Torra "no acepta" la resolución judicial e impondrá por decreto ley el confinamiento en Lleida

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado que este lunes por la tarde aprobarán un decreto ley que incorpore un plan para poder actuar ante rebrotes como los del Segrià (Lleida), con el objetivo de "reforzar y ampliar" las medidas de confinamiento adoptadas en la zona, pese a la decisión del Juzgado de Instrucción 1 de Lleida, en funciones de guardia, de no ratificarlas.

En rueda de prensa en el Palau de la Generalitat, acompañado por el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha rechazado la decisión judicial: "No estamos de acuerdo con esta decisión judicial. No la aceptamos. Asumiremos las consecuencias que se deriven, pero no puedo poner en peligro la salud de las personas".

Según Torra, las decisiones aprobadas desde el Govern no pueden quedar encalladas en un conflicto competencial en los juzgados, y por ello ha pedido a la población del Segrià que se proteja ante el avance del coronavirus y sigan las indicaciones del Govern y no las del juzgado "por su bien".

Con el decreto ley, que aprobarán en un Consell Executiu extraordinario, quieren dar más fuerza a las medidas adoptadas en el Segrià que siguen considerando "vigentes", y superar así a la resolución judicial.

El presidente de la Generalitat ha recalcado que no aceptarán presiones de ningún tipo, y que seguirán tomando las decisiones que consideren en base a criterios epidemiológicos y de los expertos "como han hecho en otros lugares, incluso más restrictivas, como es el caso de impedir el derecho a voto en Euskadi y Galicia, y no ha habido ningún impedimento".

"Si algo no se le puede negar a este Govern es que siempre nos hemos avanzado para tomar las decisiones que en cada momento hemos considerado necesarias para nuestros conciudadanos", ha reivindicado, tras recordar que, en su momento, decretaron el confinamiento domiciliario mientras que el Estado tardó 20 días en dictarlo.

"Si creemos que hay que hacer un confinamiento domiciliario estricto, lo decretaremos. Ahora estamos justo en la fase previa en el Segrià de hacerlo", ha avisado Torra, que no entiende que decisiones tomadas en pro de la salud de los ciudadanos puedan topar con obstáculos burocráticos.

Preguntado sobre la situación en L'Hospitalet de Llogregat (Barcelona), le constan durante todo el fin de semana "comunicaciones cruzadas" entre la alcaldesa, Núria Marín, y las conselleras de Presidencia y Salud, Meritxell Budó y Alba Vergés, y que este lunes se están produciendo conversaciones y se tomarán decisiones en las próximas horas para la ciudad.

Ha enumerado que a la hora de delimitar la Conca d'Òdena el Govern no tuvo problemas, tampoco para el perímetro de Lleida de hace una semana: "Quizás quién tiene problemas es el fiscal o la juez que ha decidido dar este paso", y ha instado a superar este estadio y reforzar la seguridad jurídica con este decreto ley que debe dar cobertura jurídica a las decisiones del Govern, sin tener que pedir al Congreso un estado de alarma para esta zona.

Estado de alarma

El vicepresidente Aragonès, preguntado por la posibilidad de un estado de alarma parcial, lo ha descartado al considerar que Cataluña tiene los instrumentos necesarios para gestionar la situación: "No tenemos ninguna razón para avanzar en este sentido".

"Es hora de exigir a todos los poderes públicos la colaboración. Que nadie juegue a un debate competencial con la salud", ha reclamado, tras defender que han tomado las decisiones en base a las potestades legales que tienen reconocidas.

"Lo prioritario no es si la Generalitat tiene la razón en el procedimiento, que la tiene, sino la salud de la ciudadanía", ha afirmado, y ha compartido con Torra que la vida y la salud prevalecerán ante cualquier otro criterio.

También ha recordado que se ha constituido un comité de emergencia territorial en Lleida para que las autoridades del territorio puedan participar en las decisiones, y ha pedido comprensión ante unas decisiones que, ha admitido, no gustan a nadie.

Además, para mitigar el impacto de las medidas impulsadas por la Generalitat para hacer frente al coronavirus sobre los sectores del comercio y la restauración del Segrià, el Govern ha anunciado ayudas directas de cuatro millones de euros: "Son ayudas ampliables que se irán adaptando a las necesidades de cada momento".

La Justicia paraliza el confinamiento

La juez del Juzgado de Instrucción 1 de Lleida, en funciones de guardia, ha afirmado en un auto que su decisión -que se puede recurrir- se basa en que ve desproporcionada la resolución del Govern, cuyo objetivo, además, "no es sino eludir la aplicación del estado de alarma parcial" y que ésta una competencia estatal.

"En todo caso, el Presidente de la Generalidad, de acuerdo con el art 5º de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, 'podrá solicitar del Gobierno la declaración de estado de alarma", añade el auto.

El auto añade que no puede argumentarse que ya hubo un confinamiento en Òdena (Barcelona) y que hay vigente un confinamiento perimetral en el Segrià (Barcelona), "pues las medidas allí contempladas, restricción de movimientos, nunca confinamientos domiciliarios generales, suponían una afectación de mucha menor intensidad de los derechos fundamentales que lo que ahora pretende el gobierno de la Generalidad".

La juez añade que tampoco se puede ratificar este confinamiento domiciliario "pudiendo la Generalitat de Cataluña realizar otras actuaciones tales como individualización del confinamiento domiciliario respecto a las personas detectadas y una recomendación de un confinamiento".

Y también alega que "la proporcionalidad de esta gravísima medida limitativa y restrictiva de derechos, debe basarse precisamente en la existencia de una grave y muy importante transmisión comunitaria del virus, en este caso, esta transmisión aparece en el informe de pasada".

"Según las cifras presentadas entendemos que la restricción domiciliaria que se presenta entre otras limitaciones, no es proporcional con los datos expuestos", insiste.

Además, la Fiscalía Provincial de Lleida se había opuesto a que la justicia ratificara la decisión la Generalitat: el fiscal jefe de la Audiencia de Lleida, Juan F. Bone, alegaba en un escrito dirigido al Juzgado de Instrucción 1, que "es una competencia estatal y se ejerce, además, con la garantía de la intervención del Congreso".

"En todo caso, el Presidente de la Generalidad, de acuerdo con el art 5º de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, 'podrá solicitar del Gobierno la declaración de estado de alarma", argumentaba el fiscal.

Tres nuevos ingresos en Lleida

Los hospitales de Lleida suman tres nuevos ingresos por coronavirus en las últimas horas, lo que eleva a 108 el total, aunque el aumento ha sido inferior al del domingo, cuando se registraron 16 nuevos ingresos.

Según ha informado el Departamento de Salud, una persona que estaba ingresada en la UCI del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida ha recibido el alta en las últimas horas y el centro se queda con 57 personas en planta y seis en ucis.

Sobre las altas, el Arnau de Vilanova ha dado tres nuevas y suma ya 52 desde el pasado 1 de julio. Por su parte, el Hospital Universitario Santa Maria de Lleida sigue con cinco ingresos en UCI, pese a que este fin de semana se anunció la apertura de una planta para pacientes no graves de COVID-19.

Finalmente, en los tres hospitales privados de Lleida hay actualmente 40 ingresados, uno más que este domingo.