Arrancan este martes los diez días de luto oficial por las víctimas del coronavirus y se aplazan los homenajes a julio

España inicia a partir de este martes diez días de luto oficial por las víctimas del coronavirus con una brecha abierta entre el Gobierno y el PP, principal partido de la oposición, que no hace más que ensancharse, mientras Ciudadanos mantiene el acercamiento al Ejecutivo, iniciado hace unas semanas.  Además, el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha recomendado este lunes a los alcaldes de su partido que esperen al mes de julio para organizar los homenajes que consideren convenientes en recuerdo de las víctimas del coronavirus, ya que para entonces podrán celebrarse con una mayor afluencia de público que en la actualidad.

El Consejo de Ministros aprobará este martes el decreto por el que se declarará un luto oficial por las víctimas del coronavirus de 10 días, durante el cual las banderas de todos los edificios públicos ondearán a media asta.

Por su parte, Cs se muestra dispuesta a negociar una sexta prórroga del estado de alarma, si es que el Gobierno la pide la semana que viene, pero el PP sigue en su postura totalmente contraria a este mecanismo constitucional y advierte de que mantenerlo es una "aberración" tanto jurídica como política.

Pero el enfrentamiento entre Gobierno y PP no solo se centra en el estado de alarma y sus posible prórroga, sino también en el acuerdo que los partidos de Gobierno firmaron con EH-Bildu la pasada semana para derogar la reforma laboral.

La polémica surgida en torno a este acuerdo ha hecho que la propia dirección del PSOE haya salido esta lunes a expresar su apoyo al trabajo del grupo socialista, cuya portavoz, Adriana Lastra, firmó el pacto que ha despertado enfado y perplejidad entre los barones socialistas.

Unos barones a los que el líder del PP, Pablo Casado, se ha dirigido hoy para pedirles que reflexionen y se planteen si hay que hacer dimitir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya que "por menos de esto" hicieron que dejará su puesto como secretario general del partido.

Casado cree que Sánchez "ha cruzado el Rubicón" al establecer este pacto con Bildu porque "blanquea" a un partido "proetarra" que debería estar en "cuarentena política". El luto oficial que mañana decretará el Gobierno le parece una mera "cortina de humo" para intentar tapar la polémica por este acuerdo.

El PSOE insiste en que es el PP el que ha decidido "dar la espalda" a su responsabilidad de hacer una "oposición de Estado".

Mientras, Ciudadanos sigue abierto a negociar una nueva prórroga del estado de alarma "con responsabilidad", según ha dicho su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha pedido conocer el "plan de desescalada ordinaria" y saber si unas comunidades autónomas saldrán antes que otras del estado de alarma.

Por parte de ERC, la voluntad es "pasar página" sobre el hecho de que el Gobierno prefiriera acordar la prórroga del estado de alarma "con la derecha" antes que con ellos, ha dicho la portavoz, Marta Vilalta, que cree que "lo más probable" es que no sean necesarias nuevas prórrogas.

Y lo que piden al Gobierno es "mirar hacia adelante" con nuevas medidas como poder cogestionar los fondos europeos de recuperación o poner una fecha para la próxima reunión de mesa de negociación bilateral.

En la jornada en la que ya toda España se encuentra avanzando en la desescalada, tras la entrada de la Comunidad de Madrid y otras zonas en la fase uno, cualquier consenso entre Gobierno y oposición parece cada vez más difícil, incluso en la Comisión de Reconstrucción del Congreso, que mañana inicia sus comparecencias con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

El grupo de trabajo de Políticas Sociales de esta comisión ha aprobado su lista de comparecencias con el acuerdo de todos los partidos menos el PP.

La situación es aún más compleja en la comisión para la recuperación creada en el Parlamento de Andalucía, donde Manuel Gavira, diputado de Vox -el único partido que se opuso a su creación- ha sido elegido presidente, con los votos del PP y Ciudadanos, lo que ha provocado el rechazo del PSOE y Adelante, que se han negado a participar.

Vox también ha celebrado este lunes las manifestaciones del sábado, que ha considerado un éxito, para logrado "torcer el brazo" al Gobierno aunque ha asegurado que "no está en contra", según su portavoz, Jorge Buxadé, de aprobar ahora el ingreso mínimo vital que está previsto para mañana en el Consejo de Ministros.