La bandera arcoíris provoca una nueva discrepancia entre PP y Cs en Madrid

El debate sobre si colocar o no banderas arcoíris en los edificios institucionales para celebrar el Orgullo LGTBI se ha convertido este lunes en un nuevo motivo de discrepancia entre los socios del Gobierno de Madrid, ya que mientras el PP ha decidido no mostrar ningún símbolo en la Real Casa de Correos, Cs ha optado finalmente por una pancarta en la sede de la Vicepresidencia.

El Tribunal Supremo prohibió en una reciente sentencia poner banderas "no oficiales" en el exterior de edificios públicos para preservar la neutralidad institucional, un fallo que ha provocado reacciones dispares en las administraciones madrileñas.

Aunque desde el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso (PP) no se habían pronunciado al respecto en los últimos días, este lunes fuentes del Ejecutivo han confirmado que no se desplegará la bandera arcoíris en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia de la Comunidad.

Ayuso se ha alineado así con el Ayuntamiento madrileño, que también ha optado por dar cumplimiento a la sentencia del Supremo, aunque durante el fin de semana iluminó con los colores del arcoíris el Palacio de Cibeles, ha colocado banderolas en las calles y ha celebrado el Orgullo este lunes con un acto institucional.

Sin embargo, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado (Cs), ha colocado este lunes una pancarta arcoíris con el lema 'El orgullo de ser libre' en la sede de la Vicepresidencia regional, en la calle Pontejos de la capital, a escasos metros de la Puerta del Sol, donde está la Real Casa de Correos.

Aguado ha asegurado que le gustaría ver algún emblema arcoíris en la Puerta del Sol, "pero es una decisión que corresponde a la presidenta y tendrá que preguntarle a ella", ha afirmado sobre su socia de Gobierno ante los periodistas.

La decisión del vicepresidente ha suscitado las críticas de la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, quien ha acusado a Aguado de "intentar burlar sentencias del Supremo" y le ha comparado con el presidente catalán, Quim Torra, al cuestionar ambos en su opinión "los pilares de nuestras instituciones".

Por otro lado, la ausencia de la bandera arcoíris en el Palacio de Cibeles ha tensado la celebración del acto institucional del Orgullo LGTBI del Ayuntamiento de Madrid, un evento en el que el Gobierno local ha estado representado por la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs), y no por el alcalde, y al que no ha acudido ningún edil de Vox.

Las críticas al Gobierno municipal han venido de la mano de COGAM, uno de los organizadores del Orgullo LGTBI en la capital. Su vicepresidente, Jesús Grande, ha reclamado la enseña acoíris en Cibeles y ha asegurado que esperaba "más valentía" por parte del Gobierno de PP y Cs.

También se ha unido a las críticas Marta Higueras, portavoz de Más Madrid, quien ha denunciado los "recortes" en la campaña de visibilización del Orgullo y ha señalado que se podría haber puesto la bandera en un mástil en la calle.

Ambas intervenciones han tensado el acto institucional, en el que la vicealcaldesa de la capital ha tomado la palabra en último lugar, defendiendo que la bandera no se ha colgado debido a la sentencia del Tribunal Supremo que lo prohíbe y cargando contra el "acoso LGTBI" que sufrió Ciudadanos en la marcha del Orgullo en 2019.

RELACIONADO