La sonrisa forzada de Melania con Trump en medio de las protestas por George Floyd se vuelve viral

El intento de sonrisa de Melania Trump junto a su marido Donald Trump este martes 3 de junio cuando dejaban una corona de flores en el parque de Juan Pablo II con motivo de las víctimas, ha corrido como la pólvora y ha dado la vuelta al mundo.

La tristeza y la melancolía de la exmodelo eslovena han sido más que patentes junto a la lejanía de la pareja por mucho que aparecieran de la mano, sin soltarse ni un momento. Parece que Melania tiene su propia opinión y es distinta a la de su marido y al comportamiento que tiene esto, y por mucho que tenga que dar una imagen no puede evitarlo.

En un acto de 'sonreír para la foto' Melania Trump no ha podido. No sabemos si es que discrepe de las declaraciones del presidente de Estados Unidos con motivo de la muerte de George Floyd o que el matrimonio hace aguas. Durante el mandato del presidente rubio mucho se ha hablado de los altibajos del matrimonio hablándose incluso de divorcio.

La pareja Trump ha pasado por momentos complicados en su relación en público antes de este imposible sonreír en plena crisis del coronavirus.

A los Trump incluso se les ha olvidado que son seguidos por decenas de cámaras cada vez que se presentan en algún evento oficial, y han dejado ver sus diferencias. Otros momentos tan tensos como este fueron el manotazo que Melania le dio a Donald a su llegada a Tel Aviv en mayo de 2017 ante su visita al país y encuentro con Benjamín Netanyahu.

Donald y Melania caminaban a escasos metros de distancia por la alfombra roja del engalanado aeropuerto de Tel Aviv. El presidente americano fue a darle la mano y Melania, la rechazó e incluso le dio un manotazo para quitársela.

Días después, llegaban a Roma donde se encontrarían con el Papa Francisco. Al bajar del Air Force One, Trump intentaba darle la mano a su esposa pero esta disimulando se colocaba un mechón debido al viento.

Este no ha sido ni el primero, ni el segundo, también hay un tercero, Melania volvía a quitar la mano segundo al recibir al presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Según algunos expertos como Cristian Salomoni, viceperesidente de la asociación ACoNVe, que agrupa y certifica a los expertos en el Análisis del Comportamiento No Verbal (CNV), asegura tras estos gestos en concreto, no tienen que ver con desaires sino con formalismo protocolario y que a Melania Trump le gusta seguir y cumplir, y que ella como tal siempre tiene que ir unos pasos detrás. Pero, ¿sucedía lo mismo con los Obama?

Ya el día de la investidura como Presidente muchos vieron en el baile inaugural poca sintonía más que, que no supieran bailar.

El caso es que, los gestos en silencio de la Primera Dama no han pasado desapercibidos e incluso hay un movimiento con hashtag en la red que es #FreeMelania.

Melania sabe de sobra como es su marido y ha tenido que hacer frente incluso a las informaciones de posibles infidelidades así como leer las declaraciones de mujeres que aseguraban haber estado con el 45º presidente de los Estados Unidos. En 2016 Melanija Knavs salía al frente, cuando le preguntaban por el escándalo comentaba 'Yo puedo manejar todo' o 'Yo puedo con todo' ('I can handle everything'). Sin embargo, todo tiene un límite.

Mucho se ha hablado sobre la relación de Melania y Donald y es que todo parece indicar que Melania , por mucho que digan, que no es una mujer florero, pero que como diría el refrán 'nobleza, obliga', incluso por encima de los movimientos que luchan por que la mujer tenga un lugar.