Un muerto y seis heridos en un apuñalamiento múltiple en un hotel del centro de Glasgow

La Policía escocesa ha abatido al atacante y descarta un acto terrorista

Seis personas resultaron heridas este viernes en un ataque con cuchillo perpetrado en un hotel de Glasgow (Escocia), cuyo autor fue abatido y declarado muerto por la Policía, que descartó que se trate de un incidente terrorista.

Los heridos son un agente de policía de 42 años, que está hospitalizado en situación "estable", y otros cinco hombres de 17, 18, 20, 38 y 53 años, que también se encuentran en centros hospitalarios, informó Steve Johnson, Adjunto al Jefe de Policía de Escocia, en declaraciones a los medios desde el lugar de los hechos.

"Nuestros pensamientos están con las familias de los heridos, incluido nuestro oficial (...) El incidente no se trata como terrorismo y nuestra investigación sobre las circunstancias continúa. No existe un riesgo mayor para el público, sin embargo, la calle permanece cerrada y la gente debe evitar el área", afirmó Johnson.

Confirmó que no se busca a nadie más por estar implicado en este suceso, del que todavía se desconocen los motivos o las relaciones entre los implicados.

Además de la muerte del atacante por disparos de los agentes, previamente fuentes policiales habían indicado a los medios que había habido al menos otros dos fallecidos en el ataque, sin embargo esto no ha sido de momento confirmado oficialmente.

Alrededor de las 12 GMT la Policía escocesa informó de que se había producido un "incidente serio" en el hotel Park Inn, ubicado en la calle West George Street, una de las arterias comerciales más importantes del centro de Glasgow, que sin embargo estos meses está mucho menos concurrida debido al cierre de negocios por la COVID-19.

El hotel, cerrado al público debido a la pandemia, estaba siendo usado como alojamiento temporal para solicitantes de asilo, personas en proceso de trámite para intentar obtener el estatus de refugiados en el Reino Unido.

Uno de ellos, un varón que habló con el diario británico "The Times" bajo condición de anonimato, contó que escuchó gritos desde su habitación del mismo hotel, a donde fue trasladado temporalmente hace tres semanas a la espera de que se gestione su solicitud de asilo.

"Cuando bajé las escaleras vi a uno de los recepcionistas cubierto de sangre. Había sido apuñalado en el abdomen. Había sangre por toda la alfombra. En la entrada vi a dos policías que estaban ayudando a otro recepcionista que también había sido apuñalado en las escaleras de entrada", relató.

“Estaban tirados en el suelo. Inmediatamente llamé a mi madre y le dije que se quedara en la habitación con la puerta cerrada y que se mantuviera lo más tranquila posible", agregó.

Otro testigo, Craig Milroy, que se encontraba en un edificio de oficinas cercano al hotel, relató que observó a un hombre herido recostado en los escalones exteriores del edificio y a varias personas que eran conducidas hasta las ambulancias.

"Vi a un hombre de ascendencia africana, sin zapatos y tendido en el suelo con lo que parecía una puñalada y con alguien que le comprimía la herida. No sé si era una herida de bala, una puñalada o qué era", contó Milroy a la cadena pública británica.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó que ha sido "una tarde terrible para la ciudad de Glasgow" y señaló que había mantenido una breve conversación con el jefe del Gobierno británico, Boris Johnson, quien le expresó su preocupación por lo sucedido.

Ambos agradecieron la rapidez y el trabajo de los servicios de emergencia, cuyas primeras unidades se trasladaron al lugar de los hechos en dos minutos.

"Estos son incidentes que nos sorprenden a todos y nos dejan una sensación de ansiedad. La Policía, a través de su profesionalismo y calmada gestión, contuvo esta situación relativamente rápido", dijo Sturgeon en declaraciones a la BBC.

La jefa del Ejecutivo regional instó a los ciudadanos a seguir las recomendaciones de las autoridades y a informarse por los canales oficiales.

"Claramente hay mucha especulación sobre este incidente, que sigue bajo investigación. Insto a todos a evitar esa especulación, a no compartir material potencialmente dañino o molesto en las redes sociales y a seguir el consejo de la policía mientras se realizan las investigaciones", destacó.

El ataque ha suscitado cierta preocupación por la posibilidad de que se produzcan otros incidentes, ya que recientemente hubo altercados en el centro de Glasgow durante una manifestación en defensa de los derechos de los refugiados y solicitantes de asilo, que fue atacada por simpatizantes de la extrema derecha.

La alcaldesa de Glasgow, Susan Aitken, instó a los ciudadanos a "no politizar" lo ocurrido ni usarlo "para dividir a la ciudad".

"Ha habido mucha especulación esta tarde que no ha sido útil y que no ayuda. No es justo para las víctimas, no es justo para las familias de las víctimas y no ayuda a la ciudad. Glasgow necesita unirse, necesitamos respaldarnos mutuamente y apoyar a nuestras comunidades a través de lo sucedido", declaró Aitken.