Lisboa sigue bajo la lupa por la alta acumulación de nuevos contagios

La capital lusa y sus alrededores concentran el 75% de los 342 nuevos contagios registrados en el país vecino

La pandemia del coronavirus en Portugal sigue concentrada en la región de Lisboa, que acumula el 75 % de los contagios de las últimas 24 horas, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias a permitir a los hospitales que vuelvan a suspender la atención y consultas no urgentes.

Según el último boletín de la Dirección General de Salud (DGS) lusa, Portugal suma 34.693 contagios por COVID-19, 342 más que hace 24 horas, de los cuales 255 corresponden a Lisboa y Valle del Tajo, y se han registrado otros cinco fallecimientos.

No obstante, la ministra de Sanidad, Marta Temido, aclaró en rueda de prensa que parte de los nuevos contagios en las regiones Norte y Centro no fueron identificados en las últimas 24 horas, sino que corresponden a fechas anteriores pero no se habían registrado en las bases de datos.

Además, Portugal registró cinco nuevos fallecimientos, con lo que las víctimas mortales que ha provocado la pandemia en el país ascienden a 1.479.

Temido explicó que el aumento de casos en la región de Lisboa, concentrado en cinco municipios, se debe a tres razones: un retraso en la curva epidemiológica en la zona, la estrategia de realizar más test y el perfil de los infectados, en su mayoría jóvenes, muchos asintomáticos.

Por ello, alertó de que esperan que los números sigan aumentando en los próximos días en Lisboa, donde se mantendrá algunas restricciones como el cierre de los centros comerciales por lo menos hasta el 15 de junio.

En la última semana se llevó a cabo una operación intensiva de test en la región, con más de 14.000 pruebas de COVID-19, de las cuales ya se han procesado más de 8.000, que han arrojado un resultado del 4,4 % de positivos.

Debido a la situación de la pandemia, las autoridades portuguesas han autorizado a los hospitales y centros de salud de los cinco municipios más afectados -Lisboa, Amadora, Odivelas, Loures y Sintra- a suspender la actividad médica no urgente que estaba programada.

Ante los focos detectados en la construcción civil, las autoridades van a reforzar la vigilancia y la prevención en este sector.

La constructora Teixeira Duarte informó el sábado de que se habían detectado 63 positivos en sus trabajadores tras la operación intensiva de test, que estaban asintomáticos.

También se va a reforzar la vigilancia policial en las zonas comerciales de la región de Lisboa para evitar aglomeraciones de personas.

Cuestionada sobre las manifestaciones contra el racismo celebradas el sábado en varias ciudades del país, que juntaron a miles de personas, la ministra de Sanidad recordó que Portugal ya no se encuentra bajo el estado de emergencia y por tanto existe el derecho a la manifestación.

"Cabe a los organizadores garantizar que las reglas sanitarias se cumplen", dijo.