Iglesias insiste en un impuesto a las grandes fortunas y abre la puerta a nacionalizar empresas

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha pedido este jueves el apoyo de los grupos para construir en España un sistema fiscal "más progresivo" y ha defendido una Tasa de Reconstrucción, un impuesto de grandes fortunas, para que los que más tienen puedan "arrimar el hombro" tras la crisis del COVID-19. En su comparecencia ante la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso, el líder de Unidas Podemos ha recordado además que las nacionalizaciones "son perfectamente posibles en la Constitución Española" y ha defendido que en España "se está derogando la reforma laboral sin romper el diálogo social"

"Estamos en un contexto adecuado para ello, en la medida en la que hoy es un amplísimo consenso en toda Europa que son necesarios instrumentos como una tasa de reconstrucción, un impuesto a las grandes fortunas, para que los que más tiene puedan arrimar el hombro", ha defendido Iglesias, cuyo grupo, Unidas Podemos, ha llevado la propuesta de crear esa tasa a la comisión.

Y ha considerado que hay un "enorme consenso" en España acerca de la necesidad de dotarnos de instrumentos de recaudación eficaces para sostener las medidas sociales y reconstruir la economía. "A nadie, vote al partido que vote, le parece sensato que el 10 por ciento más rico de la población española concentre más riqueza que todo el 90 por ciento restante", ha dicho Iglesias, que ha pedido acercarse a la media europea en la justicia fiscal.

A juicio de Iglesias, dotar a España de un sistema fiscal más progresivo es "la condición de posibilidad de la reconstrucción". No obstante, el también líder de Podemos ha señalado que no le corresponde a él detallar "los aspectos concretos" de la propuesta para reconstruir la justicia fiscal en España.

El vicepresidente segundo del Gobierno ha defendido además que las batallas principales contra el COVID-19 se jugarán en último término en la Unión Europea y por ello ha pedido defender una posición no de Gobierno sino de país. Una posición, ha reclamado, "que defienda una respuesta colectiva basada en la solidaridad y que trabaje para corregir ciertos desequilibrios que ha representado la construcción europea en los últimos tiempos y que nos han colocado a los países del sur en una posición subalterna".

La idea de nacionalizar empresas

Además, el vicepresidente segundo del Gobierno ha asegurado este jueves que las nacionalizaciones "son perfectamente posibles en la Constitución Española" después de que el BNG haya apuntado a la posibilidad de nacionalizar Alcoa y ERC sugerido que podría ser una "gran solución" para la Nissan.

Iglesias, que no ha mencionado de forma específica el anuncio del cierre de las tres plantas de Nissan en Barcelona, ha defendido que "las nacionalizaciones no son ni de izquierdas ni de derechas" y ha considerado que, ante todo, se debe velar siempre por el interés general. En ese sentido, y en alusión a la intervención del PP en Bankia, ha afirmado que si lo que se le propone al Gobierno es "socializar pérdidas", a él no le convence demasiado.

Sin embargo, Iglesias ha pedido a los partidos no "caer en la trampa" de que las nacionalizaciones las defiende la izquierda porque, ha dicho, quizás "dentro de no mucho tiempo" quienes eran "ardientes enemigos de las nacionalizaciones" serán quienes pidan al Gobierno actuar de ese modo. Iglesias ha respondido así al diputado del BNG, Néstor Rego, que le ha preguntado si respaldaría que Alcoa fuese nacionalizada para mantener los puestos de trabajo en el caso de que se confirme el cierre de la planta de San Cibrao.

También el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, había hecho referencia en su intervención a los 3.000 trabajadores de las tres plantas de Barcelona de la Nissan para llamar la atención sobre que han recibido en la última década 170 millones de euros públicos. "¿Qué piensan hacer? ¿Qué pensamos hacer? Hay un concepto que sobrevuela, que habría que recuperar, que es el de nacionalizar. Sería una gran solución", ha defendido el portavoz republicano. Y ha defendido Rufián que "hay un concepto que sobrevuela, el de nacionalizar" la planta, algo que para él sería "una gran solución".

"A la cuestión de las nacionalizaciones creo que he respondido ya", le ha dicho Iglesias a Rufián en su turno de réplica, para acto seguido remarcar que esta pandemia ha constatado a su juicio "el fracaso del modelo de las deslocalizaciones".

Iglesias ha defendido que ese modelo ha dejado a las administraciones en la gestión del COVID-19 en una posición de debilidad "frente a unos mercados especulativos" que dificultaban la adquisición, por ejemplo, de respiradores. "Y eso no puede suceder nunca más. Si las pandemias son una nueva realidad con la que habrá que vivir una democracia avanzada tendrá que contar con instrumentos propios para hacerle frente", ha dicho Iglesias.

La derogación de la reforma laboral

Por otro lado, el vicepresidente segundo del Gobierno ha defendido que en España "se está derogando la reforma laboral sin romper el diálogo social" y se ha mostrado convencido de que se seguirá en esa línea "con diálogo social y diálogo parlamentario". Iglesias se ha pronunciado en estos términos en su comparecencia ante la comisión en respuesta al PP, que ha cuestionado los pactos entre el PSOE y Unidas Podemos con EH Bildu para la prórroga del estado de alarma y la derogación de la reforma laboral de 2012.

"Claro que las fuerzas de izquierdas nos pondremos de acuerdo en la derogación de la reforma laboral... Pero si está en el acuerdo de Gobierno", ha dicho Iglesias, en referencia a la polémica firma de un acuerdo entre los tres grupos parlamentarios para derogar la reforma antes del fin del estado de alarma y la rectificación del PSOE.

No obstante, Iglesias ha dicho que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, está "desmontando" esa reforma "sin romper el diálogo social".

Y ha pedido además al PP que "sean prudentes", porque, les ha dicho, "son un partido fundado por varios ministros de una dictadura que cometieron crímenes innobles y recorrieron un camino distinto y con impunidad absoluta".