Madrid, Barcelona y toda Castilla y León pasarán el lunes a la Fase 1 y el 47% de la población a la Fase 2

El Ministerio de Sanidad ha decidido que la Comunidad de Madrid pase a la Fase 1 de la desescalada a partir de este lunes 25 de mayo, al aceptar su tercera propuesta presentada, al igual que la ciudad metropolitana de Barcelona y todo el territorio de Castilla y León. Además, el 47 % de la población, 22 millones de personas, pasan a la Fase 2 de la desescalada a partir del lunes según ha dicho el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario de este viernes.

En concreto, Illa ha anunciado el pase a la Fase 2 de Andalucía (excepto Málaga y Granada), Asturias, Baleares (ya estaba en ella Formentera), Cantabria, Canarias (ya habían pasado La Gomera, La Graciosa y El Hierro), parte de Castilla-La Mancha (Cuenca y Guadalajara), Galicia, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla.

También entran en la Fase 2, en Cataluña, las zonas sanitarias de Camp de Tarragona, Terres de l'Ebre y Alt Pirineu.

La Comunidad Valenciana no ha pedido el paso a la fase 2, como ya adelantó el Ejecutivo autonómico, al detectar un pequeño repunte de casos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha felicitado a todas las comunidades por el trabajo y el esfuerzo que han hecho. Una felicitación que ha hecho extensiva al conjunto de la ciudadanía por su "seriedad y responsabilidad" a la hora de cumplir las medidas de seguridad.

No obstante, Illa ha advertido que "cada paso" que se da "debe ser un paso seguro, pues el proceso de desescalada es "complejo y difícil", por lo que ha instado a cumplir las recomendaciones sanitarias y ha llamado a la "prudencia", que es "el mejor camino".

Illa ha destacado que tras este nuevo paso en la desescalada "toda España estará al menos en Fase 1 y el 47% de la población en Fase 2", lo que equivale a 22 millones de personas.

Madrid pasa por fin de fase

En lo que se refiere al caso de la Comunidad de Madrid, el paso de fase se produce después de que Sanidad rechazara las dos solicitudes anteriores, para los días 11 y 18 de mayo, lo que originó una creciente tensión entre el Ejecutivo autonómico y el central. 

Con ello, se confirma el optimismo que se instaló en el Ejecutivo regional tras la reunión bilateral de este jueves entre ambas administraciones, con una confirmación oficial telefónica entre el ministro, Salvador Illa, y el consejero madrileño Enrique Ruiz Escudero.

En la Consejería de Sanidad apuntaron que el encuentro fue "bien" y transcurrió con "cordialidad", donde el Ministerio reconoció "las capacidades" de la Comunidad de Madrid y "especialmente su sistema de detección precoz de casos sospechosos".

Precisamente este jueves la administración regional registró un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo donde solicitaba como medida cautelar ir a la primera fase y recurría las órdenes que sustenta la estrategia de desescalada de Fase uno y dos. Lo hacía tras las dos negativas anteriores a pasar a ese nivel.

Por otro lado, aportaba al Supremo un informe de la Consejería de Hacienda y Función Pública, liderada por Javier Fernández-Lasquetty, donde se comprueba que entre una reactivación en mayo y una reactivación en junio (escenarios 1 y 2) hay 3 puntos de diferencia en el PIB y casi 200.000 empleos afectados.

El Ejecutivo regional había incidido en que la reactivación de la actividad económica era esencial, una vez que el impacto de la pandemia había bajado, con la reapertura ordenada del sector de la hostelería y otras actividades.

La Consejería de Sanidad defendía que Madrid cumple con los parámetros fijados por el Ejecutivo central en cuanto a capacidad asistencial, indicadores sanitarios con descenso de incidencia del coronavirus y en lo relativo a la red de detección y vigilancia de nuevos casos.

Junto a los planes de flexibilidad en los hospitales, Madrid subraya en su capacidad diagnóstica que se puede incrementar hasta 15.000 pruebas PCR e incluso hasta 20.000, algo requerido por el Ministerio.

En Primaria, uno de los aspectos que el Ejecutivo pedía consolidar y que está en fase de transformación, se realizan 1.300 pruebas diarias pero Sanidad prevé llegar hasta las 5.000 junto con el apoyo del SUMMA.

En materia de refuerzo, la Comunidad de Madrid ha avanzado que automáticamente se renovarán más de 10.000 contratos de refuerzo. Así, en Primaria la cifra será de 650 efectivos y en Salud Pública, el departamento en el que se ubican los denominados rastreadores, es de 175, con posibilidad de llegar a los 400 en función de la evolución de la pandemia.

También, pasan a la Fase 1 las zonas sanitarias de la ciudad de Barcelona, Metropolitana Sud y Metropolitana Nord, que son las únicas que permanecían en la 0; mientras, las de Campo de Tarragona, Alto Pirineo y Arán y Las Tierras del Ebro prosperarán a la 2.

Por último, subirán un peldaño de la desescalada las nueve provincias de Castilla y León, aunque no prosperarán a la 2 los 53.000 habitantes de las 26 zonas básicas de salud rurales que están en la Fase 1 desde el 11 de mayo. Sanidad se oponía a que coexistieran en la misma provincia zonas en distintas fases, según ha explicado estos días la Junta de Castilla y León.

El mismo lunes, el Ministerio hará públicos los informes que han avalado el paso a la Fase 1 de todas las comunidades, en lo que Illa ha definido como un "esfuerzo de transparencia que ha estado siempre en el ánimo" de Sanidad, según ha afirmado Illa.

RELACIONADO