Iglesias elogia la "valentía" de Sánchez por abrir el debate sobre la monarquía en España y pone en duda a Felipe VI

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha dicho este viernes que el Ejecutivo no puede ignorar el debate sobre la utilidad de la monarquía a raíz del caso del Rey Juan Carlos I, mientras que la oposición denuncia que, más que un debate, lo que se está produciendo es un ataque a la Corona.

Iglesias ha afirmado este viernes que el caso del Rey Juan Carlos I ha puesto de relieve que en la ciudadanía "crece un debate sobre la utilidad de la monarquía" y que el pueblo "ya no está dispuesto a tolerar ni ciertos privilegios, ni la corrupción, ni la impunidad".

Iglesias ha elogiado "la valentía y el sentido de Estado" del presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al calificar de "inquietantes y perturbadoras" las noticias sobre el Rey emérito, al tiempo que ha destacado la "sensatez" de Felipe VI por marcar distancias de su padre al renunciar a su herencia.

"Es una novedad muy importante respecto a la posición que tradicionalmente han adoptado los líderes del PSOE y los presidentes del Gobierno de España sobre la Corona y que creo que hay que poner en valor por su valentía y su sentido de Estado", ha subrayado Iglesias en las redes sociales.

En las últimas horas, el Presidente Sánchez ha manifestado una posición respecto a los escándalos que afectan a la...

Publicada por Pablo Iglesias en Viernes, 10 de julio de 2020

Según el líder de Unidas Podemos, Sánchez demuestra con su reflexión "su compromiso con un futuro mejor para España" porque "la responsabilidad de Estado no solo debe mirar al pasado, sino también al futuro".

"Con sus palabras, el presidente está señalando algo evidente: crece en la sociedad española un debate sobre la utilidad de la monarquía", argumenta Iglesias.

Ha señalado que este debate se hizo patente cuando Felipe VI anunció el pasado 15 de marzo que renunciaba a la herencia de su padre, "una voluntad de alejamiento" que, a su juicio, revelaba "sensatez" por parte del actual jefe del Estado.

No obstante, hace hincapié en que no se puede obviar que "la monarquía es una institución hereditaria en la que la legitimidad descansa precisamente en la filiación" y tampoco se puede desvincular los presuntos delitos cometidos por Juan Carlos I del cargo de Rey que desempeñó durante casi 40 años.

"Hay cosas que difícilmente se pueden disociar", ha concluido el líder de la formación morada sobre la institución monárquica y el caso del Rey emérito.

Iglesias admite que la actual correlación de fuerzas en el Parlamento y los procedimientos que establece la Constitución hacen que un debate sobre la monarquía "difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo".

También subraya que su partido está "comprometido con la ley" aunque algunas normas no le gusten, y que está dispuesto a trabajar para "cambiarlas democráticamente".

"Pero eso no significa que un Gobierno democrático pueda ser ajeno a los debates que preocupan a su pueblo, un pueblo que ya no está dispuesto a tolerar ni ciertos privilegios, ni la corrupción ni la impunidad. Nuestra obligación como Gobierno siempre debe ser escuchar a la sociedad", concluye.

Casado exige a Sánchez que defienda la monarquía

Para la oposición, sin embargo, no existe ningún debate en torno a la monarquía. Eso es, al menos, lo que piensa el presidente del PP, Pablo Casado, quien ha pedido a Sánchez que defienda a Felipe VI de los "ataques intolerables" del vicepresidente Iglesias. En su opinión, "lo inquietante y perturbador en España no es la Monarquía, sino este gobierno radical".

Casado hacía estas declaraciones en Vitoria, donde ha destacado que "esto no va contra el Rey, sino contra la monarquía constitucional, contra la unidad nacional, el Estado de Derecho". El líder del PP ha aprovechado para mostrar el apoyo expreso de su partido a Felipe VI y ha criticado que el presidente no le defienda. Cuando Iglesias "llama a un referéndum y pide la abdicación del Rey, no se puede tolerar que el presidente no defienda al jefe del Estado. No puede callar y otorgar", ha añadido.

Otro dirigente de su partido, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha reivindicado "el papel esencial y determinante" del Rey Juan Carlos y ha asegurado que cuando se ataca al Rey emérito no es por "presuntas irregularidades" sino que es un ataque a la monarquía "como forma de desestabilización".

También desde Vox, su presidente, Santiago Abascal, se pronunciaba este jueves en contra del debate suscitado por el Gobierno y por Sánchez, al que ha acusado de querer derribar la monarquía para convertirse en el jefe del Estado.

Además de Sánchez e Iglesias, otros miembros del Gobierno se han referido este viernes a la investigación sobre el Rey emérito, como la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien ha declarado que lo que se va sabiendo sobre las finanzas de Juan Carlos I produce "desazón". "Es desazonador", ha dicho en una entrevista en la Ser, en la que ha valorado la figura de Felipe VI que, según ella, "está haciendo una labor muy importante por este país".

Por su parte, el titular de Transportes, José Luis Ábalos, ha subrayado en Pontevedra que "somos todos iguales ante la ley, seamos quienes seamos" y el de Consumo, Alberto Garzón, ha abogado por "esclarecer todo lo posible" las actividades de Juan Carlos I y "dejar que funcione la Justicia".

Este asunto va más allá del ámbito político, ya que la Fiscalía General del Estado ha reforzado el equipo de fiscales que se encargan de la investigación sobre el presunto pago de comisiones en la construcción del AVE a La Meca, en las que podría estar involucrado el Rey emérito. El Ministerio Público ha emitido un comunicado donde informa de la composición del equipo que trabaja en la investigación.

Esta semana, la Fiscalía ha recibido parte de los datos que reclamó a Suiza sobre la investigación que ha desvelado que el padre del Rey presuntamente recibió, a través de una fundación panameña, una supuesta donación de cien millones de dólares del Rey Abdalá de Arabia Saudí, fallecido en 2015.

Lo que trata de averiguar la justicia de España es si el Rey emérito habría incurrido en fraude fiscal -al no declarar el ingreso de la donación en España-, ya que por su condición de anterior jefe del Estado solo podría ser juzgado por el Tribunal Supremo por delitos cometidos tras el 19 de junio de 2014, fecha de su abdicación.

RELACIONADO