El Gobierno "discrepa" del auto de la jueza y pide al Govern que recurra para confinar Lleida

Calvo, que llamó a Aragonès para darle su opinión, subraya que la Generalitat tiene competencias para restringir la movilidad

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha desvelado este martes que le trasladó al vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que el Ejecutivo catalán debería haber recurrido la decisión del Juzgado de Instrucción 1 de Lleida, que este domingo rechazó ratificar el confinamiento anunciado por el Govern para la ciudad y otros siete municipios del Segriá para frenar la expansión del coronavirus.

En una entrevista en 'Las mañanas de RNE', Calvo ha asegurado que discrepa de la "interpretación" de la juez y ha recordado que ya se han "visto pronunciamientos diferentes" en situaciones similares.

"Yo se lo dije al vicepresidente Aragonès. Ese auto habría que recurrirlo y habría una línea de trabajo bastante buena, puesto que la Generalitat tiene competencias para determinar decisiones de movilidad que no requiere la alarma", ha sostenido.

Eso sí, después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunciase un decreto para reafirmar las medidas adoptadas en Lleida, Calvo ha incidido en que las comunidades autónomas "pueden legislar siempre que no invadan competencias del Estado".

"Ninguno, ni el Gobierno de la nación ni las comunidades autónomas, podemos rebasar los límites de la constitucionalidad. Todo lo que se cumpla está en su ámbito. Ayer se produce la emisión de una norma que vimos a última hora y en todo lo que esté alineado con sus competencias no hay nada que decir", ha apostillado.

Decretar el Estado de alarma son palabras mayores

En este sentido, la vicepresidenta ha señalado que su opinión se emite con "informes" de la Administración General del Estado. "No se hace por opinión política, sino por rigor jurídico", ha apuntado.

Por otro lado, tras ser preguntada por si el Gobierno se plantea decretar el estado de alarma, Calvo ha insistido este martes en que recurrir a esta herramienta "son palabras mayores" y ha recordado que las comunidades autónomas tienen instrumentos eficaces para enfrentar los rebrotes.

Así, Calvo ha asegurado que existen mecanismos para estas "situaciones puntuales" y "del día a día" sin necesidad de recurrir a la herramienta constitucional, como así lo demuestran, a su juicio, las decisiones tomadas hasta ahora por algunos ejecutivos autonómicos.

En este contexto, la vicepresidenta del Ejecutivo ha recordado que una decisión política de este tipo siempre ha ido detrás de la decisión médica, técnica y del asesoramiento de expertos. "Siempre lo hemos dicho, no va a dejar de ser así nunca. Tenemos que ser muy ponderados", ha apuntado.

Con todo, Calvo ha dejado claro que poner fin al estado de alarma "no significaba" que la epidemia hubiese finalizado en España. Por eso, la vicepresidenta ha insistido en que el Gobierno está en "alerta máxima continua" y que dará la respuesta sanitaria con las posibilidades legales a su alcance.

Mesa de diálogo

En otro orden de cosas, Calvo ha condicionado la reunión de la mesa de diálogo con Cataluña a que los dos socios de gobierno, ERC y Junts per Catalunya, resuelvan sus diferencias sobre la conveniencia de celebrar un nuevo encuentro.

"El Govern de Cataluña tiene dos partidos distintos, y uno de ellos, que impulsó la mesa está en la tesitura de sentarnos pronto. Pero el otro está en una dirección no afín a esa posición. Cuando parezca que hay acuerdo para sentarnos, nosotros nos sentamos", ha asegurado.

En este sentido, la vicepresidenta ha mostrado la disposición del Ejecutivo por normalizar la vida política y a compatibilizar las agendas con el virus, que "va a durar mucho tiempo". "Tendremos que convivir, no parar el resto de las metas que tenemos trazadas", ha apuntado.

En esta línea, Calvo ha mostrado la "profunda convicción democrática" del Gobierno con Cataluña y con el Govern, constituido por "dos partidos independendistas".

"Lo hemos dicho de verdad. Mientras hemos atravesado el estado de alarma parecía que no era el momento, pero ahora tendremos que convivir con la normalidad política que nos obliga por convicción al dialogo y encontrar acuerdos y sentarnos en una mesa en el momento que se plantee", ha afirmado Calvo.

La vicepresidenta se ha expresado así después de que la portavoz de ERC, Marta Vilalta, reclamase la pasada semana al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que convocase la reunión entre partidos y entidades independentistas que anunció para acudir "preparados" a la mesa de diálogo cuando se produzca.

En esta línea, la dirigente soberanista insistió en que la mesa de diálogo entre los dos gobiernos debía reunirse lo antes posible este julio, y que por ello había que hacer estas reuniones preparatorias, pero que, más importante que la fecha y el lugar donde se celebre, es "el contenido".