La misión de la ONU acusa a Hafter de bombardear sobre aviones civiles en su ataque al aeropuerto de Trípoli

La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha condenado "el espectáculo aterrador" de los últimos bombardeos sobre el aeropuerto de Mitiga, el único operativo de la capital de Libia, Trípoli, de los que ha responsabilizado a las fuerzas opositoras del comandante Jalifa Hafter, que lleva asediando desde hace meses la ciudad y al Gobierno reconocido que tiene su sede ahí.

"En lo que se ha convertido en un espectáculo demasiado familiar pero aterrador, las fuerzas afiliadas al Ejército Nacional de Libia (LNA) bombardearon el aeropuerto de Mitiga mientras un avión civil se preparaba para partir de Trípoli", denunció la misión en referencia a las fuerzas de Hafter.

El bombardeo, especialmente contundente incluso para el nivel de violencia en Libia, destruyó varios tanques de combustible, camiones de bomberos, una terminal y alcanzó a varios barrios civiles anexos.

"El bombardeo es uno más entre una serie de ataques indiscriminados, la mayoría de los cuales son atribuibles a las fuerzas de Hafter, que han matado a más de 15 civiles y herido a otros 50 desde el 1 de mayo", reza el comunicado recogido por el 'Libya Herald'.

La UNSMIL "renueva su enérgica condena de los ataques que afectan a los civiles y la infraestructura civil y reitera su llamamiento para que los responsables de crímenes contra el Derecho internacional sean llevados ante la justicia".