Interior se desentiende del presunto espionaje a Torrent y ERC pide la comparecencia de Marlaska

El Ministerio de Interior no ha tenido nunca ninguna relación con la empresa NSO, aseguran fuentes de este departamento, que se desmarca de la empresa desarrolladora del programa espía Pegasus con el que supuestamente fue intervenido el teléfono del presidente del Parlament, Roger Torrent.

Ni el Ministerio, ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil han tenido relación con la citada empresa ni han contratado ninguno de sus servicios, continúan las fuentes, que subrayan que la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se enmarca siempre en el "escrupuloso respeto de la legalidad".

Según una investigación de El País y The Guardian, el teléfono móvil de Torrent fue atacado en 2019 con Pegasus, un programa espía desarrollado por la compañía israelí NSO que solo pueden comprar Gobiernos y fuerzas de seguridad con el propósito de combatir el crimen y el terrorismo Siempre según esta información, el teléfono del político republicano atacado con Pegasus entre abril y mayo de 2019 a través de un fallo de seguridad de WhatsApp, que abrió la puerta a la instalación del programa en 1.400 móviles en todo el mundo.

En una declaración institucional, Torrent ha afirmado que el espionaje al que ha sido sometido a través de su teléfono es "impropio de un estado democrático", ha anunciado que emprenderá acciones legales y ha exigido al Gobierno español que "se investigue y se depuren responsabilidades". A su juicio, se trata de un asunto "muy grave" que sirve para "constatar" que en el Estado español "se practica el espionaje contra la disidencia política".

Por ello, Esquerra Republicana ha registrado este martes en el Congreso una petición para que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, explique en la Cámara el presunto espionaje a Torrent. En concreto, el grupo que capitanea Gabriel Rufián solicita que el ministro comparezca ante la Comisión de Interior para "dar explicaciones en relación a los presuntos espionajes e intromisiones a la intimidad de líderes políticos catalanes por parte de estructuras gubernamentales".

Por su parte, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha pedido no dejar "impune" el "escándalo" del presunto espionaje.

Desde Twitter, Puigdemont ha salido al paso de la información: "Hace tiempo que el Estado español no respeta el Estado de derecho. El problema es que ni con evidencias tan irrefutables son capaces de investigarse a fondo y dirimir responsabilidades. ¡Un escándalo que no puede quedar impune! Toda la solidaridad con Roger Torrent".