Iglesias teme una gran operación para expulsarlo del Gobierno y ataca a González y al Rey emérito

Sánchez calla ante los movimientos ‘republicanos’ de Iglesias y su agresión al PSOE y se debate entre un pacto con ERC, Cs y el PP

El vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias teme una operación política y económica para que Pedro Sánchez decida expulsar a Unidas Podemos de su Gobierno y se decante por un pacto con Cs y el PP para la recuperación económica y social del país, la aprobación de los Presupuestos de 2021 y para facilitar los acuerdos del ‘diálogo social’.

Iglesias sabe que desde la UE, el poder económico español y buena parte del PSOE se presiona para que Sánchez rompa con Podemos y pacte con Cs y PP. Y ve una señal de alarma inquietante en el cambio de la dirección de El País, hasta hace poco ‘sanchista’ y en cuyo Grupo PRISA Sánchez intentó, sin éxito, colocar a dos consejeros afines, Contreras y Ocaña.

Sánchez juega con tres barajas, ERC, Cs y PP y ha enviado, sin éxito, al partido de Pablo Casado dos emisarios: José Luis R. Zapatero que se reunió en secreto con Teodoro G. Egea para pedir que el PP abra un canal secreto de diálogo con La Moncloa; y el intento fallido de la vicepresidenta Carmen Calvo de ‘tomar un café’ con Cayetana A. de Toledo que lo rechazó.

Y es, en este contexto, cuando se ha producido el anuncio del portavoz de UP en el Congreso, Pablo Echenique, de que su Grupo apoyará la iniciativa de Bildu y otros partidos nacionalistas de abrir una investigación sobre la participación de Felipe González en los GAL y las presuntas comisiones del Rey emérito. Lo que incluye una velada amenaza republicana. Y lo que ha causado malestar entre destacados barones y dirigentes del PSOE, como la andaluza Susana Díaz que salió en defensa de Felipe González.

Un ataque de UP contra González que en realidad encierra un ataque contra la historia reciente del PSOE y la Transición. Y agresión que impulsa Pablo Iglesias desde la vicepresidencia del Gobierno que preside Pedro Sánchez, con o sin el consentimiento de Sánchez.

El que, de momento, se ha puesto de perfil para no intervenir en este nuevo problema interno de su Gobierno, bien porque le interesa creer que Iglesias solo está respondiendo a la declaración de González en la que comparó las divergencias internas del Gobierno con ‘el camarote de los hermanos Marx’, bien porque Sánchez está harto de las intrigas de González, del que sabe que actuó en 2016 en la trama que lo cesó en la secretaría general del PSOE.

Los posibles pactos de Sánchez con ERC, Cs y PP

Y todo esto ocurre en plena crisis sanitaria y económica española y cuando España está a punto de abrir la plena movilidad nacional el lunes. Y mientras la OMS se advierte del peligro de nuevos rebrotes del virus; y desde el FMI se anuncia que lo peor de la crisis está por llegar en el desempleo.

Datos todos ellos que tienen al presidente Sánchez sumido en la inquietud y el desconcierto mientras baraja sus posibles pactos para aprobar los PGE y garantizar la estabilidad de su Gobierno y su Presidencia para lo que cuenta con las tres opciones de: ERC, Cs y el PP.

- El pacto con ERC. Este pacto del Gobierno de PSOE y UP con ERC y con PNV y Bildu, que en realidad repite la alianza de la investidura, incluirá la necesidad de que Sánchez haga cesiones de soberanía nacional a PNV, ERC y Bildu, en el País Vasco (otro estatuto) y Cataluña (consulta sobre la autodeterminación y los indultos para los golpistas, para que Junqueras sea candidato en las elecciones catalanas). Este acuerdo, salvo que PNV ponga muchas condiciones, puede favorecer unos presupuestos progresistas.

- El pacto con Cs. La segunda opción de Sánchez es que PSOE y UP se entiendan con Cs y PNV con unos Presupuestos moderados en los que la dificultad estribará en las exigencias laborales y fiscales que Podemos querrá imponer (contrato único, despido y convenios). Cs también exigirá contrapartidas políticas, negando concesiones soberanistas a ERC. Este acuerdo sería bien recibido por la UE y los mercados internacionales.

- El pacto con el PP. Es el más difícil y solo tendría posibilidades si fracasan las opciones de ERC y Cs, o si el nivel de la crisis de la economía y del paro es enorme y exige la ‘gran coalición’. Este pacto incluiría la salida de UP del Gobierno y estaría avalado por PSOE, PP y Cs, con un Gobierno en minoría solo del PSOE. Este acuerdo sería el mejor recibido en la UE y los mercados, y dejaría a Sánchez en debilidad. Pero Casado duda sobre esta opción porque cree tener arrinconado a Sánchez tal y como lo esperaba Aznar.

En estos pactos juega un papel decisivo el calendario político que se inicia a primeros de julio con la Mesa de Diálogo catalana. También en julio se debe acordar en el Congreso el ‘techo de gasto’ de los Presupuestos de 2021 que se han de aprobar en octubre. En septiembre se espera en Cataluña, una tensa Diada por los presos y los prófugos del ‘procés’. Y a partir del día 17 de ese mes el Tribunal Supremo confirmará la inhabilitación de Quim Torra como político y presidente de la Generalitat.

RELACIONADO