Bulos, libertad de información y coronavirus, la pregunta más polémica del último CIS de Tezanos

Distintos cargos del Partido Popular, Vox y Ciudadanos han criticado la pregunta relativa a los bulos, el control de medios y la información oficial incluida en el barómetro especial del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) --realizado durante la pandemia del coronavirus-- y han acusado al Gobierno del PSOE y Unidas Podemos de pretender limitar la libertad de expresión.

Concretamente, el organismo público encabezado por José Félix Tezanos ha preguntado a los encuestados si creen que "en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales", o si consideran que "hay que mantener libertad total para la difusión de noticias e informaciones".

En el PP son varios los parlamentarios que han cargado contra la última encuesta diseñada por Tezanos, al que acusan de haber planteado una pregunta "trampa" para justificar un Estado "autoritario" con la "excusa" de la pandemia del coronavirus, según ha resumido el líder del PP catalán, Alejandro Fernández, en su cuenta personal de Twitter. "¡Que sólo pueda informar el Estado! Los demócratas españoles, de la ideología que sea, no podemos permanecer impasibles ante esto", ha escrito.

 

En la misma línea, el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, cree que el CIS está preguntando si se debe censurar a la prensa y se cuestiona por qué no pregunta también "si se debe quemar a las brujas".

El secretario tercero de la Mesa del Senado, Rafael Hernando, censura que el Ejecutivo de Pedro Sánchez vea como un "traidor" a quien no apoya su "desastrosa y negligente" actuación con la emergencia sanitaria y llega a pedir que cierren el CIS y usen ese dinero para realizar test.

Aparte de la cuestión relativa a los bulos, el CIS pregunta a los entrevistados si creen que, en las circunstancias actuales, los partidos de la oposición "tienen que colaborar y apoyar al Gobierno en todo lo posible, dejando sus críticas o discrepancias para otros momentos", o si "deben continuar criticando y oponiéndose al actual Gobierno en todo lo que consideren".

De "mordaza" y de "bozales" hablan, por su lado, otras diputadas del PP. Así, la portavoz de Interior del PP, la gallega Ana Vázquez Blanco, denuncia al Ejecutivo por tener "más cuidado con la libertad de expresión que con las 'fake news'" y por publicar un CIS "preparando la mordaza gubernamental". "El Gobierno cambia las mascarillas por mascarillas monitorizadas, es decir, bozales", ha comentado, por su parte, la diputada vasca Beatriz Fanjul.

En Vox también han lanzado críticas contra el CIS, organismo al que el portavoz del partido, Jorge Buxadé, acusa de haberse unido "al golpe institucional" a principios democráticos esenciales, entre los que cita "el pluralismo político, el control al Gobierno y la libertad de prensa y de expresión".

En este sentido, su compañero y diputado Jaime de Bereguer, compara la pregunta del CIS sobre los bulos con la que en su día hizo Pedro Sánchez a los afiliados del PSOE para formar gobierno con Podemos. "Las dos son igual de infames, hechas para manipular, misma escuela. Golfos", ha escrito en su cuenta de la misma red social. "Los datos del CIS de Tezanos son tan fiables como los que da el Gobierno sobre los muertos por coronavirus", apostilla.

Por parte de Ciudadanos, se ha pronunciado la secretaria general del partido y diputada en el Parlament de Cataluña, Marina Bravo, que ha acusado al Gobierno de utilizar el CIS para "desacreditar las críticas" a su gestión de la crisis del coronavirus. En un mensaje en Twitter que ha sido compartido también por la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, Bravo ha afirmado que "si el Gobierno quiere combatir la desinformación, debe empezar por aparcar improvisaciones y globos sonda y dejar de utilizar el CIS para desacreditar las críticas en su gestión del COVID-19". "Hay una línea muy fina entre perseguir los bulos y limitar la libertad de prensa", ha añadido.

Por su parte, la consejera de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid y miembro de la Ejecutiva de Cs, Marta Rivera, se ha mostrado crítica con varias preguntas del sondeo. "El grado de indignidad al que están llegando Tezanos y los suyos es difícilmente superable. Qué vergüenza. Qué vergüenza", ha escrito.

Respondiendo a su compañera de partido, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha sugerido una posible pregunta para los españoles: "¿Cree que este CIS merece ser considerado servicio esencial o, por el contrario, piensa que es perfectamente prescindible?".

Además de la oposición, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha rechazado este miércoles la posibilidad de controlar o restringir la información y que la única fuente de la misma llegue desde el Gobierno para evitar los bulos sobre el coronavirus, por ser una posibilidad "impropia de un sistema democrático". "La FAPE rechaza la alternativa que propone la pregunta: o circulación libre de bulos o control de la información por el gobierno. Ni una cosa ni la otra. Estamos en contra de que se impongan límites a la libertad de expresión más allá de los que ya están establecidos por la ley y por nuestro Código Deontológico", ha explicado a Europa Press el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez.

En este sentido, considera "evidente que la mayoría de los ciudadanos está en contra de los bulos" y ha añadido que "los periodistas, los primeros, pero no se les puede plantear como alternativa que van a perder la libertad de expresión".

Rodríguez ha defendido que, en este momento de crisis, "los ciudadanos quieren que los medios difundan información veraz, verificada y contrastada con fuentes fiables". "Es decir, aquella información que les permita tomar decisiones con conocimiento de causa", ha manifestado.

"En esta línea de trabajo profesional no caben los bulos, pero la solución no es que la información pase a ser controlada por el Gobierno. Esta posibilidad es impropia de un sistema democrático", ha subrayado Rodríguez. En su opinión, "en lugar de aspirar a controlar la información, los gobiernos tienen que hacer pedagogía: enseñar a los ciudadanos cómo desenmascarar los bulos y alertarles de que puede haber consecuencias penales en la elaboración y difusión de determinados bulos".