Feijóo refuerza su mayoría absoluta, Urkullu gobernará con el PSOE y batacazo de Iglesias

Alberto Núñez Feijóo logra su cuarta mayoría absoluta con 41 diputados (los mismos que logró en 2016) en los comicios autonómicos de Galicia que se han celebrado bajo el síndrome de la pandemia del Covid-19. A igual que las elecciones autonómicas del País Vasco, donde Íñigo Urkullu volvió a  ganar, subiendo 3 escaños (hasta los 31), aunque necesitará el apoyo del PSOE para formar Gobierno. 

Feijóo es el gran triunfador de la jornada electoral y con su cuarta mayoría absoluta empata el récord que en Galicia tenía Manuel Fraga con el PP. Y, a la vez, refuerza su liderazgo político moderado no solo en Galicia sino en toda España. Y ahí incluida la cúpula nacional del PP donde Pablo Casado, que fracasó en el País Vasco en su apuesta por Iturgaiz y la coalición con Cs, verá en Feijoó, a corto o a medio plazo, una amenaza para su liderazgo en el PP nacional.

El gran perdedor en las dos citas electorales ha sido Pablo Iglesias que se queda fuera del Parlamento de Galicia y que pierde 5 de los 11 escaños que tenía en la Cámara de Vitoria. Las peleas de UP con Marea en Galicia y los escándalos de Pablo Iglesias han influido en la caída de Unidas Podemos.

Pocas novedades pues en los resultados electorales de Galicia y País Vasco en cuanto a los ganadores y futuros gobernantes en ambas Comunidades.

Pero si hay algunas sorpresas dignas de subrayar cómo el resultado del BNG en Galicia que pasó de tener 6 escaños a lograr 19, gracias sobre todo al liderazgo de Ana Pontón que ha relegado al PSOE a tercera fuerza política en Galicia y ha vaciado los votos que tenía Podemos tras romper su pacto con Marea y sufrir un duro castigo para bajar de 14 escaños a cero.

Como también hay que subrayar el inquietante ascenso de Bildu en Euskadi que pasa de 18 a 22 escaños, lo que sumado a los 3 que sube el PNV y los 13 que sube BNG en Galicia anuncia el ascenso de 20 escaños nacionalistas  en el total de las dos elecciones lo que es para preocupar.

Y caída también de Podemos en el País Vasco que pasa de 11 escaños a 6, que es el mismo resultado que obtiene la coalición de PP y Cs que lideró el radical conservador Carlos Iturgaiz, tras la destitución por Pablo Casado del moderado Alfonso Alonso, y demostrando que el pacto electoral de Casado con Inés Arrimadas no solo no suma votos sino que además los baja. Y de ello ha sacado ventaja Vox el partido de Santiago Abascal que logra entrar en el Parlamento de Vitoria con un escaño de Amalia Martinez.

Y en conjunto y a pesar de la incertidumbre que provocaba la pandemia del Covid-19 en ambas citas electorales todo se desarrolló con normalidad y con medidas especiales de seguridad y prevención sanitaria, sin que los últimos rebrotes, de Mariña en Galicia y de Ordicia en el País Vasco, hayan incidido en la jornada electoral.

RELACIONADO