España afronta la condicionalidad de fondo de recuperación con "responsabilidad" y "sin miedo"

La ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, aseguró este lunes que España afronta la condicionalidad del fondo de recuperación pospandemia que deberán aprobar los líderes de la Unión Europea con "responsabilidad" y "sin miedo" porque ya se ha preparado para acceder a él.

"Nosotros enfrentamos esta cuestión de la condicionalidad desde la responsabilidad y sin miedo, porque nosotros lo hacemos regularmente dentro del Semestre Europeo con el resto de nuestros socios comunitarios", indicó González Laya en una rueda de prensa telemática tras participar en un Consejo de ministros comunitarios de Exteriores.

La jefa de la diplomacia española consideró la propuesta del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel --que aumenta el control de los países sobre las ayudas del fondo de recuperación, pero mantiene la cantidad total planteada por la Comisión Europea de 750.000 millones de euros--- como "la base de la negociación" que se producirá a partir del viernes, en la cumbre de líderes.

"Sobre las condicionalidades, hemos sido muy claros: un ejercicio de solidaridad debe llevar aparejado un ejercicio de responsabilidad", dijo, y en aras de la transparencia vio conveniente "poner sobre la mesa cuáles son las condiciones según las cuales se va a utilizar este fondo de recuperación".

González Laya dejó claro que el fondo de recuperación "tiene que ir dirigido a acompañar los esfuerzos de los países que más han sufrido por la crisis de la COVID", pero también a "alcanzar objetivos que son comunitarios, como es la descarbonización".

En ese apartado afirmó que España es "tremendamente ambiciosa" y que ya tiene sobre la mesa "toda una batería legislativa", como el plan de economía circular, la ley de cambio climático o la de transición energética, con la que "estamos demostrando claramente que no nos asusta la condicionalidad; es más, la estamos implementando en nuestras propuestas legislativas internas".

Como tercer elemento de la condicionalidad se refirió a "los procedimientos que se van a seguir dentro de la UE para verificar cómo se van cumpliendo una serie de hitos que se marcarían" para el desembolso de las ayudas del fondo.

"Nos parece que habría que utilizar procedimientos que existen, rodados, que forman parte del hacer cotidiano de las instituciones comunitarias, como puede ser el Semestre Europeo, que es un procedimiento ya establecido por el cual los países se someten, los unos a los otros, a la verificación de cómo se cumplen los objetivos que cada país se ha marcado", comentó.

Según la propuesta que debatirán los jefes de Estado y Gobierno de la UE desde el viernes, para recibir dinero los países deberán presentar planes de reformas e inversiones que cumplan con las recomendaciones de política económica que les hace cada año la Comisión Europea dentro del llamado Semestre Europeo, el proceso de coordinación económica y presupuestaria de la UE.

Michel ha propuesto mirar también "lo que fue recomendado durante los últimos años" y no solo en 2020. En el caso de España las recomendaciones de los últimos ejercicios pedían preservar la sostenibilidad de las pensiones, que Bruselas ve en riesgo por la vinculación al IPC, y celebraban las reformas laborales de 2011 y 2013, entre otras sugerencias.

Holanda, asimismo, ha pedido específicamente que se tengan en cuenta también las recomendaciones sobre reformas estructurales, más allá de las relacionadas con la pandemia.

González Laya dijo también que la reforma laboral "está en el programa de Gobierno, que es, con luz y taquígrafos, lo que este Gobierno se ha comprometido a hacer".

Precisó que cualquier cambio en la reforma laboral tendrá que "estar guiado por el buen momento para hacerlo y, en segundo lugar, por un diálogo con todos los actores económicos y sociales implicados en esta discusión".