Merkel y Macron apoyan los fondos de 750.000 M. €. para la recuperación ‘eficaz’ de la economía de la UE

La canciller de Alemania Angela Merkel y el presidente de Francia Emmanuel Macron han acordado ayer -en Messeberg residencia cerca de Berlín-, unir los esfuerzos de ambos países para poner en marcha, en la cumbre de la UE de los días 17 y 18 de julio de los fondos europeos de 750.000 M € para una ‘recuperación eficaz’ de la UE tras la grave crisis sanitaria y su duro impacto en las economías europeas y especialmente en países como España e Italia.

Merkel, que este miércoles 1 de julio asumirá la presidencia del Consejo Europeo de la UE,  espera lograr que en la cumbre europea de Bruselas de los días 17 y 18 de julio que la UE avance, sin más retrasos, en pos de la aprobación de los fondos europeos de recuperación económica que ha propuesto la Comisión Europea de 750.000 millones de euros. De los que 500.000 serán subsidios no reembolsables y 250.000 créditos a devolver.

Esos, fondos de los que España espera recibir 140.000 millones de euros, tienen que ser aprobados por los 27 países de la UE entre los que figuran Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca que son contrarios a los subsidios y que abogan por que todos los fondos se conviertan en préstamos que hay que devolver.

Lo que no aceptan ni Merkel ni Macron que insisten en el riesgo de que los países mas necesitados puedan sufrir un excesivo aumento de su deuda pública, lo que derivaría en un desastre para la recuperación económica de los países más dañados y para la convergencia fiscal de la UE.

De manera que van a ser los Gobierno de Berlín y París quienes tienen que lograr (Merkel y Macron ya están hablando con los Gobiernos de La Haya, Viena, Copenhague y Estocolmo) un principio de acuerdo de los 27 antes de la cumbre del 18 de julio.

Al tiempo que recuerdan a los cuatro países disidentes que sus respectivas naciones tienen posiciones de privilegio en el Mercado Único de la UE, que se vería dañado si crecen las desigualdades internas, con el riego añadido de amenazas para el euro.

Lo que sí está claro es que España necesita el acuerdo sobre esos fondos europeos con la mayor urgencia, para que el Gobierno pueda elaborar los Presupuestos de 2021 y cuadrar las cuentas del Estado.

Es verdad que Pedro Sánchez había pedido fondos por valor de 1.500.000 millones euros, que la Comisión Europea ha reducido a la mitad. Pero, a la vez, teniendo en cuenta los otros 540.000 millones de euros disponibles desde el 1 de junio, de los Fondos MEDE (de rescates), del BEI (para las empresas) y de la Comisión (para el empleo).

Y falta por saber también cuáles son las condiciones que dicho Consejo Europeo va a imponer a los países beneficiarios de los nuevos fondos, que saldrán de la emisión de deuda mutualizada emitida -ya aceptada por todos- por la Comisión Europea y a cargo de los Presupuestos de la UE.

Y aunque parece claro que no habrá condiciones draconianas ni ‘hombres de negro’ para controlar el uso de esos fondos si queda claro, en lo relativo a los fondos subsidiarios (de los que España recibirá 73.000 M.), que nuestro país y el resto de naciones demandantes de fondos, deberán de presentar y argumentar proyectos concretos para ls recuperación económica a los que deberán destinarse esas ayudas para que sean ‘eficaces’ y favorezcan la ‘competitividad’.

Y en todo caso España, y el resto de países más afectados, deben aceptar también un calendario de control de déficit y convergencia fiscal con la UE. El que sin duda será más relajado que el que estaba en vigor, tras la dura caída de la economía que se va a acumular en 2020 (de hasta el 12,8 % en España, según el FMI) y la perspectiva de una muy lenta recuperación de la actividad económica del 6 %, en España, para 2021.

En la reunión de Messeberg Merkel y Macron han lanzado un mensaje de optimismo sobre el futuro inmediato de una UE ‘unida, solidaria, ecológica y digital’ que debe incluir, como subrayó Macron, las ‘políticas alimentarias, sanitarias, industriales y de la defensa y seguridad’.

RELACIONADO