El banco suizo de Juan Carlos I señaló que los 65 millones eran "un regalo según la tradición"

El dinero llegó a la cuenta tan solo 48 horas después de su apertura, que fue debatida por los socios de la entidad

El informe de apertura de la cuenta de la Fundación Lucum en el banco suizo Mirabaud, de la que era beneficiario el rey Juan Carlos, I refleja que el origen de los 65 millones de euros eran "una cantidad enviada por el rey Abdalla de Arabia Saudí como regalo según la tradición saudí a otras monarquías", según informa este lunes 'El Español'. 

Tan solo 48 horas después de abrirse la cuenta, operación que realizó Arturo Fasana, llegaron a la misma 64,8 millones procedentes del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí.

El informe de Mirabaud refleja que la Fundación Lucum era la titular de la cuenta y "J. Carlos de Borbón y Borbón" era el beneficiario.

La apertura de la cuenta fue debatida por los socios de la entidad suiza al considerarse al monarca una PEP (persona políticamente expuesta).

"Como regla general, la política del Banco Mirabaud es no entrar en relaciones comerciales con un PEP. Cualquier posible desviación de esta regla es responsabilidad del colegio de socios", dice el formulario de la cuenta de Lucum al que ha accedido 'El Español'.

Pese a esa condición de PEP, la cuenta se abrió sin problemas. De hecho, la casilla PEP del documento está marcada con una 'x' y, escrito a mano, 'Sa Majesté le Roi D'Espagne'.

La banca suiza, a preguntas del fiscal suizo Yves Bertossa sobre la legalidad de esa donación, afirmó que no recordaba si buscaron asesoramiento legal para saber si su estatus de Rey le permitía recibir "tales fondos".

Mirabaud obligó al Rey emérito a cancelar su cuenta con el dinero de la sociedad panameña tras el escándalo de la cacería de elefantes en Botsuana en abril de 2012 y comprobar que su cliente era portada de la prensa internacional por este suceso, según la declaración de Yves Mirabaud, expresidente del banco y de varios directivos de la entidad financiera, al fiscal suizo.

Tras el accidente, el Rey emérito pidió perdón y en junio hizo una transferencia de los fondos de Lucum a su amiga especial Corinna Larsen por valor de unos 60 millones, lo que quedaba entonces en la cuenta.

RELACIONADO