Interior asegura que cesó a De los Cobos por ocultar su investigación, pero no por su contenido

El ministro Marlaska aseguró hace una semana que la destitución del coronel se debía a una simple "reestructuración"

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesó al coronel de la Guardia Civil de Madrid, Diego Pérez de los Cobos, por negarse a filtrar las diligencias judiciales sobre el 8-M. Según informa este martes 'El Confidencial', la directora general de la Benemérita, María Gámez, reconoció por escrito que el mando fue relevado por "no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento". Es lo que figura textualmente en la propuesta oficial de destitución de Pérez de los Cobos, a la que ha accedido el diario online.

El documento, clasificado como reservado, compromete a Marlaska y a la cúpula del Ministerio porque desmonta la versión sobre el cese del coronel el día 24 de mayo, horas después de que la Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid remitiese un informe al Juzgado de Instrucción número 51 de Plaza de Castilla que cuestionaba la celebración de la marcha del 8-M y otros eventos multitudinarios en plena crisis del coronavirus.

Hay que recordar que el ministro del Interior rechazó entonces que la destitución de Pérez de los Cobos estuviera vinculada a esa causa y subrayó que respondía a una simple "reestructuración".

Marlaska dijo que nadie de su departamento ni de la dirección de la Guardia Civil pidió a Pérez de los Cobos el informe sobre el 8-M que se entregó al juzgado.

Y fue más allá al aclarar que la Guardia Civil, con María Gámez al frente, ya trabajaba en la reestructuración de la cúpula del cuerpo antes de la pandemia del coronavirus, enmarcando esos cambios y ceses en la libre designación de los cargos de confianza.

Minutos después de la información de 'El Confidencial', el Ministerio del Interior ha reconocido que cesó al coronel de la Guardia Civil por una pérdida de confianza al no haber comunicado las actuaciones de la investigación del 8-M, pero en ningún caso por el contenido del informe, al que no tuvieron acceso ni el departamento ni la dirección del cuerpo.

El Ministerio insiste en que no pidió detalles ni acceso al informe, lamenta que se filtrara y defiende la exigencia de "las más altas cotas de neutralidad, profesionalidad y comunicación" para un cargo como el que desempeñaba el coronel Pérez de los Cobos.

En el escrito oficial de cese se precisa que la pérdida de confianza se produce porque el coronel no informó del "desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento".

Tras esta información, fuentes del Ministerio del Interior han señalado que el cese se produce por una pérdida de confianza derivada "entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando".

"El cese del coronel Pérez de los Cobos, tal y como se ha explicado en reiteradas ocasiones, se enmarca en el proceso de remodelación de la Guardia Civil y se concreta, como se explicita en la propuesta de cese, por una pérdida de confianza derivada, entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando", han señalado desde el departamento que dirige Grande-Marlaska.

Según Interior, el documento con carácter reservado en el que la directora del Instituto Armado propone el cese de Pérez de los Cobos "acredita, además, que la dirección de la Guardia Civil y el Ministerio del Interior ni conocían las actuaciones, ni tuvieron acceso al informe". Esto mismo fue lo que defendió el viernes en el Senado Grande-Marlaska.

Un informe que, continúa Interior, "fue objeto de filtraciones antes incluso de que las partes personadas en el proceso tuvieran acceso al mismo". "La confianza es un elemento nuclear en un cargo como el que ocupaba el coronel, para el que fue nombrado de forma discrecional, y que para el que se necesitan las más altas cotas de neutralidad, profesionalidad y comunicación. Sin estos elementos, no se puede desarrollar el trabajo diario de forma óptima", concluye Interior.

El cese de Pérez de los Cobos se hizo público el lunes 25 de mayo e implicó la dimisión un día después del director adjunto operativo (DAO), teniente general Laurentino Ceña, adelantado unos días su relevo en el puesto de máxima aspiración del Instituto Armado, previsto para el 2 de junio. También ese semana fue relevado el otro teniente general al frente de las cuestiones operativas del Cuerpo, Fernando Santafé, Mando de Operaciones.