Srebrenica, 25 años después del "crimen más atroz" de la Europa de posguerra

El 11 de julio de 1995 fueron asesinados más de 8.000 hombres bosnios musulmanes a manos del Ejército serbobosnio

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha recordado este viernes el genocidio de la ciudad de Srebrenica (Bosnia-Herzegovina) que calificó como "el peor crimen atroz" perpetrado en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial e instó a seguir trabajando para lograr una "reconciliación genuina".

"Veinticinco años después rendimos homenaje a las miles de personas brutalmente asesinadas y nos comprometemos a no olvidarlas nunca", dijo Guterres en un breve mensaje de vídeo con motivo del 25 aniversario del asesinato de 8.000 bosnios de religión musulmana a manos de soldados del Ejército serbobosnio, en una zona protegida por la ONU y poco antes del fin de la guerra de Bosnia (1992-1995).

Como ya hicieran sus predecesores en el cargo, Guterres reconoció que "hace un cuarto de siglo las Naciones Unidas y la comunidad internacional le fallaron al pueblo de Srebrenica" y recordó las palabras del exsecretario general de la ONU Kofi Annan, que dijo que el fracaso de las fuerzas de paz "perseguirá nuestra historia para siempre".

El máximo responsable de la ONU subrayó la importancia de "afrontar ese pasado" para "dar un paso vital hacia la reconstrucción de la confianza".

"La reconciliación debe estar sustentada por la empatía y la comprensión mutuas. La reconciliación significa rechazar la negación del genocidio y los crímenes de guerra y de cualquier esfuerzo por glorificar a los criminales de guerra condenados", agregó.

Además de mostrar su pésame a las víctimas y a los familiares de las personas que todavía continúan desaparecidas, Guterres hizo un llamamiento "a todos en la región y más allá para contrarrestar el discurso del odio, la retórica de la división y las narrativas de desconfianza y miedo".

"Todos los ciudadanos de Bosnia-Herzegovina merecen el compromiso inquebrantable de sus líderes para trabajar hacia un ambiente de respeto mutuo sin discriminación, odio o incitación a la violencia", dijo el secretario general de la ONU antes de advertir que "en este sombrío aniversario recordamos que la paz en Bosnia y Herzegovina sigue siendo frágil". En este sentido, instó a seguir trabajando para lograr "una reconciliación genuina".

"Se lo debemos a las víctimas del genocidio de Srebrenica, a los sobrevivientes, al pueblo de Bosnia y Herzegovina y a toda la humanidad", concluyó.