Reino Unido suma 186 muertos más en 24 horas mientras saltan las alarmas por playas atestadas y fiestas ilegales

La gestión de la desescalada ha encendido las alarmas, después de que en los últimos días, decenas de miles de personas se hayan precipitado a las playas y a realizar fiestas

Las muertes por COVID-19 confirmadas por test en el Reino Unido ascienden este viernes a 43.414, tras sumar 186 en 24 horas, informó el ministerio de sanidad del Gobierno conservador británico.

El ministerio indicó que, de 8,9 millones de pruebas diagnósticas hechas desde el principio de la pandemia, 309.360 dieron positivo, de las cuales 1.006 en las 24 horas hasta las 8 GMT de este viernes.

Si bien los datos del Gobierno reflejan solo los casos de coronavirus confirmados por test, otras estadísticas indican que el número real de decesos atribuibles al virus superan ya los 54.000 en este país.

En plena desescalada del confinamiento, el Reino Unido se mantiene como el Estado europeo con más muertes por la COVID-19 y el tercero del mundo, por detrás de Estados Unidos y Brasil.

El Gobierno del primer ministro, Boris Johnson, intenta combinar la necesidad de contener el virus para evitar muertes y proteger el sistema sanitario con su objetivo de acelerar la reactivación de la economía, que se encamina a la mayor recesión de la historia del país en tiempos de paz.

Se espera que en julio reabran en el Reino Unido los recintos culturales, peluquerías y establecimientos de hostelería como bares y restaurantes, al tiempo que el Ejecutivo revisará la normativa que obliga a cumplir una cuarentena de 14 días a los viajeros que lleguen a territorio británico.

Playas atestadas y fiestas ilegales

Sin embargo, la gestión de la desescalada ha hecho saltar las alarmas, después de que en los últimos días, en que ha hecho un inusual buen tiempo, decenas de miles de personas se hayan precipitado a las playas y a realizar fiestas.

En el barrio londinense de Notting Hill, varios policías resultaron agredidos anoche cuando intentaban dispersar a una multitud que participaba en una fiesta ilegal, mientras que en ciudades como Manchester (norte inglés) se han registrado también eventos multitudinarios que no respetaban la distancia personal de seguridad.

En muchas playas británicas se ha visto a gente aglomerada, lo que ha llevado al Gobierno a amenazar con cerrarlas sin no se respeta la equidistancia de más de un metro.

En la noche del jueves, cerca del estadio de fútbol del club de Liverpool (noroeste inglés), unas 5.000 personas se concentraron para celebrar que el equipo se proclamara campeón de la Liga inglesa.

Por otra parte, la estrategia del Gobierno contra la pandemia está recibiendo críticas de los expertos, que alertan, entre otras cosas, de que ha introducido tests de anticuerpos sin antes comprobar que son fiables.

Con el desconfinamiento, la Policía británica ha visto aumentar la delincuencia. Este viernes mismo se ha producido un suceso grave cuando un hombre ha sido abatido a disparos por agentes después de asesinar a cuchilladas al menos a dos personas en un céntrico hotel de Glasgow (Escocia) y herir a varias más.