La Justicia paraliza el confinamiento de Lleida y siete municipios del Segrià decretado por la Generalitat

La juez del Juzgado de Instrucción 1 de Lleida ha acordado no ratificar la decisión la Generalitat de que, por el rebrote de coronavirus en la comarca del Segrià (Lleida), desde la medianoche de este lunes se prohibiera toda salida y entrada a Lleida ciudad, Alcarràs, Aitona, Seròs, Soses, La Granja d'Escarp, Massalcoreig, Torres de Segre y las entidades municipales descentralizadas de Sucs y Raimat, según el auto.

La juez del Juzgado de Instrucción 1 de Lleida, en funciones de guardia, afirma en un auto, recogido por Europa Press, que su decisión -que se puede recurrir- se basa en que ve desproporcionada la resolución del Govern, cuyo objetivo, además, "no es sino eludir la aplicación del estado de alarma parcial" y que ésta una competencia estatal.

"En todo caso, el Presidente de la Generalidad, de acuerdo con el art 5º de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, 'podrá solicitar del Gobierno la declaración de estado de alarma", añade el auto.

El auto añade que no puede argumentarse que ya hubo un confinamiento en Òdena (Barcelona) y que hay vigente un confinamiento perimetral en el Segrià (Barcelona), "pues las medidas allí contempladas, restricción de movimientos, nunca confinamientos domiciliarios generales, suponían una afectación de mucha menor intensidad de los derechos fundamentales que lo que ahora pretende el gobierno de la Generalidad".

La juez añade que tampoco se puede ratificar este confinamiento domiciliario "pudiendo la Generalitat de Cataluña realizar otras actuaciones tales como individualización del confinamiento domiciliario respecto a las personas detectadas y una recomendación de un confinamiento".

Y también alega que "la proporcionalidad de esta gravísima medida limitativa y restrictiva de derechos, debe basarse precisamente en la existencia de una grave y muy importante transmisión comunitaria del virus, en este caso, esta transmisión aparece en el informe de pasada".

"Según las cifras presentadas entendemos que la restricción domiciliaria que se presenta entre otras limitaciones, no es proporcional con los datos expuestos", insiste.

Además, la Fiscalía Provincial de Lleida se había opuesto a que la justicia ratificara la decisión la Generalitat: el fiscal jefe de la Audiencia de Lleida, Juan F. Bone, alegaba en un escrito dirigido al Juzgado de Instrucción 1, y recogido por Europa Press, que "es una competencia estatal y se ejerce, además, con la garantía de la intervención del Congreso".

"En todo caso, el Presidente de la Generalidad, de acuerdo con el art 5º de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, 'podrá solicitar del Gobierno la declaración de estado de alarma", argumentaba el fiscal.

El alcalde de Lleida, a la espera de noticias claras

El alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, ha asegurado este lunes que se encuentra "preocupado, irritado y esperando noticias claras", después de que una juez haya rechazado ratificar el confinamiento de Lleida y otros ocho municipios del Segrià ordenado por el Govern.

En una entrevista en Rac1, Pueyo ha admitido que las medidas de la Generalitat "se han tomado para proteger a la ciudadanía", aunque ha asegurado que no le gustan, y se ha preguntado "hasta qué punto la salud de la ciudadanía se tiene que poner en manos de una decisión judicial".

"Mi principal preocupación es la salud. Ayer teníamos 101 ingresados en los hospitales de Lleida, hoy 108", ha alertado el alcalde, que también ha informado de que 13 personas se encuentran en las ucis y que su media de edad es de 55 años.

Ante esta situación, Pueyo exige "claridad" al Govern, y a su vez, si es necesario, también al Gobierno de Pedro Sánchez, ya que "lo último que nos podemos permitir es la incertidumbre".

Por ello, ha vuelto a pedir ayudas económicas a través de un plan de choque que "implique transferencias directas de ayudas a los sectores más afectados por el confinamiento", y ha asegurado que, si esta misma semana no recibe información al respecto, las reclamará "porque -ha dicho- si es hoy, mejor que mañana".

Endurecimiento de las restricciones

La Generalitat había endurecido las restricciones en Lleida al aplicar desde la medianoche de este lunes a la capital de la provincia y a otras siete poblaciones de la comarca del Segrià una especie de confinamiento domiciliario, todo ello para intentar contener el aumento de los contagios de COVID-19. Cataluña ha sumado 816 nuevos casos en las últimas 24 horas, de los cuales 190 se contabilizan en la comarca leridana del Segrià.

El Procicat de la Generalitat aprobó que, por el rebrote de coronavirus en la comarca del Segrià (Lleida), desde las 0:00 horas de este lunes queda prohibida toda salida y entrada a Lleida ciudad, Alcarràs, Aitona, Seròs, Soses, La Granja d'Escarp, Massalcoreig, Torres de Segre y las entidades municipales descentralizadas de Suchs y Raimat. Así se ha anunciado en rueda de prensa en la Delegació del Govern en Lleida con los consellers de Salud y de Interior de la Generalitat, Alba Vergés y Miquel Buch; el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo; el presidente de la Diputación, Joan Talarn, y el presidente del Consell Comarcal del Segrià, David Masot.

La decisión exceptúa los servicios esenciales, y no afecta a autovías y autopistas para vehículos con movilidad con origen y destino fuera del Segrià.

Vergés ha destacado la colaboración entre las administraciones catalanas implicadas en la decisión y el hecho de que así se refleje en la rueda de prensa, con la presencia de sus máximos responsables: todos ellos han coincidido en constatar la dificultad de la situación pero también la necesidad de la decisión.

Masot ha destacado que haber confinado toda la comarca del Segrià hubiera sido un problema económico mayor, mientras que "perimetrar el Baix Segre permitirá una respuesta más quirúrgida a la situación".

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha solidarizado con Lleida y los municipios del Baix Segrià ante la decisión "difícil pero necesaria" de que no se pueda entrar ni salir de ellos desde medianoche por el rebrote de coronavirus. En un tuit publicado durante la rueda de prensa en que se ha anunciado la medida, Torra ha dicho que "hace falta la implicación de todos para evitar más contagios". "Protegeos para proteger a los otros. Toda mi solidaridad a los vecinos de Lleida y de los 7 municipios del Baix Segrià", ha añadido.

Más de 800 nuevos contagios en Cataluña

La preocupante evolución de los brotes de coronavirus en Cataluña, especialmente los de Lleida y el surgido en L'Hospitalet, en cuatro barrios del norte pegados a Barcelona, ha hecho que la cifra de nuevos casos sea de más del doble que la ofrecida el sábado: de 361 a los 816 de este domingo.

En las últimas horas, se han registrado en Cataluña un total de 816 nuevos casos, 190 de ellos en la comarca leridana del Segrià, y se ha contabilizado una nueva víctima mortal, frente a las nueve de ayer.

Estos nuevos casos positivos elevan la cifra total a 76.318 desde el comienzo de la pandemia, mientras que el número total de personas fallecidas en Cataluña por coronavirus, entre casos confirmados y sospechosos, se sitúa en 12.617 según los datos aportados por las empresas funerarias.

Preocupa el brote de Segriá, pero también el de L'Hospitalet (Barcelona), cuyo Ayuntamiento ha cerrado este domingo pistas deportivas al aire libre para evitar contactos que faciliten la propagación del virus, sobre todo entre los jóvenes que se concentran en ellos para jugar al baloncesto.

Las autoridades sanitarias trabajan en la identificación de los focos que han ocasionado un rebrote en esta ciudad -la segunda mayor de la región-, con 107 casos en una semana, algunos de ellos en una residencia de ancianos.

Los ocho ancianos de la residencia La Torrassa que han dado positivo a COVID con un PCR son asintomáticos, pero la "sorpresa" ha llegado cuando se ha comprobado que cinco de ellos eran "repositivizaciones", es decir, personas que semanas o meses atrás habían pasado la COVID con un PCR positivo y que a los 15 días habían dado negativo y, ahora, han vuelto a dar positivo.

La alcaldesa de L'Hospitalet, Nuria Marín, ha dicho a Efe que se irá viendo el desarrollo del rebrote y si hay que tomar medidas más severas "se tomarán, sin problemas".