, el pacto implica la salida de Pablo Iglesias y UP del Gobierno y ello sería muy bien recibido por las instituciones de la UE y los mercados internacionales.

Pero está solución, que sería la más apropiada para hacer frente a la crisis de España, no parece que Casado (mal aconsejado por Aznar y Cayetana) esté dispuesto a ofrecerla, aunque es muy probable que otros barones del PP como Feijóo, Moreno y Mañueco sí estén de acuerdo con proponer ese gran pacto nacional que sin duda sería muy bien acogido por la mayoría de españoles.

Y en el caso de que el líder del PP y la Oposición diera ese paso hacia delante, habría que ver cuál sería la respuesta de Sánchez, ‘el rojo’, a dicha oferta de la derecha que implica la salida de Iglesias y UP del Gobierno y que sería muy bien recibida por las instituciones de la UE y los mercados internacionales.

Al tiempo que incluye un regreso del PSOE al marco constitucional del que se alejó desde los pactos de Sánchez en las mociones de la censura y la investidura con Iglesias, Otegi y Junqueras.

¿Y si Sánchez sale airoso de los desafíos a los que se enfrenta?

Si Casado se niega a ofrecer a Sánchez un gran pacto nacional y Sánchez, con la nueva y suculenta ayuda financiera de la UE sale airoso de todos los desafíos que le esperan en el otoño y logra la estabilidad del Gobierno con los nuevos Presupuestos de 2021 (pactados con Cs o con ERC), en ese caso el presente y el futuro de Casado al frente del PP sería muy malo y se acercaría a su final.

Porque si el Gobierno de Pedro Sánchez remonta la crisis en una próximas elecciones el PP, enrocado en sí mismo y sin haber colaborado en las dos crisis sanitaria y económica se estrellará. Y entonces la opción moderada y más centrada de Alberto Núñez Feijóo triunfará al frente del PP nacional.

RELACIONADO