Todas las comunidades que entran en fase 3 el lunes permitirán moverse entre provincias excepto Extremadura

La comunidades de Andalucía, Aragón, Canarias, Galicia y País Vasco dejarán moverse entre provincias partir del lunes cuando comience la fase 3. Sin embargo, no se podrá pasar a otras Comunidades Autónomas, pese a haber hecho algunas peticiones al Gobierno y se mantendrán las multas en el caso de que se transgredan las normas. La única comunidad que avanza a fase 3 pero que ha decidido no autorizar los viajes interprovinciales es Extremadura y también ha renunciado al ocio nocturno hasta el día 15.

barcelona-coronavirus-desescalada |

La Junta de Andalucía autorizará la movilidad entre sus ocho provincias desde el próximo lunes día 8, momento en el que se podrá "viajar libremente por todo el territorio" tras el pase a la fase 3 de forma conjunta de toda la comunidad.

Así lo ha anunciado el presidente andaluz, Juanma Moreno, durante una declaración pública sin preguntas tras reunirse con el comité de expertos asesor del Gobierno regional para la pandemia, en la que ha pedido "prudencia y responsabilidad" para "no pagar las consecuencias dando pasos atrás".

El presidente ha explicado que la Junta, "asesorada por su comité de expertos", solicitó este viernes al Gobierno de España que la unidad territorial aplicable a efectos de 'desescalada' en Andalucía fuera la comunidad autónoma en su conjunto, y no las ocho provincias por separado, y así lo ha aceptado el Ministerio de Sanidad y se ha publicado este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), según ha explicado Moreno.

Tras ello, la Junta ha decidido, en el ejercicio de sus competencias, y con el aval de su comité de expertos, permitir la libre movilidad dentro de Andalucía a partir de este próximo lunes, y así se lo ha comunicado al Gobierno central, según ha indicado Moreno.

Cabe recordar que, según el acuerdo de autorización de la sexta y, según la previsión del Gobierno, última prórroga del estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, publicado este sábado en el BOE, "la autoridad competente delegada para la adopción, supresión, modulación y ejecución de medidas correspondientes a la fase III del plan de desescalada será, en ejercicio de sus competencias, exclusivamente quien ostente la Presidencia de la comunidad autónoma, salvo para las medidas vinculadas a la libertad de circulación que excedan el ámbito de la unidad territorial determinada para cada comunidad autónoma a los efectos del proceso de desescalada".

De igual modo, "serán las comunidades autónomas las que puedan decidir (...), y con arreglo a criterios sanitarios y epidemiológicos, la superación de la fase III en las diferentes provincias, islas o unidades territoriales de su comunidad y, por tanto, su entrada en la 'nueva normalidad'", según recoge también el acuerdo para la prórroga del estado de alarma.

Sobre este aspecto, el presidente de la Junta ha avanzado que "la fase 3 durará al menos 14 días", un periodo durante el que "tenemos que saber administrar bien todo lo que tenemos entre las manos", porque, "si actuamos con irresponsabilidad, pagaremos las consecuencias dando pasos atrás, y ya sabemos lo que eso supone", según ha advertido.

Pais Vasco: no podrán ir a comunidades limítrofes

También en el País Vasco se ha determinado que podrán desplazarse, a partir del lunes, entre los tres territorios de Euskadi sin limitaciones, pero no tendrán permitido pasar a otras zonas y provincias de Comunidades autónomas en su misma situación de desescalada, como había solicitado el Gobierno Vasco, y deberán esperar a que concluya la fase 3.

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantza Tapia, ha comparecido este sábado en rueda de prensa junto a la responsable del Departamento de Salud del Ejecutivo autónomo, Nekane Murga, para dar a conocer las características de la Fase 3 de la desescalada en Euskadi.

Según recogerá el decreto que se publicará este domingo en el BOPV, a partir del próximo lunes, la movilidad será ilimitada entre los territorios históricos de Euskadi, por lo que las personas podrán desplazarse "sin limitación alguna" dentro de la Comunidad autónoma.

Sin embargo, y pese a que el Gobierno vasco ha solicitado al Ministerio de Sanidad la posibilidad de permitir la movilidad entre territorios o provincias limítrofes de otras comunidades autónomas que se encuentren en la misma fase, estos desplazamientos no se podrán realizar todavía.

En la nueva fase, se mantendrá la "franja prioritaria" para que las personas mayores y vulnerables puedan realizar su actividad física. De esta forma, se mantendrán los horarios, de 10.00 a 12.00 horas, por la mañana, y de 19.00 a 20.00 horas, por la tarde.

Los transportes terrestres de viajeros -ferrocarril y carretera-, que se desarrollen íntegramente en el ámbito de la Comunidad Autónoma podrán recuperar la frecuencia y aforo al 100%, si bien será preceptivo el uso de mascarilla durante todo el trayecto y se procurará que las personas mantengan entre sí la distancia de seguridad interpersonal, de dos metros.

También a partir del 8 de junio, se podrán celebrar reuniones familiares y sociales de hasta un máximo de 20 personas en viviendas y locales privados o en espacios abiertos de uso público, también "respetando las normas de protección personal y distancia física establecidas por las autoridades sanitarias".

El tránsito al nuevo estadio, que ahora liderará el Ejecutivo Urkullu, permitirá, entre otras novedades, la apertura de guarderías y escuelas infantiles de 0 a 3 años al 60% de capacidad, Udalekus al aire libre con un máximo de 200 participantes, y el uso de vestuarios y zonas de duchas en instalaciones deportivas y piscinas, también con el aforo al 60%.

En aquellas comunidades que pasan a fase 2, como Castilla-La Mancha y Cataluña, se mantiene la anterior fragmentación, pero se autoriza la movilidad entre las regiones sanitarias de Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre y entre Guadalajara y Cuenca, que pasan ambas a fase 3.

Acortar las fases en la desescalada

Extremadura ha optado por retrasar la movilidad entre Cáceres y Badajoz al día 15 y hasta ese momento tampoco se permitirá el ocio nocturno. Además, permanecerá en fase 3 hasta el 21 de junio, momento en el que terminará el estado de alarma.

También el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha afirmado que esta comunidad autónoma agotará los catorce días que comprende la fase 3 de la desescalada y no adelantará el fin del estado de alarma, una potestad de los responsables de las autonomías, que serán quienes decidan el paso a la nueva normalidad.

Al mismo tiempo, algunos territorios que llegarán a la fase 2 el próximo lunes ya se plantean no esperar 14 días para solicitar la progresión a la 2.

La Comunidad de Madrid es uno de ellos y lo hará si se mantiene la actual evolución de la pandemia en la región, en concreto si continúa el descenso de las camas UCI ocupadas por pacientes con coronavirus y la detección de casos con la red de atención primaria.

En la misma línea, las regiones sanitarias de Barcelona y Lleida podrían entrar en la fase 3 de desconfinamiento antes del 22 de junio si la evolución de la epidemia avanza de forma favorable. Y desde el próximo lunes estará permitida la movilidad entre la región sanitaria de Tarragona y de las Tierras del Ebro, ambas contiguas y en fase 3 de desconfinamiento.

Relajamiento de medidas

Este mismo sábado, el Gobierno ha flexibilizado en una nueva orden determinadas restricciones de ámbito nacional: las plazas, recintos e instalaciones taurinas al aire libre podrán reabrir en los territorios que se encuentren en fase 2 y las discotecas y bares de ocio nocturno donde se haya alcanzado la fase 3, aunque con limitaciones de aforo en ambos casos.

Y ha eliminado también las restricciones a la ocupación de los vehículos respecto del total de plazas sentadas, para los transportes en autobús y ferroviarios, así como para los transportes terrestres colectivos de ámbito urbano y periurbano.

En la misma semana en la que e 52 % de la población estará en la última fase de la desescalada, el Ejecutivo aprobará en el Consejo de Ministros el decreto con el que regulará las medidas de prevención, contención y coordinación para controlar el coronavirus una vez se abandone el estado de alarma, periodo conocido como "nueva normalidad", ya que la crisis sanitaria continuará hasta que no haya una vacuna o un tratamiento para la enfermedad.

Entre las medidas que incluirá estarán el uso obligatorio de mascarillas para los mayores de seis años -con multas de hasta 100 euros para los incumplimientos-, que los centros de mayores deban presentar un plan específico de contingencia, que se produzca una declaración obligatoria urgente de la enfermedad por parte de los servicios sanitarios y que las autonomías garanticen las capacidades del sistema sanitario en materia de recursos humanos.

Las comunidades deberán elaborar planes de contingencia que permitan contar en un plazo de máximo de cinco días de entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos y de entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes.