El padre de Johnson desoye las recomendaciones del Gobierno británico y viaja a Grecia

Stanley Johnson, padre del primer ministro británico, Boris Johnson, ha admitido que ha viajado a Grecia, donde posee una segunda residencia, a pesar de que el Gobierno del Reino Unido recomienda limitar los viajes al extranjero a aquellos desplazamientos "esenciales".

Aunque Atenas ha vetado los vuelos directos desde el Reino Unido hasta mediados de julio, Johnson, de 79 años, llegó al país anoche haciendo escala en Bulgaria, según revela este jueves el tabloide Daily Mail.

"Estoy en Pelion (este de Grecia) por una cuestión de negocios esencial. Estoy intentando blindar contra el Covid mi propiedad, en vistas a la temporada de alquileres que se acerca", explicó el padre del jefe de Gobierno al diario británico.

"Tengo que instalar medidas de distancia (social) en la propiedad porque aquí se lo están tomando muy en serio", afirmó Johnson, que tras la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el pasado 31 de enero, ha comenzado a tramitar la nacionalidad francesa para blindar sus derechos como ciudadano comunitario.

El antiguo eurodiputado conservador (1979-1984) admitió que "los griegos están tratando de evitar llegadas en masa desde el Reino Unido".

"Aun así, estuvieron bastante contentos de que yo llegara. Todo lo que quisieron saber (en la frontera) fue de dónde venía y qué estaba haciendo", esgrimió.

Un portavoz del Gobierno recalcó que la recomendación de no viajar al extranjero sigue en pie, pero que "es responsabilidad de cada individuo tomar las decisiones por sí mismo".

A mediados de marzo, pocos días antes de que se decretara el cierre de todos los bares y restaurantes para prevenir la expansión del coronavirus en el Reino Unido, Stanley Johnson apostó por desoír las advertencias oficiales, que recomendaban mantener la distancia social y permanecer en casa. "Por supuesto que iré al pub si necesito ir a un pub", dijo entonces el padre del jefe del Gobierno.

Stanley Johnson urgió este jueves al Ejecutivo a negociar "puentes aéreos" lo antes posible para facilitar la llegada de turistas británicos a Grecia.

"Por lo que he visto al llegar aquí, los británicos no van a ser un peligro para los griegos, porque aquí están teniendo mucho cuidado", señaló.

El Ejecutivo británico espera revelar antes de que termine la semana una lista de en torno a 75 países a los que los residentes en el Reino Unido podrán viajar sin necesidad de pasar por una cuarentena de catorce días a su regreso a casa.