Varias ciudades europeas piden acceder a los fondos estructurales de la UE

Las ciudades de Barcelona, Ámsterdam, Milán y París piden este martes en un artículo conjunto publicado en varios diarios que las instituciones europeas busquen una "salida solidaria" a la crisis creada por la pandemia por la COVID-19, así como tener acceso directo a los fondos estructurales de la Unión Europea.

Barcelona 23-09-2016 – Encuentro de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau con la alcaldesa de Paris Anne Hidalgo para firmar diversos convenios Foto Carlos Montanyes

Los alcaldes de Barcelona, Ada Colau; de Ámsterdam, Femke Halsema; de Milán, Giuseppe Sala; y de París, Anne Hidalgo, firman conjuntamente un artículo que recoge esas peticiones y que hoy publican diarios como El País, De Volkskrant o Il Corriere Della Sera.

En el artículo, los alcaldes «celebran» el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo para movilizar 500.000 millones para financiar la salida de la crisis originada por la pandemia, lo que califican de «primer paso muy importante que abre nuevos horizontes».

Los alcaldes subrayan que las ciudades son «la primera administración a la que acuden los ciudadanos europeos en busca de apoyo cuando aparecen dificultades», por lo que piden a la UE que les garantice «acceder de forma directa» a los fondos estructurales desbloqueados por la Comisión Europea.

También solicitan que «la movilización de fondos impulsada no se condicione al desarrollo de planes de austeridad». «La salida a esta crisis -agregan- debe suponer también un refuerzo del poder local y más capacidad de relación directa con la administración europea».

Los alcaldes indican que la respuesta a la crisis financiera del año 2008 se basó en la austeridad, y que esa opción «debe ser un aprendizaje».

«La falta de una apuesta por una salida social de la crisis en aquel momento debilitó nuestros servicios públicos, retrasó el crecimiento económico y generó una desigualdad social que aún estamos pagando (…) Hoy, con los servicios públicos respondiendo de forma heroica a la pandemia, echamos en falta los recursos que no llegaron por las políticas de recortes».

Los alcaldes defienden también «la necesidad de compartir los costes de esta reactivación entre la Europa del norte y del sur», en una muestra de «solidaridad europea», y dar prioridad al acceso al crédito y la financiación a bajo coste, todo ello con un nuevo modelo de fiscalidad.

«Europa -afirman los ediles- tiene la oportunidad de lanzar un mensaje sólido y contundente a toda la ciudadanía: frente al discurso del odio, frente al discurso individualista, frente a las políticas de la austeridad, una Europa más fuerte, más solidaria, que apuesta por la salida social, que escucha a las ciudades y las protege y ayuda frente a los grandes retos de futuro que tenemos por delante».