Holanda ve insuficiente el plan de Michel y pedirá recortar el fondo de recuperación europeo

El Gobierno holandés considera insuficientes los cambios en el proyecto de recuperación pospandemia planteados por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y pedirá recortar el volumen del plan de recuperación y el presupuesto y endurecer más las condiciones para acceder a ayudas.

Es la postura que el primer ministro liberal holandés, Mark Rutte, defenderá en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea, según una carta enviada este lunes al Parlamento holandés por sus ministros de Finanzas, Wopke Hoekstra, y de Asuntos Exteriores, Stef Blok, en vísperas de la reunión.

Rutte recibió este lunes en La Haya al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para tratar el tema de cara a la cumbre.

El Ejecutivo holandés "está comprometido a reducir el tamaño de Next Generation EU", dice la misiva en referencia al fondo de 750.000 millones de euros planteado por la Comisión Europea, de los cuales 500.000 millones se desembolsarían en forma de subvenciones a fondo perdido y 250.000 millones como préstamos.

Holanda, que lidera el grupo de países autodenominados "frugales" del que forman parte Austria, Dinamarca y Suecia y que aboga por limitar el alcance de la respuesta común a la pandemia, pedirá además que se recorte la vida del fondo y que se endurezcan las condiciones de acceso.

La Haya quiere supeditar la recepción de dinero a que los países lleven a cabo reformas estructurales y dar poder al resto de Estados miembros de la UE para que tengan una "opinión decisiva" sobre la concesión de estas ayudas.

La propuesta de compromiso presentada el viernes por Michel ya incluía concesiones en este sentido, como el requisito de que los países tengan que aprobar por mayoría cualificada los planes de reformas e inversiones del resto de socios, frente al plan inicial de la Comisión que planteaba solo que diesen una opinión a nivel técnico. También reducía en un año, hasta 2023, el periodo en que se puede comprometer dinero y modificaba los criterios de asignación de las ayudas para dar más peso a la caída del PIB, en detrimento de la tasa de paro.

Holanda considera que estos son "pasos en la buena dirección, pero insuficientes", e insiste en reforzar el vínculo con las reformas estructurales, incluidas las que Bruselas recomendó antes de la pandemia. "Las recomendaciones específicas de 2019, que incluían competitividad y reformas laborales más claramente que en 2020, deberían estar incluidas al evaluar los planes de reformas e inversiones. Para Holanda es importante que haya una evaluación estricta, transparente y objetiva de los planes (...) en la que los Estados miembros puedan dar una opinión decisiva sobre la concesión de la ayuda", insiste en la carta.

Holanda recuerda que es "crítica" con la idea de financiar el fondo con la emisión de deuda, aunque no se opone a ello, así como que los "frugales" quieren que las ayudas se concedan en forma de préstamos.

Holanda pedirá también recortar aún más el marco financiero comunitario para 2021-2027, que la propuesta de Michel ya rebaja en 26.000 millones de euros, hasta los 1,074 billones de euros, y está satisfecha con la decisión de mantener el descuento que tiene en su contribución al mismo (de 1.576 millones anuales) en lugar de eliminarlo progresivamente, como propuso Bruselas.