Investigadores descubren diferencias entre neuronas según su localización en el cerebro

Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona (INC-UAB) han demostrado que las neuronas de diversas áreas del cuerpo estriado, una región del cerebro, que expresan los receptores de dopamina tienen diferentes características moleculares y funcionales según su localización anatómica.

La investigación, hecha en modelos de ratón y publicada en ‘Nature Communications’, avanza en el estudio de las subpoblaciones de neuronas y de estos receptores, y abre la puerta a diseñar fármacos más específicos para tratar enfermedades en las que la dopamina está alterada, como la esquizofrenia, adicciones o el Parkinson, ha explicado Emma Puighermanal-Puigvert, investigadora del INC-UAB y primera autora del artículo.

Según la investigadora, el descubrimiento «permitirá ser más específicos a la hora de dirigirnos selectivamente a las neuronas afectadas, y reducir los efectos secundarios de los fármacos».

El cuerpo estriado es una región cerebral encargada del control motor, formación de hábitos, toma de decisiones, motivación y sistema de refuerzo, entre otros cometidos, y su disfunción se asocia a enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

Uno de los neurotransmisores más importantes en esta región es la dopamina, que tiene gran variedad de funciones biológicas, según el tipo de receptor al que se una.

Este estudio se ha centrado en los receptores de dopamina D2 y ha demostrado que, contrariamente a lo que se pensaba, no todas las neuronas del cuerpo estriado que expresan estos receptores tienen las mismas funciones, sino que la posición neuroanatómica juega un papel clave.

Los investigadores han descubierto centenares de marcadores moleculares dependiendo de la localización de las neuronas, que dan lugar a numerosas superpoblaciones neuronales.

Los investigadores han comprobado también, entre otros experimentos con ratones, que si se aumentan los niveles de dopamina de estos animales, a través de la administración de anfetamina, presentan unos patrones de movimiento exagerados, demostrando el papel clave de estos receptores en la respuesta a psicoestimulantes.