Sánchez se abre a pactos con el PP y el Gobierno avisa a Podemos que habrá que 'adaptar' su acuerdo

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que está dispuesto a llegar a acuerdos con el PP en el ámbito sanitario, económico y social si "cambia de estrategia" y deja la "bronca" en la que, a su juicio, ha estado instalado estos tres meses junto a Vox. Este ofrecimiento del presidente se produce horas después de que Ciudadanos exigiera que el Ejecutivo incluyera al PP en el diálogo para los Presupuestos de 2021 y que tanto las ministras María Jesús Montero como Carmen Calvo hicieran un llamamiento a la flexibilidad de los partidos para sacar adelante unas cuentas públicas más necesarias que nunca a causa de la pandemia. Pese a ello, algunos de los socios de la investidura de Sánchez como ERC o PNV recelan de cualquier acuerdo con Cs, mientras Montero ha dado por hecho que el acuerdo de coalición entre los socialistas y Unidas Podemos se habrá de adaptar a la nueva coyuntura provocada por la crisis del coronavirus.

Durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, Sánchez ha asegurado al portavoz del Grupo Popular en la Cámara Alta, Javier Maroto, que "nunca es tarde si la dicha es buena" y ha saludado que el PP hable de acuerdos, ya que su Ejecutivo está dispuesto a llegar a acuerdos con el primer partido de la oposición en "el ámbito sanitario, económico y social". En este sentido, ha señalado que, si no es una "mera declaración de intenciones", los 'populares' estarán "dando un giro de 180 grados a esa estrategia de confrontación y crispación" de los últimos tres meses y podrán sentarse para "hablar de futuro, de reconstrucción y de recuperación económica y social".

Dicho esto, Sánchez ha dicho que quería "coger el guante" que lanza el PP en el Senado y ha ofrecido crear una comisión de evaluación mixta Congreso-Senado "para hablar de futuro" en un "debate constructivo" sobre "las cosas que deben aprender de esta pandemia". "Ojalá su grupo se sume a esta comisión", ha espetado a Maroto, si bien ha dicho que "se nota" que al PP le cuesta".

El jefe del Ejecutivo ha afirmado que "lo más importante" es que puedan llegar a acuerdos porque es lo que quiere la ciudadanía en esta situación "tan inédita". "El Gobierno nunca ha rechazado crear esos espacios para dar una oportunidad al acuerdo", ha asegurado, para poner como ejemplo de ello el acuerdo que cerró con Pablo Casado para crear una comisión de reconstrucción en el Congreso.

Eso sí, el presidente del Gobierno ha solicitado a Maroto que diga a la portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, que "no se alinee con los halcones europeos y atienda también a las demandas de España". Y una vez más, Sánchez ha emplazado al PP a "elegir" si quiere "continuar con la bronca" junto a "la ultraderecha" de Vox como, a su juicio, ha ocurrido estos tres meses de pandemia o llegar a acuerdos con el Gobierno. Si opta por este último caso, ha dicho que el Gobierno está "dispuesto a dialogar y a acordar" con el Partido Popular.

'Adaptar' el acuerdo del Gobierno de coalición

Horas antes, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, tras ser preguntada si atenderán las peticiones de los empresarios o únicamente seguirán el acuerdo programático con Podemos, la ministra Montero ha calificado el programa de gobierno de la coalición como "un pegamento de cohesión, una hoja de ruta que guía" al Ejecutivo, pero que, "como cualquier iniciativa política tiene que tener capacidad de adaptación al entorno y momento concreto".

"No podemos hacer como si la pandemia no hubiera ocurrido", ha reconocido la portavoz, que, de cara a la aprobación de unos nuevos Presupuestos, ha subrayado que deberá ser la Comisión de Reconstrucción Económica y Social del Congreso de los Diputados quien identifique en qué ámbitos de actuación hay que poner el acento los próximos años. "Tendremos que tener esa capacidad de dejarnos guiar por nuestro acuerdo programático, pero teniendo los pies en el suelo para escuchar a todos y concitar las mayores alianzas posibles", ha señalado. "El Gobierno por sí solo no puede aprobar un presupuesto" y "eso supone modular su propia hoja de ruta que tenía prevista antes de la pandemia", ha abundado.

De esta forma, ha aclarado que no se trata de modificar el acuerdo programático con Unidas Podemos, que impregna "la totalidad de acciones del Gobierno desde que se constituyó", sino de seleccionar, de la "batería de medidas" que no tenían calendario, para "priorizar y adaptar a las circunstancias". En concreto, ha apuntado que hay que elegir aquellas que contribuyan a la reconstrucción, a construir servicios públicos de calidad y a dotar al tejido productivo de instrumentos "transformadores" que permitan "ganar músculo, fortaleza y absorber una parte del mercado laboral, básicamente los jóvenes que han sido despedidos por la crisis". "No se trata de modificar, sino de priorizar y adaptarnos a las circunstancias del entorno, que nos tiene que permitir acertar bien porque los recursos siempre son limitados pero las necesidades son muchas", ha agregado.

Por su parte, Calvo ha pedido a los partidos políticos "posiciones flexibles" ante la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y ha elogiado la "actitud constructiva" de Ciudadanos por su apoyo al Gobierno en la crisis del coronavirus. Preguntada por las incompatibilidades entre Unidas Podemos, el socio del PSOE en el Ejecutivo de coalición, y Ciudadanos, Calvo ha señalado que habrá "que ser flexibles en algunas posiciones" y ha reivindicado el carácter "progresista y reformista del Gobierno". "Va a perder quien no sea capaz de negociar o entender que estamos en una situación de necesidad de levantar este país", ha declarado. En este sentido, ha explicado que todas las formaciones deberán "ceder en algo" y que "un buen pacto" es aquel en el que "se sale medio contento y medio triste". "Cuando hay vencedores y vencidos no hay pacto (...) Hemos de cambiar la cultura", ha dicho.

Podemos: "El pacto está bien como está"

Tras la declaración de Montero, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha defendido que el acuerdo programático que firmaron con el PSOE para conformar el Gobierno de coalición "está muy bien adaptado a la situación actual", para hacer frente a la pandemia, y que "como todos los acuerdos, exige su cumplimiento", aunque ha reconocido que esto no está reñido con tener "flexibilidad".

Según Echenique, "es obvio que después de la peor epidemia en 100 años, uno tiene que analizar lo que había acordado previamente", ya que tanto Unida Podemos como el PSOE se presentaron a las elecciones con programas escritos "sin conocer los efectos económicos y sociales que iba a tener una epidemia tan grave". "Seguramente si lo hubiéramos sabido, hubiéramos llevado una mayor inversión en sanidad pública", ha apostillado.

"Es un acuerdo progresista, que habla de fortalecer el Estado del Bienestar, de modernizar el sistema productivo y que habla de una reforma fiscal progresiva. En ese sentido, y más allá de la flexibilidad que evidentemente va a tener que tener el Gobierno en estos momentos de excepcionalidad, pensamos que el acuerdo de Gobierno es un buen punto de partida", ha reivindicado.

Además, Echenique ha augurado que Ciudadanos tendrá "dificultades ideológicas" para apoyar el contenido de los presupuestos y cree "sensato" que las fuerzas progresistas que invistieron a Sánchez se sientan "más proclives" a apoyarlos. Según ha remarcado, en una negociación "hay que fijarse en los contenidos" y el Gobierno progresista -ha dicho- tendrá que recoger en las cuentas un refuerzo a la sanidad, la educación, la inversión pública y la atención social, y para ello articular un sistema de recaudación de impuestos más progresivo.

Casado, abierto a pactos

En la mañana de este martes, el líder del PP, Pablo Casado, subrayó que el PP ofrece la "mano tendida" al Gobierno y esperaba que Sánchez "conteste" a sus ofertas de pacto, como el Pacto Cajal por la sanidad. "En definitiva, siempre tenderemos la mano al pacto", señaló durante un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum a través de 'Nef online' en el que ha presentado al candidato de la coalición PP+Cs en Euskadi, Carlos Iturgaiz, como la "alternativa a Iñigo Urkullu/Idoia Mendía". Casado incluso se abrió también a poder lograr un acuerdo económico "para luchar contra los estragos" del coronavirus.

Más tarde, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, descartaba que su partido pudiera  apoyar unos presupuestos estatales si Sánchez no abandona sus "derivas radicales" a nivel político, territorial y económico y rompe con Podemos y los independentistas. En una rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, Álvarez de Toledo ha apuntado que Sánchez tendría que abandonar los "elementos incompatibles con la sensatez", como los "ensayos populistas" de nacionalización de empresas o la derogación de la reforma laboral del PP.

Por su parte, el coportavoz de Ciudadanos (Cs) en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, ha afirmado que este partido decidirá apoyar o no los Presupuestos que presente el Gobierno  "en función de que sean unas cuentas responsables y sensatas, y pensando únicamente en la salida de la crisis económica, que se vaticina espeluznante". Ciudadanos está convencido de que se puede llegar a un gran acuerdo para sacar adelante los Presupuestos  del año que viene, con el PP incluido, si entran en el pacto empresarios y sindicatos, ya que, de ser así, el partido naranja cree que a los populares les será muy difícil mantenerse al margen. Por eso, fuentes de la dirección de Cs aseguran que ellos van a insistir en que hay que involucrar a los agentes sociales en la elaboración de estas cuentas públicas "de reconstrucción", una idea que ya puso Inés Arrimadas sobre la mesa en pleno confinamiento.

"Sánchez tiene la obligación de elaborar unos presupuestos que busquen el consenso entre todos los partidos, incluido el PP", ha dicho Edmundo Bal en esa línea, en una entrevista en Radio Euskadi, aunque ha precisado que este asunto "queda lejos, no está aún encima de la mesa y depende de muchas variables, como la ayuda que pueda venir de la UE".

Rufián, al Gobierno: "O ERC o Cs"

Sin embargo, algunos de los socios del Gobierno de Sánchez ya han mostrado sus reticencias a cualquier acuerdo que incluya a Cs. Así, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha emplazado al Gobierno a que elija entre los republicanos catalanes o Ciudadanos para negociar los Presupuestos del año que viene "porque las dos cosas no pueden ser" y ha insistido en que llegar a un acuerdo con ambos "es bastante incompatible".

Unos Presupuestos pactados con la derecha, con un partido "que hasta hace muy poco estaba en la foto de Colón no es que sea incompatible con ERC, es incompatible con cualquier medida justa" ha subrayado Rufián en una rueda de prensa en el Congreso. "Una cosa es ceder y otra cosa es un chantaje, y en política chantajear es malo", ha insistido Rufián refiriéndose a la flexibilidad que Calvo ha pedido a los partidos a la hora de negociar las cuentas.

ERC ha desestimado la posibilidad de poder llegar a un entendimiento con una formación de la que ha dicho que lo siguiente "a querer cargarse la mesa de diálogo sobre Cataluña es querer cargarse una fiscalidad justa y el ingreso mínimo vital" o intentar imponer el contrato único o la mochila austriaca. "Ciudadanos es Vox en fase 1 y Arrimadas no es de repente Merkel, sino que se parece más a Cospedal y a Aguirre", ha subrayado.

Más prudente se ha mostrado el PNV que ya avisado de que es pronto para hablar de cesiones ante los próximos Presupuestos a que todavía se desconocen cuestiones como el techo de gasto y ha descartado un acuerdo con ERC previo a la negociación.

RELACIONADO