Casado ofrece a Sánchez "un pacto económico para luchar contra los estragos del coronavirus"

El líder del PP insiste en poder llegar a un acuerdo sanitario con el PSOE y subraya que su formación siempre "tenderá la mano"

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha asegurado que espera que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, "conteste" a su oferta de acuerdos para hacer política "constructiva y en positivo" y ha subrayado que su formación "siempre" tenderá "la mano al pacto". De hecho, este martes se ha abierto también a poder lograr un acuerdo económico "para luchar contra los estragos" del COVID-19.

En la presentación de la conferencia online de Carlos Iturgaiz, candidato de PP+Cs para las elecciones vascas del 12 de julio que ha organizado Nueva Economía Fórum, Casado ha destacado que el PP ha propuesto en la comisión de reconstrucción del Congreso un pacto sanitario, el 'Pacto Cajal'.

Casado ha afirmado que sería una especie de 'Pacto de Toledo' sanitario "por la investigación y el cuidado de los mayores" y ha agregado que a las próximas generaciones les "interesa" que PP y PSOE alcancen un acuerdo en ese sentido a nivel nacional.

Además, el presidente del PP ha señalado que el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, propondrá este mismo martes otro pacto "para la política social" a través de una comisión en la Cámara Alta en la que participen las comunidades autónomas.

Casado ha señalado que ha ofreció a Sánchez acordar un "plan jurídico" si hay rebrotes del coronavirus y ha agregado que también ha puesto sobre la mesa la creación de una oficina de atención a las víctimas del COVID-19.

"En definitiva, nosotros siempre tenderemos la mano al pacto, también económico para luchar contra los estragos del coronavirus", ha manifestado, para añadir que esperan que Sánchez les "conteste" a estas cuestiones que "importan mucho" a los ciudadanos. Los 'populares' ya presentaron hace varias semanas el plan 'Activemos España' con tres patas: una económica, una sanitaria y otra jurídica.

Ante las elecciones vascas del 12 de julio, Casado ha asegurado que su partido tiene "mano tendida a una política constructiva y en positivo para recuperar el empleo, la inversión y la grandeza" del País Vasco, que "siempre ha sido parte fundamental de España y de Europa".

Al ser preguntado si se trasladará a la campaña vasca esa crispación que hay en el Congreso, Casado ha subrayado que "habrá que preguntarle a Pedro Sánchez" y ha recalcado que el PP "siempre ha tendido la mano al constitucionalismo en toda España, pero sobre todo en el País Vasco".

En este punto, ha recordado que Patxi López fue lehendakari "gracias a los votos del PP, sin pedir nada a cambio, simplemente para dar una alternativa a esta tierra después de décadas de nacionalismo". Eso sí, ha recalcado que ese gobierno "fue francamente decepcionante". "Ahora solo Iturgaiz es la alternativa a Urkullu/Mendía. O Idoia Mendía/Iñigo Urkullu", ha apostillado.

Montesinos: "El PP plantea un plan económico"

En parecidos términos se ha expresado el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, que ha repasado las ofertas de pacto que ha realizado Casado al Gobierno. Sin embargo, ha subrayado que Pedro Sánchez lleva "semanas" sin llamar al líder de la oposición y ha añadido que, por la vía de los hechos, demuestra que no quiere acuerdos con el Partido Popular.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Montesinos ha hecho hincapié en el plan de choque económico que plantea el PP, con bajada de impuestos, como se ha hecho en Alemania, y liquidez suficiente para evitar quiebras de empresas y autónomos. También ha defendido extender los ERTE hasta final de año a sectores como el turismo, hostelería o comercio.

"La pregunta a estas alturas es si Pedro Sánchez está dispuesto a negociar con el PP porque por la vía de los hechos ha dejado claro que no quiere saber nada con el primer partido de la oposición", ha reiterado, para añadir que mientras Casado proponía el 'Pacto Cajal', Sánchez "lo que hacía era pactar con Bildu derogar la reforma laboral".

Además, Montesinos ha afeado a Sánchez y el PSOE sus "mantras" llamando a la unidad o que el PP "crispa". A su juicio, la unidad se demuestra por la vía de los hechos y la prueba es que "hace semanas que Sánchez no llama a Casado".

El responsable de Comunicación del PP ha subrayado que su formación "siempre" ha tenido "mano tendida" al acuerdo porque son "un partido responsable, de Estado y que se debe a los españoles". Sin embargo, ha insistido en que cuando el PP pone ofertas encima de la mesa, el Gobierno se dedica a "mirar para o otro lado" y "atacarles". "Patriotismo es defender el interés general y no callar ante las cosas que hace mal el Gobierno", ha concluido.

El PP exige a Sánchez dejar su "deriva radical"

Por su parte, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha asegurado este martes que Sánchez debería abandonar la "deriva radical y ultra" de su Gobierno si quiere sentarse a negociar el proyecto de PGE con el PP. Así, ha recalcado que su formación no puede pactar en este momento con un Gobierno que tiene a un ministro como Alberto Garzón que habla de "nacionalizar" empresas y ha insistido en que antes el PSOE debería "volver" a la senda del constitucionalismo.

"Esa pregunta hay que hacérsela al PSOE: ¿están ustedes dispuestos a romper con Podemos y el separatismo para forjar un gran consenso constitucional y reformista en España?, ha declarado Álvarez de Toledo en una rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Portavoces al ser preguntado si hay alguna posibilidad a que el PP pueda plantearse negociar las cuentas públicas si el PSOE le tiende la mano.

Álvarez de Toledo ha afirmado que ahora se trata de una "gigantesca hipótesis" de la que no tiene "felices indicios" porque para eso el PSOE debería "romper con Podemos" y abandonar la "deriva autoritaria y rupturista que imprime" Pablo Iglesias, con "influencia ideológica" además del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, así como aparcar sus "acuerdos estructurales con el sepatatismo".

La dirigente del PP ha señalado que si eso ocurriera, entonces podrían "empezar a hablar de hipótesis" pero ha insistido en que ella "no tiene ni un solo indicio" de que esa situación pueda producirse. "Cada vez que me he hecho ilusiones de ese tipo, me he estrellado contra la realidad de los hechos", ha enfatizado, para añadir que hay que intentar no volver a "tropezar con la misma piedra".

Así, Álvarez de Toledo ha resaltado que ella aún no ha visto "ni un solo hecho del PSOE que invite a pensar que está dispuesto a romper sus alianzas con el separatismo radical y a romper con un partido que pretende la derogación del sistema constitucional", considerando a la Carta Magna un "candado", en alusión a Podemos.

La portavoz del PP ha asegurado que hay "muchos socialistas" que manifiestan "graves quejas sobre la deriva socialista y una honda preocupación". A su entender, si el Partido Socialista "volviera a la senda del constitucionalismo, otra historia" tendrían en este momento en España. "Ojalá eso ocurriera", ha dicho.