Irene Montero, como Iglesias: 'La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército'

Tras el duro enfrentamiento vivido este jueves en la comisión para la Reconstrucción entre el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y el diputado de Vox Iván Epinosa de los Monteros, donde el vicepresidente acusó a su partido de querer "un golpe de Estado", la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha continuado con la guerra de acusaciones sumándose a la tesis defendida por Iglesias. 

En una entrevista en RTVE, Montero ha asegurado que "el trabajo del vicepresidente es encomiable (...) La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército": "A la derecha le gusta la democracia cuando gobiernan ellos. Sólo generan crispación y odio", ha afirmado.

A su juicio, "es un acto de dignidad decir las verdades a la cara" y "más necesario que nunca" cuando la extrema derecha "lleva demasiadas semanas con una política de crispación y odio muy evidente". "Decirle cuatro cosas a la derecha a la cara" no es incompatible con poner en marcha políticas que mejoran la vida de la gente y en ese sentido, ha considerado, además de señalar que la extrema derecha "rabia frente al avance de las políticas progresistas". Además, ha criticado que el PP no haya presentado ni una sola propuesta para hacer frente a la crisis del coronavirus.

Preguntada por si la actitud de Iglesias este jueves es comparable a la de la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, el miércoles -llamó "terrorista" al padre de Iglesias-, Montero lo ha negado: "Comparar a la extrema derecha con un demócrata no me parece muy sensato, pero lo grave no es que Álvarez de Toledo llame terrorista al padre del vicepresidente segundo, sino que lance un mensaje que criminaliza a los valientes que se jugaron el tipo para que tengamos un país que vive en democracia y libertad".

Montero se ha referido a la aprobación este viernes del ingreso mínimo vital, ha contado que ha habido una "sensibilidad y voluntad común" en el Gobierno por sacarlo adelante "ya" y ha afirmado que protegerá a la ciudadanía más vulnerable. La ministra ha defendido "con rotundidad" la derogación de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy "en su totalidad", una idea con la que, a su juicio, "hasta Europa va a estar de acuerdo".

Montero ha asegurado que la reforma laboral "tiene que dejar de existir", incidiendo en la línea marcada por el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que dejó "cristalino" que la norma tenía que ser eliminada en su totalidad y no parcialmente, como defiende el PSOE. "Da igual los adjetivos que le pongamos. Tenemos que generar un marco de relaciones laborales. Eso se llama derogación de la reforma laboral, y lo digo con rotundidad. Se llame como se llame, se trata de generar un marco. Estoy convencida de que en el diálogo social serán capaces de llegar a un acuerdo", ha opinado.

Así, Montero ha recordado que el acuerdo para la derogación figura en el programa de coalición y en el documento suscrito entre los socialistas, Unidas Podemos y EH Bildu. Con todo, horas después de cerrar ese acuerdo -a cambio de las cinco abstenciones de los vascos para prorrogar el estado de alarma- los socialistas matizaron que se trataba de una derogación "parcial". "Está firmado no porque lo diga o no Europa, sino porque es lesiva", ha apuntado, para después mostrarse convencida de que hasta la Unión Europea "va a estar de acuerdo en que España salga de forma contraria" de la crisis a como se hizo con la de 2008.

En relación con el proceso judicial en torno al 8-M, con el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, imputado, y que ha provocado un terremoto en el Ministerio del Interior, Montero se ha limitado a señalar que quien achaca el impacto del coronavirus en España a esa manifestación "hace un burdo ejercicio de manipulación ideológica".

RELACIONADO